Avisar de contenido inadecuado

Respuesta al Profesor Scot McKnight

{
}

Respuesta a la pregunta del Profesor Scot McKnight:

Anthony F. Buzzard

 TAGS:undefined

En Internet aparece una observación maravillosamente refrescante de un erudito del NT conocido acerca de cómo Jesús está ausente de los típicos tratados evangélicos sobre el Evangelio. (El profesor no está conectado a nuestra revista, pero su blog es interesante.) Leemos esto: 

"La pieza más influyente de la literatura en el siglo XX fue el tratado evangélico. ¿Por Qué? Debido a que reduce el evangelio a bytes de doctrina y porque ha enmarcado la manera cómo muchos cristianos ahora entienden el mensaje del evangelio. Lo que nos puede sorprender es que la idea central de la enseñanza de Jesús - la venida del Reino de Dios - no aparece en ninguno de los tratados evangelísticos. ¿Porque es eso? ¿Sólo tengo que confiar en la versión de Pablo del evangelio? ¿Es posible, muchos se preguntan, combinar el evangelio de Pablo con el evangelio de Jesús? Lo que nos lleva a esta pregunta: ¿Qué es el evangelio? Y a ésta: ¿Jesús mismo predicó el evangelio o no "?

Mi respuesta a este excelente pregunta es que nuestros lectores estarán más que sorprendidos! Conmocionados y sorprendidos y provocados a la acción, eso sería una buena respuesta, sugiero. Se ha convertido en una creencia arraigada de que Jesús ofreció la salvación a todos los que crean que murió por ellos y fue resucitado. Esto no es, positivamente, no es, lo que Jesús enseñó como el Evangelio de salvación. Los lectores de la Biblia tienen una molesta tendencia a depender de unos pocos "bytes de doctrina" extraída de versos aislados de Pablo. Pero Pablo habría estado sorprendido por la idea de que él, y no Jesús, ¡fue el autor del Evangelio! En todos los intentos de aprendizaje, empezamos por el principio. Hebreos 2: 3 dice bellamente: Jesús fue el predicador original del Evangelio. Hebreos 5: 9 hace eco 'severa advertencia de que la desobediencia a las palabras de Jesús es una trampa mortal. La salvación se da a los que obedecen a Jesús. Sí, ahí está: "La salvación es dada a los que obedecen a Jesús" (Heb. 5: 9). Jesús lo dijo de esta manera: "El que cree en el Hijo tiene vida, pero el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él" (Juan 3:36).
Estas son proposiciones simples olvidadas por mucho. El cristianismo bíblico comienza pidiendo responder obedientemente a la voz de mando de Jesús. Él nos llama a la creencia inteligente y a la obediencia al "Evangelio de Dios sobre el Reino de Dios" (Marcos 1: 14-15). Pablo usa esa frase maravillosa para enmarcar el libro de Romanos: "la obediencia de la fe" (Romanos 1: 5; 16:26.). Es una ilusión pensar que la salvación puede ser adquirida por negarse a escuchar primero las palabras de Jesús! Escucha el grito apasionado de Jesús en Juan 12:48: "El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el último día. "Eso realmente es una suma definitiva maravillosamente clara de todo lo que Jesús dijo y nos dice.
¡Jesús vino antes que Pablo! Y Jesús fue precedido por toda la Biblia hebrea (el 75% de las Escrituras). Y la Biblia hebrea había visto el Evangelio con antelación. Pablo señaló con total exactitud que el Evangelio se había anunciado de antemano a Abraham (Gál. 3: 8). (Invite a su pastor a hacer una serie de sermones sobre lo que era ese Evangelio a Abraham - es un tema fascinante y afecta directamente vuestro destino.) El Evangelio tiene su fundamento en la promesa de la tierra hecha a Abraham (Gn 12, 13, 15 , 17 y nota general a 28: 4 que define la bendición prometida a Abraham: Gal. 3: 14 = Gn. 28: 4). Jesús dijo exactamente eso cuando prometió a los mansos (como sus seguidores han de ser) la tierra: "Bienaventurados los mansos; que van a heredar la tierra, la tierra "(Mat. 5: 5, citando Salmo 37 ¡que repite esto 5 veces.!). La promesa a Abraham en Romanos es exactamente eso, también. "La promesa a Abraham que él sería heredero del mundo" (Rom. 4:13), no se basó en la ley de Moisés, o incluso para mantener las leyes naturales o de los alimentos judíos, sino en creer y obedecer las promesas hechas a Abraham, repetidas por Jesús y Pablo.
Sólo hay un Evangelio y tiene una etiqueta: El Evangelio acerca del Reino de Dios. La promesa de la tierra a Abraham y a su descendencia es ahora la promesa del Reino de Dios a la iglesia internacional, el verdadero Israel de Dios (Gal. 6:16), a diferencia de la nación de Israel a quien Pablo llama "el Israel de la carne" (1 Corintios 10:18).
¡Jesús no es el Evangelio! Una persona no es un Reino. Una expresión , pero muy vaga que "Jesús es el Evangelio" suena bien, pero no es fiel a la Biblia. Es impresionante, pero claro, data de la mente muy filosófico de Orígenes, el autor de la "generación eterna del Hijo" (concepto que más tarde ayudó a desarrollar la idea trinitaria de Dios). Orígenes dijo que el "hoy" de Dios es eterno (cf. Sal. 2: 7). Dijo que Dios no engendró a su Hijo en el tiempo, "hoy", porque "hoy" para Dios ¡no significa "hoy"! Con esta demolición de palabras fáciles la Iglesia partió a "wafflelandia" Orígenes también esperaba que todo ser humano se salvará. Dijo que Jesús es el "auto-Reino" (autobasileia en griego). Esto es demasiado vago para ser útil. "Jesús es el Reino" es tan nebuloso como "Jesús es el Evangelio."
Buscar en la pregunta Evangelio. Pon a prueba la cuestión del Evangelio de esta manera con tus amigos: ¿Vino Jesús a Galilea y dijo: ¿"Arrepentíos porque estoy cerca"? No. ¿Dijo Jesús: "Arrepiéntanse y crean que he venido para morir por sus pecados y resucitar de entre los muertos"? ¡Obviamente y enfáticamente que no! Jesús no comenzó todo con su muerte y resurrección. Y habló del Reino como uno por venir, pidiéndonos orar "Venga tu reino"! Para definir el Reino es posible que desee comenzar con Lucas 19: 11ss y luego añadir quizá (además de cientos de versos) Lucas 21:31. El Reino de Dios es predominantemente la gran revolución en el gobierno mundial a ser provocado por el regreso de Jesús a la tierra (Apocalipsis 11: 15-18).
La enseñanza del Evangelio del Reino toma muchas horas, como vemos en el ejemplo de Pablo en Hechos (19: 8; 20:25; 28:23, 31). Pablo, por supuesto, era un verdadero seguidor y Apóstol, agente de Jesús. Para probar este punto, por favor examine la documentación cuidadosa de Lucas que luchó (¿pero está alguien escuchando?) para mantener la etiqueta que define el Evangelio como el Evangelio del Reino, siempre ante nuestros ojos y en nuestras mentes. Antes de tener la certeza de que usted entiende el Evangelio consulte Hechos 19: 8. Nos encontraremos con toda claridad con el hecho fácil que el trabajo de Pablo de amor por el Evangelio consistió en anunciar el Reino de Dios. Por supuesto, que llevaba a cabo obedientemente las instrucciones de Jesús (Mateo 28: 19-20.). No tenemos duda si sabemos que Jesús dio a sus órdenes de marcha a la Iglesia. Estaban para predicar el Evangelio, que es el Evangelio del Reino, a nivel internacional. Entonces Jesús agregó la promesa estupenda que iba a estar con los que llevan a cabo esta predicación internacional del Evangelio del Reino hasta el final de la edad. El fin de la era, por supuesto, es el momento cuando Jesús regrese en poder y gloria para inaugurar el reino de Dios en todo el mundo.
Para todo esto vea las últimas palabras de Jesús en Mateo 28: 19-20. El evangelio ha sido tan subjetivizado e individualizado. Se ha reducido a una vaga "aceptación de Jesús", recibiéndolo a su corazón (sea lo que se supone que significa precisamente) a falta de una definición clara de lo que a uno se le está pidiendo a creer. El método correcto en toda la predicación del Evangelio es comenzar con Jesús. Y comenzar con Jesús significa escuchar sus palabras. ¿Por qué no tomar a Jesús como nuestro mentor en el evangelismo? ¿Cuál fue el primer mandato de Jesús? Para saber que vamos al comienzo de las cuentas de su ministerio. Mateo, Marcos y Lucas nos dejan sin una sombra de duda. Estas son verdades fáciles alrededor de la cual la unidad se puede construir.
Tanto Juan el Bautista y Jesús después de él tenía un mensaje bien definido para entregar al público, y nosotros somos parte de ese público. Ambos anunciaron que el Reino de Dios o Reino de los Cielos - no hay absolutamente ninguna diferencia de significado - estaba a la mano. Ellos no dicen que el Reino de Dios ha llegado y no era sólo para estar en el corazón. Anunciaron lo que los profetas de Israel habían anunciado por mucho tiempo: que Dios iba a intervenir - en la persona de Su agente supremo el Mesías - y que una revolución mundial está llegando. Será un nuevo régimen mundial que traerá paz a las naciones, la paz que tan evidentemente nos ha eludido durante tanto tiempo como raza humana.
El primer paso en la salvación está pugnando uno mismo, por un cambio radical de la mente y la vida, a creer en esta tremenda proposición sobre el Reino de Dios venga con el Mesías - en su futura llegada en poder y gloria. Es la esperanza para el mundo y para nosotros, por supuesto, como individuos, también. No hace falta decir que la expiación sustitutiva y la muerte de Jesús en la cruz y su regreso a la vida después de 3 días (en el tercer día, Lucas 24:21) como una parte esencial del mensaje evangélico. Pero es sólo una parte de ella. Es la costumbre, pero traicionero, enfrentar a Pablo en contra de Jesús en 1 Corintios 15: 1-3. Pero Pablo dijo que él predicó la muerte y resurrección de Jesús como parte del Evangelio (es protois, entre los artículos de primera importancia). Si utiliza 1 Corintios 15: 1-3 como una definición general del Evangelio contradice a Jesús y contradice a Pablo en Hechos (19: 8; 20:25; 28:23, 31).
Pablo no dijo que la muerte y resurrección de Jesús era el todo del Evangelio. Tampoco en Romanos 10 no se contradice a Jesús al no hacer otra que creer en el mensaje del Evangelio de Cristo (Rom.10:17) el Evangelio. Pablo dijo en Romanos 10:14 que debemos escuchar a Jesús, es decir oírle predicar, para ser salvos - tan mal traducido en la NIV simplemente oír hablar de él (ver ASV y UCSI). La muerte y la resurrección de Jesús no fueron la preocupación principal de la predicación del Evangelio de Jesús. Lo hizo, por supuesto, habló de su muerte y posterior resurrección, sólo en Mateo 16:21. Su primer objetivo fue establecerse a sí mismo como el Mesías y mandarles la creencia en la futura revolución mundial que traerá a la existencia en la séptima trompeta: el Reino de Dios en todo el mundo (Apocalipsis 11: 15-18; Lucas 19: 11ss, 21 : 31). Cuando eso suceda, los santos de todas las edades se levantarán del sueño de la muerte, cambiados en un abrir y cerrar de ojos y la inmortalidad será dada, la vida indestructible. Ellos entonces estarán en condiciones de "arreglar el mundo", junto con Jesús. Desde luego, no se sentarán bajo una higuera con la mirada en el cielo todo el día! Habrá una enorme tarea a realizar, y la vida cristiana ahora es la preparación, por medio del desarrollo de nuestros diversos talentos y el uso de nuestras diversas oportunidades, para ese gran día que viene.
Tenga en cuenta también que los reinos de este sistema mundial actual se convertirán en el Reino de Dios sólo en la futura séptima trompeta. Es un desastre confundir los actuales sistemas malos con el Reino de Dios. Jesús y Dios comenzarán a reinar plenamente en el futuro (Apocalipsis 11: 15-18). En la actualidad Apocalipsis 12: 9 dice que el Diablo está engañando a todo el mundo. En 1 Corintios 4: 8 Pablo advirtió a los creyentes a no pensar que están reinando ¡con Jesús ahora! Ningün texto dice que los cristianos ya han heredado el Reino. El Reino es la esperanza de nuestra herencia (Col. 3:24).

{
}
{
}

Deja tu comentario Respuesta al Profesor Scot McKnight

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.