Avisar de contenido inadecuado

¿Se debe traducir "palabra" o "verbo"?

{
}

"Palabra" o "Verbo" La Verdadera Historia Detrás de la traducción española

Carlos Xavier Jiménez 

A la mayoría de los nuevos cristianos se les dice deben leer el Evangelio de Juan como una especie de rito de iniciación. A mi personalmente me dijeron que lea Juan cuando hice la pregunta universal "¿Por dónde empiezo?" Fue sólo mucho más tarde, después de un nuevo estudio e investigación de mi parte, que me di cuenta del por qué esto es común entre todas las denominaciones cristianas. El Evangelio de Juan se ha acuñado popularmente como "el Evangelio espiritual", en cualquier enciclopedia o diccionario le dirá: Debido a su carácter teológico especial el Evangelio según San Juan se consideraba en la antigüedad ser el "Evangelio espiritual" [ejerciendo] una influencia profunda y duradera en el desarrollo de la doctrina cristiana. [1]

Este "carácter teológico especial" ha llevado a algunos a identificar la enseñanza cristológica de Juan como "superior" que la de los otros evangelios. Sin embargo, todos los relatos de los Evangelios relatan la misma historia de Jesús de Nazaret y lo proclaman como el Mesías judío profetizado, "el Hijo de Dios vivo". [2] Como resultado de esta "influencia profunda y duradera" de la antigüedad, el creyente novato se enfrenta de inmediato por "una especie de simbolismo místico y repetido énfasis en la encarnación." [3] En otras palabras, la mayoría de los cristianos se queda con una errónea imagen de cómo el Dios eterno e invisible de alguna manera, literalmente, se convirtió en un ser humano. Esta palabra de uso frecuente "Encarnación" necesita una explicación más detallada, ya que en muchos aspectos ha sido oscurecida por la forma en que los Padres de la Iglesia de la Iglesia Católica naciente reinterpretaron su significado original, hebraico.

El notable erudito Raymond E. Brown define el término bajo el encabezado "Precreacional preexistencia" en su Introducción a la cristología del Nuevo Testamento [p 34-35]: Encarnación no significa que en su concepción humana el Hijo de Dios vino a existir; [4] más bien que era un agente previamente existente en la esfera divina que se hizo carne en el seno de María. Técnicamente la encarnación no nos dice si este agente fue creado (como lo fueron los ángeles que existen en la esfera divina) o si existió con Dios antes de toda creación. Con mayor razón, no nos dice si el agente era Dios o igual a Dios ... Muchos eruditos, influenciados por el Prólogo del Evangelio de Juan, donde el Verbo hecho carne no existe antes de la creación, se unen a las dos ideas. Este moderno consenso cristológico se remonta a los padres de la iglesia que, aunque no trinitaria, en el sentido más allá de la palabra, no obstante, señaló al Jesús humano como persona preexistente de "la Palabra que se [hizo] carne". "Hay un solo Dios, que se ha manifestado por medio de Jesucristo su Hijo, que es su Palabra eterna, quien procede del silencio, y en todas las cosas agradaba al que lo envió." [5]

La historia triste detrás de las traducciones de las Primeras Biblias españolas

"[Es ilegal para cualquier persona traducir] Biblia en el romance castellano [español] o en cualquier otra lengua vulgar, el Nuevo Testamento español de Francisco de Enzinas ... y otros libros de la Sagrada Escritura en el romance castellano, francés o flamenco o cualquier otro lengua que tienen prefacios, notas o glosas que revelan doctrinas erróneas repugnantes o contrarios a nuestra santa fe católica o de los sacramentos de la Santa Madre Iglesia "(Índice de la Inquisición española, 1551).

Fue en este ambiente de intimidación y persecución que el reformador español Francisco de Enzinas publicó la primera traducción conocida del Nuevo Testamento del griego original en castellano en 1543. También fue uno de los primeros en convertirse a la causa protestante española de la Reforma. La traducción fue hecha directamente del griego, utilizando como base el texto griego de Erasmo de Rotterdam (por lo que él mismo fue detenido en Bruselas, lo que le lleva a ver que su trabajo estaba prohibida por la Inquisición). Enzinas dedicó su edición al emperador Carlos V, mencionando las tres razones que llevaron a su obra: la garantía de que tal traducción sería servir a Dios y al mundo cristiano, el honor que esto traería a la nación española, y el hecho de que el autor considera la obra como que no viola ninguna ley. [6] De 1556 a 1560, el Dr. Juan Pérez de Pineda publicó una serie de trabajos en Ginebra diseñados para introducir estas ideas en el resto de España. Entre ellos estaba su traducción del Nuevo Testamento, sólo la segunda traducción completa al castellano. Pérez fue ayudado por la traducción de Enzinas '. Sin embargo, la oposición rápida en su país natal llevó a ambos en el exilio. Sin embargo, gracias principalmente a los esfuerzos de un tal Julián Hernández, copias fueron repartidas por contrabando de ellos en iglesias y monasterios católicos. Como Enzinas y Pérez, Julian fue perseguido por los católicos, sino que, a diferencia de ellos, no escapó a las manos de los inquisidores españoles. Lamentablemente, Julian fue traicionado por un supuesto amigo y encarcelado por su "crimen" de contrabando de Biblias. Fue brutalmente torturado por la Inquisición católica. Después de tres años de permanecer firmes en la fe a pesar de la persecución, negándose a denunciar sus convicciones, Julian fue quemado vivo en la hoguera. [7]

Casiodoro de Reina era un monje católico en el monasterio de San Isidoro del Campo, en la ciudad de Sevilla, donde obtuvo un Nuevo Testamento de contrabando de Julián por Enzinas-Pineda. De inmediato se puso a trabajar en lo que sería la más famosa de las primeras traducciones al español de la Biblia, La Biblia del Oso, publicado en 1569. Como Enzinas y Pineda antes él, Reina hizo un amplio uso de diversas fuentes para su traducción, algunos de los cuales se mencionan en su introducción. El trabajo muestra también otras fuentes de segunda mano, que no fueron mencionados por temor a la Inquisición. Los textos básicos utilizados fueron los textos hebreos y griegos disponibles en el momento: el texto masorético hebreo y los textos griegos recopilados y utilizados por Erasmo. Además Reina también utilizó la versión latina hecha en Lyon en 1528 por Sancte Pagnini, la Biblia de Ferrara, la Biblia latina de Zurich y la Biblia latina de Sebastián Castellón. Pero sobre todo, Reina utilizó ampliamente las traducciones al español de Francisco de Enzinas, Juan Pérez y Juan de Valdés. Todos estos libros fueron prohibidos por el compendio católico conocida como el Índice de Libros Prohibidos. Como Enzinas antes de él, Reina buscó la aceptación de la Iglesia Católica y el gobierno español. Desafortunadamente, estos no sólo rechazaron su traducción, pero la declararon ilegal, y perseguidores de cualquier persona involucrada en su distribución. Fue perseguido constantemente por los inquisidores católicos y un precio se colocó en la cabeza. Fue etiquetado como un hereje, un criminal, e incluso fue acusado de ser sodomita por la Iglesia Católica. [Su traducción] fue etiquetado [como] "la edición más peligrosa de la Biblia." [8]

En su dedicación a su edición 1543, Enzinas "apasionadamente postula la conveniencia y la necesidad de traducir los textos bíblicos en su lengua materna y en particular al español." Años antes de morir de una plaga que asolaba Europa, Enzinas escribió a un amigo diciendo: Estoy trabajando con buena conciencia, Dios es mi testigo. Si la gente de este tiempo no me agradecen, espero que otros en el futuro vengan con un mejor juicio, que será mejor servida por nuestros estudios. [9] Más palabras proféticas no podría haber sido escrito, pero, por desgracia, el esfuerzo y el trabajo duro de estos primeros reformadores españoles están todavía para ser apreciado por los traductores bíblicos modernos. Ellos hasta el día de hoy siguen haciendo caso omiso de la sencillez y la verdad presentada por estos estudiosos, alcanzados a través de su estudio riguroso y conocimiento del texto bíblico original. El mejor ejemplo de esto es la forma en que traducen el prólogo de Juan. Logos: Palabra o verbo? En el principio era la palabra [la Palabra] y la palabra estaba con Dios y Dios era la palabra ... todo fue creado por ella y sin ella nada de lo que fue hecho se hizo. En ella estaba la vida ... Ella era la luz verdadera que ilumina a todos los hombres que vienen al mundo. [10]

La fidelidad de los primeros reformadores españoles en la traducción de logos como "Palabra" ("palabra") en lugar de "verbo" (verbo), seguido de pronombres femeninos ("ella, su") en lugar de lo masculino ("él"), ha sobrevivido en pocas traducciones modernas. Pero, por desgracia han sido eclipsados por la versión española abrumadoramente popular conocida como la Reina-Valera, sí influido por la (también) famosa Biblia King James de 1611. Esta versión se ha demostrado una y otra vez, por eruditos católicos y protestantes por igual, ser una de los peores -. No sólo por su estilo anticuado pero, más importante, debido a sus numerosos errores [11] Un ejemplo de esto es la adición persistente desde el año 1500 del único versículo que explícitamente hace una mención trinitaria, 1 Juan 5,7-8, también conocido como el Johannine Comma. [12] La primera edición de la Reina-Valera de 1569 fue revisada posteriormente por una serie de editores y grupos bíblicos a través de los siglos. De hecho, cambiaron el significado de suma importancia que fue primero fielmente traducida de los idiomas originales por el primer católico convertido al protestantismo: Enzinas (1543), Pineda (1556), Reina (1569) y Valera (1602).

El primero en introducir esta interpretación fatal en el texto del prólogo de Juan, cambiando el nombre femenino "Palabra" al masculino "verbo", fue el erudito español Pedrosa Lorenzo Lucena en 1862. Lucena fue un obispo católico que más tarde se unió al rebaño Protestante Episcopal . Su tarea no era sólo cambiar la ortografía anticuada, sino también revisar las formas y expresiones sin sentido en el castellano moderno. En el proceso, él cambió el significado de logos. Desafortunadamente, la traducción de Lucena fue adoptada no sólo por la Iglesia católica, sino por todas las sociedades bíblicas protestantes. Por lo tanto, a partir de 1869, el texto de Lucena aparece en las Biblias publicadas en Londres, Madrid y Barcelona.

Hoy en día la Biblia Reina-Valera, gracias en gran parte a la revisión de Lucena, sigue siendo la versión más popular en español, alcanzando una distribución anual de unos dos millones de copias. Entonces ¿por qué el cambio de la palabra "Palabra" a "verbo"? La respuesta debería ser obvia.

Prejuicio Cristológico

Como cuestión de hecho sólido ... una representación de este tipo es una mala traducción espantosa. Pasa por alto por completo una norma establecida de la gramática griega. Bruce Metzger sobre Juan 1.1. [13] El lector de Juan 1 puede llegar a una interpretación trinitaria sólo con una cristología ya desarrollada. Es por eso que muchos lectores españoles tienen dificultades para leer logos en Juan 1.1 como "Palabra", ya que la traducción de logos en un sustantivo femenino necesita el uso de pronombres femeninos en el resto del prólogo. Es por eso que los traductores eligieron el nombre "verbo" masculino que a su vez fue probablemente tomado del "verbum" de la Vulgata Latina por Jerónimo, una versión hecha famosa desde el siglo 19. Además, cualquier léxico griego confirma que logos significa "palabra" y nunca "verbo". Logos también puede significar: la historia, la causa, la comunicación, la doctrina, la finalidad, la predicación, el pensamiento, la mente, el plan, la actividad, declaración, expresión. Como podemos ver, logos nunca se pueden traducir como "verbo"! Sin embargo muchos diccionarios hoy han añadido un nuevo significado al "verbo": "La Segunda Persona de la Santísima Trinidad".

En correspondencia personal con el Profesor Lynette Dyer Vuong, Instructor en la Universidad de Houston, escribió: Si el traductor que utiliza 'verbo' en vez de 'Palabra' lo hizo sobre la base del género y rechazó 'Palabra' porque es femenina, estaba equivocado ... me pondría del lado de la mayoría y votaría por 'Palabra', lo que, obviamente, significa 'palabra', mientras que 'verbo' generalmente significa 'verbo' ... A mí me parece como si el traductor Reina-Valera puede haber tenido algún sesgo en contra de las mujeres que lo hizo dispuesto a traducir una palabra que se usa para referirse a la deidad, que estaba "con Dios" y "era Dios", con una palabra de género femenino. [Al parecer, ya sea que no sabía o prefirió ignorar el hecho de que la palabra "espíritu" como en el Espíritu Santo es femenino en hebreo. (Es neutro en griego y masculino en latín.)] Los traductores deben dar en la medida de lo posible, el significado de las palabras y mantener sus propios prejuicios y agenda fuera de él. Creo que tienes razón en tu evaluación. Estoy de acuerdo con usted. "

NOTAS:
[1] Juan, Evangelio según The New Encyclopedia Britannica, vol. 6, 15a ed., P 587-588.
[2] Mar 8,26-29; Luc. 9,17-20; Mateo 16,12-16; Juan 20,31.
[3] Ibid.
[4] No sabemos cómo Mateo y Lucas entendieron la concepción de Jesús por medio del Espíritu Santo, sin un padre humano. Para ellos era que el devenir del Hijo de Dios? El "por lo tanto" en Lucas 1:35 ("El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te hará sombra; por lo tanto, el que nacerá, será llamado santo, Hijo de Dios") podría interpretarse en el punto en esa dirección. Uno simplemente no puede suponer que pensaron Mateo o Lucas en un patrón de la encarnación de Juan. Aunque algunos estudiosos piensan Lucas conocía Evangelio de Juan que está lejos de ser cierto; y Juan nunca menciona la concepción de Jesús. Ignacio de Antioquía (ca. 110) es el primero que se sabe había elaborado la concepción y la encarnación cristológica , pues se refiere tanto a Jesús como la Palabra de Dios y el nacimiento de una virgen (Magnesianos 8: 2; Esmirna 1: 1).
[5] Ignacio, Ep.to Mag. 8, c. 110 AD.
[6] P.W. Confort, R. A. Serrano, El Origen de la Biblia, p. 347, 2008.
[7] Rodríguez, la Biblia de Dios, p. 39.
[8] Ibid., P. 40.
[9] Boehmer, Eduard, Bibliotheca Wiffeniana: reformadores españoles de dos siglos, (Estrasburgo 1874), vol. 1, p 155.
[10] El Testamento Nuevo de Nuestro Señor y Salvador Jesu Christo. Nuevo y fielmente TRADUCIDO del Griego original, (POR J. Pérez) en el romance castellano. Venecia, 1556.
[11] "Por lo tanto supersticiosa ha sido la reverencia concedida al Texto Recibido que en algunos casos los intentos de criticarlo o enmendarlo se ha considerado como similar a sacrilegio. Sin embargo, su base textual es esencialmente un puñado de manuscritos minúsculos finales y recogidos al azar, y en una docena de pasajes de su lectura no se apoya en ningún testigo conocido griego "(El texto del Nuevo Testamento, Pág. 106). "La Biblia de las Américas tiene defectos graves ... Estos defectos fueron tantos como para llamar a su revisión" (NVI al Lector, Metzger).
[12] "La Iglesia Católica Romana fue más lenta para rechazar la coma ... El 13 de enero 1897 ... el Santo Oficio decretó que los teólogos católicos no podían 'con seguridad' negar o poner en duda la autenticidad de la Coma. El Papa León XIII aprobó esta decisión dos días después, aunque su aprobación no estaba en forma específica [la autoridad papal plena] ... El 2 de junio de 1927, el más liberal Papa Pío XI decretó que la Coma Johanneum estaba abierto a la discución"(Comma Johanneum, Wikipedia ).
[13] Bruce M. Metzger, Teología Hoy, 10.1 (abril de 1953), p.75.

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿Se debe traducir "palabra" o "verbo"?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.