Avisar de contenido inadecuado

El título "Hijo de Dios" en el NT

{
}

El idioma Hijo de Dios en el Nuevo Testamento

 La guía de los eruditos de nuestro tiempo para prestar especial atención al texto de la Escritura suministra actualmente una confirmación para la restauración de las cardinales doctrinas bíblicas propugnadas por siglos, en contra de la corriente principal, por una minoría. El Dr. Colin Brown es un distinguido profesor de Teología Sistemática en un seminario teológico líder. En un artículo dedicado a la cuestión de quién es Dios, trae a la luz la definición bíblica de "Hijo de Dios." El significado del título "Hijo de Dios" durante mucho tiempo ha sido enterrado por la tradición eclesiástica. En general se supone que como "Hijo de Dios", Jesús estaba afirmando ser "el Dios Hijo", un miembro de la eterna, increada Deidad. Fue correcta la identificación de Pedro de Jesús como el Mesías, el Hijo de Dios, que le valió elogios sin reservas del Mesías mismo (Mateo 16:15-19). La verdadera identidad de Jesús como Hijo de Dios fue hecha por el Salvador como la piedra angular de la verdadera creencia. Un retorno a ese bíblico Hijo de Dios está fuertemente alentado por las palabras del Dr. Brown. Damos a continuación extractos de su importante artículo diario, "la Trinidad y la Encarnación: En busca de la Ortodoxia Contemporánea" (Ex auditu, 7, 1991, pp 83-100).

 "El quid de la cuestión radica en cómo entendemos el término 'Hijo de Dios', y las preguntas que plantea sobre la relación de Jesús con quien él llama Padre y con el Espíritu que vino sobre él después de su bautismo. El punto es ilustrado por la réplica alegre de Cornelius Plantinga a la acusación de que los trinitarios sociales son realmente triteístas: "Si es Triteista creer que Padre, Hijo y Espíritu designan personas distintas, entonces Pablo y el autor del Cuarto Evangelio deben ser considerados como triteístas. Y son una buena compañía." Pero decir esto es una reclamación de principios. La reclamación se limita a afirmar lo que no ha sido demostrado. De hecho, parece implicar un malentendido sistemático del lenguaje Hijo de Dios en la Escritura.

"De hecho, uno bien puede preguntarse si el término 'Hijo de Dios' es en sí mismo un título divino absoluto. Es cierto que hay muchos casos en el lenguaje bíblico, donde definitivamente no es una designación de la deidad. Adán es llamado "hijo de Dios" en la genealogía de Lucas (Lucas 3:38). Oseas 11:1 (que se cita en Mat. 2:15) alude a la nación de Israel como el hijo de Dios. En 2:18 el hombre justo se llama hijo de Dios. La profecía de Natán a David contiene la promesa de Dios para el sucesor de David: «Yo seré para él padre, y él será mi hijo" (2 Sam 7:14; compare con Sal 89:26-27...). Este pasaje también se produce en una colección de testimonios en Qumran (4QFlor 10mo.), Lo que indica que el significado de esta profecía mesiánica era la especulación seguida en el judaísmo del primer siglo. En el Salmo 2:7 el rey ungido se dirige a su instalación: 'Tú eres mi hijo: Hoy yo te he engendrado hoy ".. (Citado en Hechos 13:33; Heb 1:5; 5:5; compare con 2 P 1:17). Este pasaje es la fuente de la identificación de Jesús con el Hijo de Dios por la Qol Bat (voz del cielo) después de su bautismo (Marcos 1:11;. Mateo 3:17, Lucas 3:22;. Compare con Juan 1:34). La voz también identifica a Jesús con el siervo escogido en quien Dios se complace (Isaías 42:1;.. Compare también con Mateo 12:18-21).

"A la luz de estos pasajes en su contexto, el título "Hijo de Dios" no es en sí mismo una designación de deidad personal o una expresión de distinciones metafísicas dentro de la Divinidad. De hecho, para ser un 'Hijo de Dios' uno tiene que ser un individuo que no es Dios! Es una designación para una criatura indicando una relación especial con Dios. En particular, denota al representante de Dios, vice-regente de Dios. Es una designación de realeza, la identificación del rey como hijo de Dios. Por lo tanto, tomo la aplicación del título "Hijo de Dios" en su bautismo como una afirmación de Jesús como Hijo de Dios-rey en virtud de su unción por el Espíritu. Del mismo modo C.F.D. Moule comenta la escena del juicio: "En Marcos 14:61 las palabras del Sumo Sacerdote," ¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito? "Presumiblemente son entendidas por el evangelista como una pregunta acerca de una pretensión mesiánica." El título expresa la íntima relación que Jesús tenía a través del Espíritu con el Padre como representante ungido del Padre, que se representa en los relatos evangélicos que culminaron con su muerte y el grito de abandono, 'Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?' (Mateo 27:46, Marcos 15:34).

"Creo que este es el sentido que debemos unir al término 'Hijo de Dios' al principio del Evangelio de Marcos (Marcos 1:1), en vista de la cuenta del bautismo, unción y la voz del cielo que sigue rápidamente. Tampoco podemos leer la teología de los siglos posteriores en el testimonio del centurión al pie de la cruz: "Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios" (Marcos 15:39; Mateo 27:54; compare con Lucas 23:47.. "Ciertamente este hombre era justo! '). En mi opinión, el término "Hijo de Dios" converge en última instancia, en el término 'imagen de Dios', que se ha de entender como el representante de Dios, aquel en quien el Espíritu de Dios habita, y que se le da la administración y la autoridad para actuar en nombre de Dios. La designación de Jesús como "Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos" (Romanos 1:4) es una reafirmación del Hijo-rey con autoridad divina, en la medida, que por la resurrección por el Espíritu se anula el veredicto negativo del Sanedrín para condenar a muerte a Jesús como blasfemo que trató de guiar a Israel por mal camino ...

"Me parece que es un error fundamental tratar las declaraciones en el Cuarto Evangelio acerca del Hijo y su relación con el Padre como expresiones de relaciones internas trinitarias. Pero este tipo de mala interpretación sistemática del Cuarto Evangelio parece subyacer en gran parte del pensamiento social trinitario. Por lo tanto las declaraciones como "Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30) y aquellos sobre la inhabitación mutua de Jesús y el Padre (Juan 10:38; 14:10-11, 20; 17:21, 23) se toman como declaraciones sobre las relaciones internas de las "personas" de la Trinidad. Sin embargo, el propio cuarto Evangelio no requiere lecturas tales. Cuando se lee en su contexto, las declaraciones son evidentemente declaraciones acerca de la relación de Jesús con el Padre en la tierra.

"Es una mala interpretación común, pero patente de la apertura del Evangelio de Juan leerlo como si dijera: 'En el principio era el Hijo, y el Hijo estaba con Dios, y el Hijo era Dios" (Juan 1:1). Lo que ha ocurrido aquí es la sustitución del Hijo por la Palabra (logos griego), y por lo tanto el Hijo se hizo un miembro de la Trinidad que existía desde el principio. Pero si seguimos con atención el pensamiento de prólogo de Juan, es la Palabra la que preexistía eternamente con Dios y es Dios. La misma Palabra que hizo todas las cosas y es la luz que ilumina a la humanidad la cual "se hizo carne y habitó entre nosotros, lleno de gracia y de verdad; y hemos contemplado su gloria, gloria como del unigénito del Padre "(Juan 1:14;.. compare con los versos 3 y 8). En otras palabras, el idioma Hijo en Juan denota el Verbo hecho carne en Jesús, que como tal, habla la Palabra de Dios a los seres humanos en la tierra ...

"Considerando que el Cuarto Evangelio dice sencillamente que la Palabra estaba con Dios y era Dios en el principio, los padres de los siglos segundo y tercero comenzaron a hablar de la generación [acción de generar] de la Palabra [y más tarde sobre la generación pre mundane del Hijo - ed .].

"Maurice Wiles ha argumentado persuasivamente que la idea de la "generación eterna" estaba ligada a la forma en que los primeros padres interpretaron la procreación de la sabiduría en Proverbios 8:25 ("Antes de los collados me engendró') y Salmo 110:3, en la LXX ('antes de la estrella de la mañana yo te engendré "). Sin embargo, el impulso a la aplicación de la idea de engendrar, a la generación de la segunda "persona" de la Trinidad parece estar ligada al 'Hijo', las denominaciones 'Padre' y 'persona'. Si la primera "persona" está considerada como 'Padre' y la segunda como "Hijo" la cuestión de su relación es inevitable. Así tenemos, de hecho, dos actos de engendramiento: uno en el tiempo en que Jesús fue (en el idioma de los credos) 'concebido por el Espíritu Santo', y uno en la eternidad cuando (en el idioma de Orígenes) engendró el Padre ingénito al Hijo 'por un acto eterno.'

"Inevitablemente esta última formulación plantea la cuestión de si hubo un tiempo en que el Hijo no existía. Orígenes trató de responder con una analogía extraída de la naturaleza [por qué no la respuesta bíblica de Mateo 1:20 y Lucas 1:35? - Ed]. La Generación del Hijo es eterna y para siempre de una manera comparable a la brillantez del sol y el sol mismo. Sin embargo, había un precio que pagar por una maniobra, es decir por ejemplo, que "generación eterna" ya no se entiende como la actividad personal de uno que posee autoconciencia individual para gestar otro individuo similar. Es, más bien, una forma de pensar acerca de los diferentes aspectos del sol en el que la energía de sol se percibe como luz. El punto no pasó desapercibido para los modalistas que utilizaron el mismo ejemplo para sus propios fines.

"Uno se queda pensando si las cuestiones espinosas de las edades posteriores podrían haberse evitado si los padres de la iglesia no se hubiesen embarcado en el lenguaje de la 'generación eterna del Hijo'. Cómo las cosas podrían haber sido diferentes, si los padres hubieran mantenido estrictamente el lenguaje del prólogo de Juan [es decir, si no hubieran abandonado la Biblia o cambiado el significado de las palabras inspiradas - ed.] Como su paradigma para hablar de la Trinidad [ellos no habría necesitado la palabra en absoluto! - Ed.] Y Encarnación. Lo que preexiste no es el Hijo en sí, sino el Logos. En Juan el Logos no es engendrado o generado. El Logos estaba con Dios y era Dios, y en el transcurso del tiempo se convirtió en carne como el Hijo. "²

{
}
{
}

Deja tu comentario El título "Hijo de Dios" en el NT

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.