Avisar de contenido inadecuado

Ver al Padre por medio del Hijo

{
}

por Anthony Buzzard

 

 La singular belleza de la fe cristiana es que Dios se revela en Jesús, el Hijo de Dios. Jesús no es sólo un hombre, si te refieres a que él es un hombre excepcional. Jesús es único. Él es la cabeza de la nueva creación, la contraparte de Adán. Jesús no cometió pecado, pero fue tentado como todos los seres humanos lo son (Hebreos 4:15). Jesús fue creado sobrenaturalmente por la acción del Espíritu de Dios - Su energía creativa - trabajó en la Virgen María. Jesús fue "pre-planeado", "pre-designado." Esta es la creencia de Pedro (primera de Pedro 1:20), un destacado portavoz de la fe cristiana y que fue entrenado personalmente por Jesús y dio su vida por la fe. Pedro y los apóstoles enseñaron que Jesús nació en el seno de María por que fue engendrado (= traído a la existencia) por el Padre. Todos los hijos son, por definición, los productos de su Padre. Jesús no es una excepción. La palabra "hijo" y la palabra "engendrado" son completamente sin sentido si se piensa que Jesús es "co-igual y co-eterno con el Padre."

En un intento de ocultar su confusión, los sistemas tradicionales de creencias afirman que Jesús fue "engendrado eternamente". Pero este lenguaje no tiene significado reconocible. Es muy parecido a hablar de "círculos cuadrados".  Ser engendrados es tener un comienzo. Pero si algo existe eternamente no tiene principio. Jesús el Hijo de Dios fue engendrado. Así que el Hijo tuvo un principio. Su principio fue su concepción milagrosa provocada por Dios.

 

 Sólo el Padre es el único Dios. "Hay un solo Dios, el Padre" (primera a los Corintios 8:4 al 6). Jesús llamó a Dios, su Padre "el único que es verdaderamente Dios" (Juan 17:3 y 5:44). Dios es descrito con pronombres personales singulares (los pronombres singulares definen a una persona como una y no más) más de 11.000 veces. Jesús es el Señor Mesías, Adoni (mi señor) del Salmo 110:1. Este salmo es la gran clave para la comprensión, y dice claramente que Jesús no es el Señor Dios (Adonai), pero el adoni humano supremo señor (Adoni en todas sus 195 ocurrencias nunca se refiere a Dios).

 

 Algunas traducciones modernas al doblar el texto del original griego dan a entender que Jesús estaba vivo antes de que él naciera. He aquí un ejemplo. Abra la traducción Nueva Versión Internacional en Juan 16:28. Usted va a leer allí que Jesús tenía la intención de "volver" al Padre. Pero comprueben otras versiones (Versión Revisada o Versión Nueva Estándar Americana, o el original griego). No hay nada en el texto que signifique volver. Jesús se dirigía al Padre, no iba a volver. En Juan 20:17 Jesús habló de ascender al Padre (Nueva Versión Internacional). Pero la misma cambia totalmente el sentido de lo que Jesús dice "yo voy a volver al Padre." Las palabras de Jesús en el original simplemente afirman que él iba a ascender al Padre, no regresar al Padre.

 

 Las malas traducciones deberían alertar a los lectores de la Biblia que los sistemas de creencias a veces se insertan en la Biblia en lugar de ser encontrados allí. Una traducción fácilmente puede convertirse en una forma sutil de interpretación que justifica un sistema de creencias en particular.

 

 La mejor manera de estudiar la Biblia es preguntar: ¿Cuál es la visión de conjunto de un tema en particular, a través de las páginas de la Biblia en su totalidad? Es particularmente importante, buscar en el Antiguo Testamento por la visión de quién es Dios y quién es el Mesías. ¿Tiene la Biblia hebrea algo que decir sobre un Hijo de Dios que estaba vivo antes de su nacimiento? La respuesta es rotundamente "no". Los profetas hebreos previeron la venida del Hijo en el futuro (el futuro a la hora de la profecía)  apareciendo en  la escena de la historia. Así, en la profecía clásica de la futura aparición del Hijo de Dios, que es también el Hijo de David, Dios anuncia a David mil años antes del nacimiento del Mesías "Yo seré para él padre y él será mi hijo" (segundo de Samuel 7:14). Tomamos nota de que Dios no dijo nada en absoluto acerca de que un Hijo ya existiese con Él en el cielo.

 

 El Hijo de Dios había de ser el agente exclusivo de Dios, que provendriá de la línea de David y, debido a la milagrosa concepción creativa efectuada por Dios, sería designado Hijo de Dios. La instrucción preciosa que nos ha dado el ángel Gabriel, es necesario repetirla constantemente. Es "por eso" - la acción de Dios en María - que el Hijo unigénito (traído a la existencia) sería el Hijo de Dios (Lucas 1:35). Sostener que "Hijo de Dios" significa en realidad Dios mismo hace una tontería de esta enseñanza simple y elemental de la Biblia. En una declaración excelente de los hechos, un teólogo líder en nuestro tiempo dice: "ser llamado "de Dios" en la Biblia significa que no se es Dios." (Esto debería ser evidente, pero la presión de la tradición y los concilios eclesiásticos amenazando con anatemas a todos los que pudieran cuestionar sus dogmas, hace que sea muy difícil para los lectores de la Biblia entrar en el mundo judío de la Biblia.) Este mundo de Jesús y el Nuevo Testamento es deliciosamente libre de las doctrinas complicadas y misteriosas acerca de Dios que se idearon unos 400 años después de los tiempos bíblicos. Nuestros lectores deben aprender a distinguir qué buena parte de lo que han aprendido en la iglesia realmente no viene de la Biblia y lo que se ha aceptado como bíblico se lo hizo sin un examen cuidadoso.

 

 El punto culminante de las relaciones de Dios con el hombre llegó cuando Dios le habló "al final de los días" en el Hijo (Hebreos 1:1, 2). Dios, en la carta a los Hebreos dice, habló de muchas maneras diferentes a los "padres", pero dio su mensaje final (palabra) en su Hijo. Ese Hijo, dice el mismo autor, es superior a los ángeles, a Moisés, a Josué y a Leví. (Si el autor realmente creía que Jesús era Dios, es muy extraño que él trabaje para demostrar que él es superior a voceros prominentes de Dios en el Antiguo Testamento. Lo único que tenía que hacer era decir "Jesús es Dios". Pero él nunca dijo esto, ni ningún escritor del Nuevo Testamento.)

 

 Al ser cuestionado por las autoridades religiosas judías hostiles del porqué Jesús estaba haciendo una declaración de ser "igual a Dios", Jesús dio una respuesta muy interesante para dejar las cosas claras. Negó que él "era Dios". Se comparó a los jueces de Israel, a quien Dios había llamado "dioses". Es evidente que este uso de la palabra "dios" de los jueces humanos significaba que representaban al único Dios, no que eran en realidad "Dios". Si esos importantes agentes humanos israelitas de Dios eran "dioses", entonces, Jesús argumenta, tenía derecho a ser llamado "Hijo de Dios". De ninguna manera Jesús reclama la igualdad con Dios. Su mayor pretensión era ser "Hijo de Dios". (Este episodio en Juan 10 debe ser cuidadosamente estudiado) Muchos escritores contemporáneos simplemente dejan de lado las palabras de Jesús cuando respondió a la acusación de que estaba haciéndose igual a Dios. Algunos saltan a la conclusión de que los enemigos de Jesús precisamente habían entendido lo que Jesús estaba diciendo. Eso no es así. Jesús tuvo que aclarar sus afirmaciones y lo hizo mediante la comparación de sí mismo a los jueces humanos de Israel. Su posición era como el revelador supremo del Plan de Dios. La enseñanza de Jesús nos da una idea de lo que Dios está haciendo y lo que Él espera de nosotros. Jesús es la Palabra de Dios - la mente de Dios, el pensamiento de Dios se manifiesta a través de un ser humano perfecto. "Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo" significa que Dios estaba llevando a cabo su propósito de salvación con Jesús como su agente misionero final, para rescatar al mundo de las garras de Satanás. Tomás tardó en darse cuenta de la singularidad de Jesús y Jesús le increpó con estas palabras: "¿He estado tanto tiempo con ustedes y ustedes no me conocen que si me has visto has visto a Dios?" (Juan 14:5-11; 12:45). El Dios a quien Tomas finalmente reconoció en Jesús era el Dios de Jesús también. Jesús es como una ventana perfectamente clara que nos da una visión de Dios. Jesús es Dios tanto como puede ser contenido y revelado en una persona humana.

 

 Varios pasajes en algunas traducciones de la Biblia fuerzan el original al decir lo que no dice. He aquí dos ejemplos. primera a Timoteo 3:16 dice que "Dios fue manifestado en carne ..." Las versiones modernas, tras una lectura de los mejores manuscritos, leen: "El que fue manifestado en la carne ...." primera de Juan 5:7 inserta una declaración que refleja largos tiempos después de la finalización de la redacción de la Biblia. Este versículo se encuentra en la Reina-Valera , pero ha sido con razón quitado de todas las traducciones modernas. Es universalmente conocido por ser una falsificación y nunca debe utilizarse como la base de un argumento doctrinal. Al parecer, no consta en ningún manuscrito griego hasta el siglo 15!

 

 La Biblia cobra vida para sus lectores en una nueva forma cuando se reconoce el carácter judío de Jesús y de la "fe de una vez para siempre entregada al pueblo de Dios" (Judas 3). Jesús se suscribió sin reservas al principio cardinal del judaísmo que se encuentra en Deuteronomio 6:5: Dios es un solo Señor y no hay otro fuera de él. Esto es lo que llamamos el monoteísmo unitario. Este es el credo de Jesús y los escritores de la Biblia.

 

 Como un destacado estudioso de Cambridge recientemente escribió: "Juan es como un testigo sin desviaciones como cualquier otro en el Nuevo Testamento del principio fundamental del judaísmo, del monoteísmo unitario (Romanos. 3:30; Santiago 2:19; Juan 5:44 y 17:3) "(J.A.T Robinson, más de 12 Estudios del NT, página 175). En otras palabras, Juan y Jesús creían que Dios era una Persona, no tres. Este credo tiene una belleza simple, y es probable que gane la atención de los judíos de hoy y de los musulmanes. La Iglesia tiene una larga historia de erigir una barrera innecesaria entre ella y las comunidades judías e islámicas, al proponer la idea muy extraña e inexplicable que Dios es misteriosamente tres y aún uno.

Judíos y musulmanes instintivamente rechazan tal idea. Los judíos se niegan - y con razón - a cualquier idea de que un Dios de tres personas se encuentre en la Biblia hebrea (el Antiguo Testamento, la Biblia, que alimentó a Jesús). Y los musulmanes saben que su Corán, reconoce a Jesús como un profeta por lo menos (y virginalmente concebido) entonces debemos luchar con fuerza contra la visión tradicional de Dios como tres en uno. ¡Qué maravillosa oportunidad para un nuevo evangelismo! El Dios de Jesús es un sólo Señor. Los Judíos creen que Dios es uno y lo mismo hacen los musulmanes.

{
}
{
}

Deja tu comentario Ver al Padre por medio del Hijo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.