Avisar de contenido inadecuado

La seria tarea de enseñar la Biblia

{
}

La tarea de enseñar la Biblia

Anthony F. Buzzard

 

 Los predicadores y maestros de la Biblia tienen la obligación no sólo de explicar y exponer de manera positiva los beneficios y bendiciones y promesas garantizadas para el creyente, sino también para advertir contra los peligros de la falsa interpretación. Pablo hace esto todo el tiempo. En su carta a los Tesalonicenses su modo de pensar en dos vias es muy claro. La fe, sigue diciendo, no es esto, sino aquello. En otras palabras, nos dice lo que no debemos creer y hacer, así como lo que debemos creer y hacer. La verdad y el error es necesario definirlos con claridad. La verdad es el punto de la brújula para ser dirigido siempre a la fe exitosa, y el error y la falsedad se deben evitar a toda costa. En una revelación clásica de su propia mente (y la mente de Jesús, que lo inspiró) Pablo dice, con un tono de tragedia "Por cuanto no recibieron el amor de la verdad a fin de ser salvos. Por eso Dios los entregó a un espíritu de ceguera para que ellos crean la mentira "(segunda a los Tesalonisences 2:10 y 11). Si no deseamos, sobre todo, buscar y abrazar la Verdad, Dios nos va a permitir caer en la confusión.

 La tarea de la enseñanza bíblica es clara, entonces. Debemos discernir la verdad y una vez detectada la falsedad abandonarla decididamente y sin contemplación.

 

 Este enfoque es simple y absolutamente necesario en vista de las palabras alarmantes de Jesús. Nosotros no hacemos ninguna apología para no repetirlas: "No todo el que me dice [a Jesús] 'Señor', entrará en el reino de los cielos [el Reino Mesiánico en la tierra que será inaugurado al regreso de Jesús], sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos [presumiblemente la mayoría] van a protestar ese día [cuando el Reino futuro se presente]: 'Señor, Señor, ¿no predicamos como cristianos, no realizamos exorcismos y no hicimos muchos milagros maravillosos bajo tu autoridad "Y entonces les declararé: 'Nunca os conocí como mis discípulos y siervos'" (Mateo 7:21-23). (He parafraseado ligeramente, en los intereses de una traducción viva).

 Obviamente no son los ateos y los no cristianos que son juzgados aquí. Se profesan seguidores de Jesús. La mayoría de los que están seguros que son verdaderos creyentes se enterarán que nunca lo han sido! Este es un pasaje asombroso que merece nuestra seria atención. ¿Cómo podríamos ser engañados? Evidentemente, al aceptar como "cristiano" lo que no es de hecho la enseñanza cristiana.

 

 Podemos opinar sobre este tema desde dos puntos de vista, tanto como del tema de los artículos anteriores en Enfoque. Nuestras observaciones sobre los peligros de confundir un sano interés en el judaísmo del verdadero cristianismo con el rechazo del legalismo y convicción de libertad de algunas de las prescripciones de la Ley de Moisés, recibieron en Cristo amables comentarios de muchos lectores. Estuvieron de acuerdo en que la obligación de guardar el sábado, el uso de sólo los nombres hebreos de Dios y de Jesús, no reflejaba el ambiente de la enseñanza del Nuevo Testamento, especialmente en lo que se detalla por Pablo. Por otro lado, hubo algunos de los que amablemente registraron su oposición por lo que dijo Jesús, que insistía a todos que se guarden los mandamientos, creen que incluye por lo tanto, el día de reposo ó (sábado). El problema aquí es que el libro de Gálatas (así como Romanos 14 y Colosenses 2:16 y 17) no fueron tratados. La obvia no aplicación del Pacto del Sinaí a los cristianos, sobre las que las citas tan elocuentes de Pablo en Gálatas 3, 4, 5, han sido dejadas fuera de consideración. Donde los exponentes de guardar el sábado obligatoriamente  intentan combatir con Gálatas, recurren a una imposible forma de traducir el texto. Ellos afirman que la visión de Pablo de que "no estamos bajo la ley" en realidad significa que no estamos bajo la pena de la ley.

 

 Pablo deliberadamente deja de lado la ley del Antiguo Testamento, la circuncisión. El corazón de la ley como obligatoria en el Israel del Antiguo Testamento se ve neutralizada. "En Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada ...." "Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley." "Cristo, entonces no será de beneficio para usted" (ver Gálatas 5:3-6). Palabras fuertes!

 La solución a la tensión que se puede encontrar en el Nuevo Testamento, entre el guardar la ley y la libertad de la ley es simplemente esto: "Ley" se utiliza en dos sentidos diferentes: Cuando significa "la adhesión a la voluntad de Dios en Cristo", es esencial para todos los creyentes. Cuando la "Ley" significa ciertas leyes dadas a Israel, particularmente bajo Moisés, no es la ley para los cristianos, que están bajo el Pacto de la Promesa (de la tierra, como co-herederos con Cristo) hecho con Abraham. Discernir la diferencia es nuestro objetivo y el resultado, estamos seguros, será la unidad de muchos creyentes ahora divididos.

 

 La segunda cuestión que provocó consternación entre algunos de nuestros lectores tenía que ver con la naturaleza de la preexistencia de Cristo. ¿La Biblia nos enseña a creer que Jesús "es Dios", no creado y co-eterno con el Padre? Junto con una tradición fuerte la minoría responderá, no. Entonces, ¿cómo Jesús le dijo al Padre: "Glorifícame con aquella gloria que tuve cerca de ti antes que el mundo fuese" (Juan 17:5)? La objeción es razonable y merece una respuesta.

 

En primer lugar, toda la Escritura debe ser consultada, no un solo verso. En ningún versículo del Antiguo Testamento, se sugirió que el Mesías, el Hijo de Dios, sea Dios, igual a El y no creado. En cada pasaje pertinente el Mesías es un ser humano descendiente de David, Hijo de Dios, y un profeta que surgiría en Israel "como Moisés" (ver Deuteronomio 18: del 15 al 18, Hechos 3:22 y 7:37; Lucas 1:35; segundo de Samuel 7:14 citado en Hebreos 1:5 y 2:7 Salmo citado en Hechos 13:33 de la obra de Jesús - el versículo 34 habla de su resurrección)... Ninguna escrito judío fuera de la Biblia dice que el Mesías iba a ser consciente antes de su nacimiento de su madre. Mateo, Marcos y Lucas no tienen nada que decir acerca de una existencia consciente del Hijo de Dios, el Mesías, antes de que él naciera. Por tanto, es raro insistir en que Juan es el único entre los escritores de los evangelios que reclama una preexistencia consciente de Jesús. Si creemos en la armonía de toda la Escritura, naturalmente vamos a ver que Juan se unió a sus compañeros escritores de los evangelios y con todo el Antiguo Testamento.

 

A medida que nos acercamos a Juan 17:5, hay que tener en cuenta el peligro de pensar que se sabe lo que un inglés quiere decir cuando alega "Estoy loco por mi casa", o que un japonés con un inglés limitado sabe a lo que te refieres cuando dices "sacó mi pierna" o "Tengo una rana en la garganta."

Hay formas judías de pensar y de hablar, y no del uso del lenguaje del siglo 20, que deben gobernar nuestra lectura de los documentos judíos del primer siglo que conocemos como el Nuevo Testamento. El contexto inmediato de cualquier frase dada de Jesús es también de gran importancia. ¿Qué aprendemos acerca de "gloria" en Juan 17?

 

1. La misma gloria que el Padre le ha dado a Jesús, Jesús ya le había dado a los discípulos que todavía no habían nacido. "La gloria que tú [Padre] me has dado se las he dado a ellos [los que más adelante van a ser convertidos por los Apóstoles en el verso 20]" (Vea el versículo 22).

 

2. La gloria discutida en Juan 17 es la gloria del futuro Reino de Jesús, la que los discípulos van a ver en el futuro. En otras palabras, es la gloria futura de Jesús la que desea compartir con sus discípulos. Juan 17:24: "Padre, quiero que aquellos que me has dado, estén conmigo donde yo estoy, para que vean mi gloria que me has dado"

 

3. La gloria que Jesús pide para sí mismo, es la gloria que espera recibir como recompensa por su trabajo mesiánico terminado: "Padre, la hora ha llegado, glorifica a tu Hijo ... Yo te he glorificado en la tierra, habiendo terminado la obra que me diste para hacer, y ahora glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve cerca de ti antes que el mundo fuese."

 

Está claro que la gloria en cuestión es la gloria que "se ha dado", pero que aún no está poseída por Jesús y los discípulos. Es la gloria que "se ha dado", incluso a los discípulos que no están aún nacidos! Es la gloria en perspectiva. La gloria que Jesús desea tener como recompensa de su trabajo es la gloria que él "tenía" como un regalo en la intención y el plan de Dios antes que el mundo fuese. Lo que "se ha dado" es lo mismo que está en su posesión, pero ella es un tesoro prometido para el futuro y concedidas en el Plan de Dios. El significado de la oración de Jesús al Padre es esta: "Dame ahora la gloria de tu plan la cual habías guardado contigo como regalo anticipado para mí en la realización de mi trabajo." Podríamos comparar el caso de Jeremías, cuyo nombramiento para el cargo de profeta le fue dada antes de que él naciera. Él "tenía" el oficio antes del nacimiento como un regalo en la intención de Dios (Jeremías 1:5).

 

Como evidencia, en los escritos de origen judío contemporáneos con el Nuevo Testamento, hay que señalar que los Oráculos Sibilinos judíos y la parte anterior del Libro de Enoc habla del Mesías, al igual que la Biblia, como el enviado divino Rey, que surge del pueblo de Dios. En los Salmos de Salomón, alrededor del año 50 DC, el Mesías es un rey perfecto, el Hijo de David y de Dios, pero no preexistente a su nacimiento literal. Es cierto que el "nombre" y la función del Mesías estaban presentes con Dios antes de la creación, pero el propio Mesías viene a la existencia en un momento dado en la historia de Israel. ¿Qué otra cosa podía calificar como una persona humana, el último Adán e Hijo de Dios? (Hijo de Dios en la Biblia significa que no se es Dios!) El Hijo del Hombre, el Mesías humano, "existe" solo en visión en el Antiguo Testamento. Él se encuentra en Daniel 7 en una vista previa panorámica de la historia futura. Pero él no estaba realmente vivo cuando Daniel vivía. No fue Jesús quien rescató a los amigos de Daniel en el horno, sino un ángel.

 

Un escritor judío contemporáneo con el Nuevo Testamento afirma que "El Señor me preparó antes de la fundación del mundo, para ser el mediador del pacto" (Parábolas de Enoc, 1:14). En este pasaje la persona "preparada antes de la creación" es Moisés, que ciertamente no preexiste literalmente. Era real, sin embargo en el consejo y el plan de Dios.

 

Optamos por lo tanto, por una lectura del Evangelio de Juan a la luz de la totalidad de la Escritura y no en la atmósfera cuestionable post-bíblica de influencia griega y de credos dogmáticos. Jesús fue "preexistente" en la mente y propósito de Dios como el centro del gran diseño del Único Dios para la salvación de la humanidad caída. Jesús, como dice Pedro, fue "destinado desde antes de la fundación del mundo" (primera de Pedro 1:20). Pero los cristianos también eran conocidos de antemano (primera de Pedro 1:2). Juan incluso puede decir que Jesús era el cordero "crucificado antes de la fundación del mundo" (Apocalipsis 13:8) pero no se cree que la crucifixión ocurrió literalmente en la eternidad. Eso "ocurrió", al igual que toda la carrera de Jesús, y su glorificación futura pero de forma "ideal" o "ficticia". ¡Qué supremamente hermoso plan fue preparado por Dios desde el principio! - el Plan que ahora reconocemos como siendo desplegado a lo largo de la historia humana.

El profesor de Literatura del Nuevo Testamento e Interpretación en el Seminario Teológico de Chicago escribió acerca de nuestro pasaje Juan 17:5 en 1899:

 

"Jesús ora por el fruto de su obra mesiánica, o la recompensa por ese trabajo. De ello se deduce que no puede haber poseído esa gloria con el Padre antes de la fundación del mundo, excepto en el sentido de que era suya en el propósito y el decreto de Dios compare con Mateo 25:34:... "Hereden el reino [sinónimo de gloria en el Nuevo Testamento] preparado para ustedes por mi Padre desde el principio del mundo" Los premios son otorgados después de que el trabajo está hecho, y sólo entonces se puede apreciar como recompensa. Jesús poseía esa gloria [como los discípulos que estaban por nacer y convertirse en poseedores, en 17:22] antes de la fundación del mundo, en el sentido de que fue proyectado por Dios para él. Jesús sabía que su trabajo mesiánico había sido planeado por Dios desde la eternidad, y que el resultado glorioso había sido fijado, y se mantuvo en el almacén para él.

"Concluimos entonces que los pasajes en el Evangelio de Juan en el que Jesús alude a su preexistencia no tienen que ver con la afirmación de que su preexistencia era personal y real. Han de ser clasificados con los otros fenómenos de la conciencia mesiánica de Jesús, ninguno de los cuales, ni en Mateo, Marcos y Lucas, o en el cuarto Evangelio, tienen que ver con las relaciones metafísicas "(G. Gilbert, la revelación de Jesús, London: MacMillan y Compañía, páginas 221 y 222).

 

Sentimos, por tanto, que un pequeño número de nuestros lectores han tomado posesión de sus plumas para advertirnos en los más severos tonos que yo soy definitivamente un "anticristo", promocionando un no-Salvador. Sólo podemos alegar que nuestra oposición obliga a dar una mirada más amplia a la literatura sobre este tema tan importante. También instamos a los exponentes de la creencia tradicional trinitaria sobre Jesús, a considerar cómo se apoyan en gran medida en unos pocos versos en sólo uno de los Evangelios del Nuevo Testamento, Juan. Y que Juan es el mismo que declaró que él quiere de sus lectores no que estén convencido de que "Jesús es Dios", sino que Jesús es el "Mesías e Hijo de Dios" (Juan 20:31). Juan es también el que informa que Jesús se dirigió al Padre en la forma típica judía como "el único que es verdaderamente Dios" (Juan 17:3 y 5:44).

¿Nuestros lectores realmente escuchan esa declaración? Sólo el Padre es el "único Dios verdadero" y Jesús es por contraste y distinción el "Mesías a quien el Padre ha enviado" (Juan 17:3). Si el Padre es "el único que es verdaderamente Dios," la simple lógica y el lenguaje le dirá que Jesús no es "el único Dios verdadero". Él es el Hijo de Dios, el Mesías.

 

A las personas interesadas en la investigación de las prácticas cuestionables teológicas tal vez le interese saber que el célebre Agustín encontró Juan 17:3 imposible de conciliar con lo que la Iglesia le había enseñado en relación con un Dios trino. Sin desanimarse ideó una forma de evitar el problema de que Jesús no pensaba en sí mismo como el "único Dios verdadero". En sus Homilías sobre Juan, Agustín reestructuró las palabras inconvenientes de Jesús de la siguiente manera: "A Ti Padre y a Jesucristo a quien has enviado, el único Dios verdadero"

Tal malabarismo de las palabras de la Biblia ha llevado a una confusión indecible y la desunión entre los cristianos. La verdadera unidad se inicia con el reconocimiento de que hay un solo Dios, el Padre, el único Dios verdadero, y que Jesús es el Mesías de Israel y Salvador del Mundo.

{
}
{
}

Deja tu comentario La seria tarea de enseñar la Biblia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.