Avisar de contenido inadecuado

Testimonio de vida: mi viaje espiritual

{
}

Mi viaje espiritual
por Diane M.

 TAGS:undefined

Esta es una versión revisada de una presentación hecha en la Conferencia Teológica 2004.

Cuando yo era joven, mis padres se llamaban a sí mismos fundamentalistas. A medida que crecía, comenzaron a utilizar el término evangélicos. (En mi experiencia, la diferencia entre los dos es sobre todo una de tono: La forma de presentación de la doctrina en lugar de la sustancia de la doctrina. La postura de un evangélico hacia el mundo es menos conflictiva y más cautelosa que la postura de un fundamentalista.)

La teología que me enseñaron, y creía, desde la adolescencia hasta la mayor parte de mis años de adulto yo la llamo la ortodoxia evangélica. Algunas de las principales doctrinas son la Trinidad, la naturaleza dual de Cristo, la salvación por la fe que se evidencia por las obras, la seguridad eterna, el rapto pre-tribulación de la iglesia, la inmortalidad del alma humana con el cielo o el infierno inmediatamente después de la muerte y el sufrimiento eterno de los condenados en el infierno.

Yo confié en Cristo para salvación cuando tenía unos cinco años de edad. Esto es lo que pasó. Como yo era la hija menor por ocho años, a menudo estaba sola con mi madre. Una mañana nos fuimos de compras, y una de las cosas que mamá compró fue un libro de colorear para mí. Era un libro para colorear especial en el que las imágenes se volverían de varios colores cuando se pintara con agua del grifo. Yo estaba muy emocionada por esto, y cuando llegamos a casa, quería hacerlo de inmediato. Pero mi madre me dijo que esperara hasta que ella me pudiera supervisar, para que no fuera un desastre. Ella se fue a lo suyo, y yo me quedé sola con mi tentación. Por supuesto, yo deliberadamente desobedecí a mi madre sobre la pintura en ese libro para colorear todo por mí misma. Y, por supuesto, hice un lío.

Mamá estaba exasperada conmigo, y pensó que mejor había de hacer algo diferente que lo que acaba de hacer, enviarme a la "silla de castigo", como de costumbre. Así, mientras que hacía el almuerzo, ella me evangelizó. Mientras escuchaba a mi madre que me decía sobre la tentación y la desobediencia de Adán y Eva, y acerca de la promesa de un Salvador de Dios, y la obediencia, la muerte y resurrección de Jesús, me sentía más y más condenada por mi pecado. Mamá no me pidió orar después de ella o con ella. Siguió haciendo el almuerzo. No me acuerdo de comer el almuerzo, o de ser castigada. Todo lo que recuerdo es ir al sofá del salón por mí misma, y encontrarme en él boca abajo, y en silencio clamando a Dios para salvarme a través de lo que Jesús hizo por mí.

Varias veces durante mis años de infancia, me hallé convencida de pecado, y oré de nuevo a Dios para salvarme, por si acaso la primera vez no fuera real. Quería estar segura de que me salvé. En cada caso, lo hice sola, por mi cuenta, y no como resultado de un llamado en una reunión de la iglesia.

Cuando tenía doce o trece años, yo estaba fuera de nuestra casa con un amigo vecino, y mamá estaba con nosotros también, probablemente, trabajando en el jardín. De alguna manera el tema de la iglesia se acercó. Mi amigo iba a clases de confirmación, y le dijo a mi mamá que su iglesia cree en algo que se llama la Trinidad, y que era difícil de entender. Mi mamá le dijo a mi amigo que eso creíamos también, y trató de explicarle mejor a mi amigo. Me sorprendió su explicación, porque yo no había oído nada como esto antes. Estoy segura de que había oído la palabra "Trinidad", pero fue sólo una de esas palabras religiosas que los niños saben que no pueden entender. La idea de que Dios era Tres en Uno en misterio me pareció extraña. Yo no entendía, pero yo no dije nada. Mantuve mis preguntas para mí misma.

Poco después fui bautizada. Durante la entrevista de preparación, les dije a los ancianos cómo había confiado en Cristo para la salvación cuando era más joven. Fui bautizada en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, sin entender lo que eso significaba.

Cuando crecí, yo creía lo que me enseñaron, que las almas desencarnadas de los muertos iban directamente al cielo o al infierno, y que los verdaderos creyentes serán raptados al cielo antes de la tribulación y en el posterior retorno de Cristo con sus santos para establecer su reino en la tierra.

Después de la secundaria fui a una escuela bíblica. No recuerdo los detalles de lo que se decía en mis clases de teología sobre la Trinidad y sobre Jesús. Adopté un acuerdo teórico con lo que me enseñaron, pero yo realmente no trataba de pensar en las implicaciones, o reflexionar sobre las muchas de las llamadas paradojas, ya que se supone que son los misterios que nadie podía entender. Yo sabía que Jesús era un ser humano, y pensé que si la Biblia dice que él era Dios también, ¿quién era yo para discutir? Nunca me pregunté si mis profesores estaban en lo correcto.

Mi marido y yo nos conocimos en la escuela bíblica. Nos casamos un año después de graduarnos. Pasaron los años. Tuvimos dos hijos que criar.
En 1993, nos mudamos a otra área. No mucho tiempo después de mudarnos, una vecina me invitó a ir con ella a un estudio bíblico no confesional cerca. Asistí a las clases durante seis años. Un día, hacia el final de esos años, estaba sentada en el grupo de discusión, para compartir mi respuesta a una de las preguntas. La pregunta era algo así como: "¿Cuáles son algunas de las mayores bendiciones de tu vida de que estás agradecido?" De mi parte la respuesta fue, "que he tenido una buena enseñanza bíblica a través de los años."
Mientras hablaba, una voz en mi cabeza dijo: "¿Cómo sabes que era una buena enseñanza? Si nunca la has cuestionado ".

Ahora creo que era la voz de Dios. Ciertamente, no era mi propio pensamiento. En ese momento yo no estaba segura de si se trataba de la voz de Dios o una tentación de un espíritu maligno. Consideré lo que dijo la voz con mucha cautela. Yo no quería sucumbir a la tentación, si eso era. Pero yo no quería hacer caso omiso de la voz de Dios, si eso fuera. Metí la pregunta de la voz en el fondo de mi mente, y la consideré de vez en cuando. Me interesé en cómo sabemos lo que es verdad. Yo quería saber más acerca de cómo interpretar la Biblia, y cómo pensar lógicamente. Cuando la información llegó a través de mi camino, le presté atención.

En ese momento de mi vida, nuestros hijos eran adolescentes. El mayor era tranquilo y muy inteligente y obstinado. Tenía una dirección interna fuerte. El más joven estaba por todo lugar, y era todo a todo el mundo. Era sociable, encantador, inquisitivo, inquieto, bullicioso, polémico, audaz, impetuoso, y a menudo metido en problemas menores.
La dificultad de tratar con nuestro hijo menor puso una tensión en nuestro matrimonio. Ninguno de los dos era realmente competente para ser padres de él. Mi marido podía retirarse a su trabajo, pero yo estaba en la primera línea con el problema. Nada de lo que traté con él parecía funcionar. Me sentía como un fracaso total. Temí por mi hijo. ¿En qué tipo de problemas iba a entrar la próxima? Temía que pudiera deshonrar el nombre de Jesucristo.

Cuando supe que estaba en el final de mi cuerda emocional, me fui a la ducha, abrí la ducha, y lloré y lloré mi dolor. Yo clamé a Dios, rogándole que traiga sanidad a mis relaciones familiares, y para llevar a todos a un lugar de total compromiso en el servicio a Él y su Reino.
Entonces oí su voz en mi cabeza, diciendo: "¿Tu estás pidiendo esto porque quieres que tu propia vida sea más fácil? ¿Y si tu vida se vuelve mucho más difícil? "
Pensé por un minuto. Entonces dije: "No importa lo que se necesite", y lo dije en serio.
Dios dijo: "Agárrate fuerte a mí; estás en una montaña rusa y el viaje no ha terminado todavía ".

Fui capaz de mantener mi entereza emocional después de eso, y tratar un poco más inteligentemente mi situación. Decidí seguir aguantando con la fuerza de Dios, no importaba lo que pudiera pasar.
Algún tiempo más tarde, nuestro hijo menor compró una mini moto de segunda mano, que él montaba en la carretera principal a veces, a pesar de que se le advirtió del peligro. Sólo unas semanas después de llegar la moto, fue arrojado de ella cuando chocó con un coche en una intersección cerca de nuestra casa. Él no llevaba puesto el casco.

Estaba inconsciente cuando los paramédicos llegaron. Él tenía traumatismo craneal muy grave, así como heridas internas. Permaneció en coma muy profundo, pero estaba respirando por su cuenta. Oramos juntos para su recuperación, si era la voluntad de Dios. Sabíamos que Dios lo podía sanar, y mantuvimos la esperanza.

En el séptimo día después del accidente, recibimos la llamada telefónica del hospital, dijo que alrededor de una media hora antes, había entrado en paro cardíaco, y no pudo ser reanimado.
Antes que pasé la conmoción, había decido confiar y alabar a Dios, aun cuando no tenía ganas. Cuando el shock se fue y la severidad llena de dolor se instauró, seguí confiando y alabando a Dios. Sabía que no había nadie a quien recurrir.

Conforme pasaba el tiempo, el dolor empezó a desaparecer en el fondo de mi conciencia. Entonces, un día, me pregunté a mí misma preguntas que nunca me había atrevido hacer antes: ¿Qué pasa si la ortodoxia evangélica que me habían enseñado en realidad no está basada en una interpretación correcta de la Biblia? ¿Qué pasa si la Reforma no había recuperado todos los elementos esenciales de la verdad que habían sido pervertidos en el monopolio de la iglesia romana? ¿Qué enseña realmente la Biblia?

Yo sabía que buscar ardientemente las respuestas a esas preguntas era arriesgado. ¿Qué pasaría si me enterara que yo había creído una doctrina errónea todos estos años? ¿Cómo podía saberlo a ciencia cierta? Pero yo no podía "no preguntarme" las preguntas que ahora estaban resonando en mi cabeza. De todos modos, me imaginé que si la ortodoxia evangélica representaba la verdad, habría de soportar un escrutinio cuidadoso.

Así que me dediqué plenamente a la búsqueda de las respuestas. Comencé a orar para que Dios me llevara a la información que necesitaba. Oré por sabiduría como nunca lo había hecho antes. Confiaba en que Dios me ayudara a ordenar la confusión de ideas en conflicto que encontré de cada búsqueda en Google.

Durante un tiempo yo estaba mareada por la confusión. Pero a pesar de que aún no sabía cuál de las muchas posibilidades en las principales áreas de la teología pudiera ser la verdad, poco a poco me convencí de que algo andaba mal con la ortodoxia evangélica en que había crecido. Durante muchos meses, lo único que sabía con certeza era que Dios existe, como el creador de todo, y es de alguna manera el Padre de Jesús, que es el Salvador-Mesías, en quien tengo confianza para la salvación. Despacio, con cuidado, evalué todas las opciones históricas y posibilidades lógicas para cada área principal de la doctrina, las pruebas de cada posibilidad contra la Escritura. Empecé a construir un cuerpo coherente de teología por piezas, eliminando la posibilidades rechazadas.

Cuando comencé a concretar mi nueva comprensión de los principales problemas doctrinales, los sitios web que más me ayudaron fuero el sitio web Restoration Fellowship, el de Jesús Mesías y su Reino en su sitio web y ABC-COGGC.org. Yo había comprado un solo libro "poco ortodoxo" antes de que mi marido se alarmara por mi rechazo final de la ortodoxia y se resistía a comprar más libros. Fue un solo Dios y un solo Señor: Reconsiderando la piedra angular de la fe cristiana, por Graeser, Lynn, y Schoenheit. En el momento en que lo había leído completo, por tercera vez, la mayoría de mis persistentes dudas respecto a mis nuevas creencias acerca de Dios y de Jesucristo se resolvieron.

Ahora había rechazado con firmeza las doctrinas ortodoxas de la Trinidad, la naturaleza dual de Cristo, la inmortalidad del alma humana, el infierno como castigo eterno, "ir al cielo" como la recompensa de los fieles, y la seguridad eterna en el sentido de "una vez salvo, siempre salvo" Ahora firmemente he abrazado lo que creo que es la clara enseñanza de la Biblia de la unidad absoluta de Dios, la verdadera humanidad de Jesucristo como el Hijo de Dios que vino a la existencia en el vientre de una virgen, el sueño de los muertos y la destrucción final de los que no se arrepienten y de los apóstatas. Creo que la promesa a los creyentes de la resurrección a la inmortalidad en la venida del reino de Dios en la tierra es una parte integral del mensaje del Evangelio.

Cuando me había convertido en la firme convicción de mis nuevas creencias, yo sabía que tenía que encontrar la manera de explicar mi transformación a familiares y amigos. Desde siempre me he sentido más cómoda escribiendo que hablando, decidí prepararme escribiendo mi nuevo sistema de creencias. El proceso de poner todo en papel me ayudó en gran medida a aclarar las cosas en mi propia mente. Durante el proceso de redacción y revisión, he investigado de nuevo sobre muchos temas, para volver a probar mis nuevas creencias frente a la Biblia. Ahora estoy segura de que he descubierto la verdadera enseñanza bíblica sobre las principales cuestiones doctrinales. Todavía no tengo un firme entendimiento de algunas de las cuestiones menos básicas de la teología y la práctica. Me alegro de que no necesito saber y entender todos los detalles de la teología con el fin de caminar con Dios.

Ahora me doy cuenta de que mi viaje en montaña rusa emocional no terminará hasta que me muera. Cada curva cerrada, cada cumbre, trae una nueva combinación de dificultades en mi vida. Me alegro de que no sé cuáles de esas dificultades serán hasta que esté realmente esté en medio de ellas. Me alegro de que Dios esté conmigo, que me mantenga a salvo a pesar de todo. Estoy deseando que llegue el final de la carrera, y más allá, en la resurrección: Voy a reunirme con otros creyentes que han muerto. Voy a ver y estar realmente con Jesús. Voy a ser como él.

Tengo muchas ganas de la vida en el reino venidero. ¿Para qué tipo de responsabilidad voy a calificar? Sea lo que sea, va a ser un reto agradable, inmaculado ante el fracaso personal o la derrota de hoy.

Y después de eso? Todo el mal será juzgado y destruido, y voy a vivir para siempre en la intimidad gozosa con Dios y Jesús y todos los demás que se mantengan. Voy a ser capaz de utilizar el agua de la vida eterna para pintar a todo color el significado de la promesa que sólo es un bosquejo en blanco y negro para mí ahora. Estoy segura de que valdrá la pena la espera.

{
}
{
}

Deja tu comentario Testimonio de vida: mi viaje espiritual

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.