Avisar de contenido inadecuado

¿Quién heredará la tierra?

{
}

 

 La Tierra de la Promesa, es el nombre bíblico, para el territorio de Medio Oriente, prometido a Abraham y a su descendencia para siempre. Hay un sentido, en el que la Tierra y su futuro, es el tema principal de toda la Escritura, una verdad tristemente oscurecida, por la preocupación muy pagana expresada durante siglos por las iglesias, la preocupación por la partida, entre comillas, del alma al cielo. Después de todo, ¿quién se debe preocupar por la tierra, si el destino cristiano es una vivienda super-celestial, en forma incorpórea, muy lejos de las cargas del tiempo y el espacio?

 Fue en la tierra de la promesa que habitó el patriarca y proto-cristiano, Abraham con su vivienda temporal como un extranjero y extraño, un tipo de turista espiritual.  Pero fue esa misma tierra de la promesa la que él esperaba ocupar un día para siempre.  En ese momento futuro Abraham no sólo vivirá en la Tierra, sino que la poseerá  para siempre.  La tierra era su recompensa y su herencia divinamente garantizada.  Los términos del pacto de Dios con Abraham, son absolutamente claros y totalmente relevantes a la fe del Nuevo Testamento.  En Hebreos leemos lo siguiente: "Por la fe [la creencia verdadera] Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir en herencia, y salió sin saber a dónde iba. Por fe residió como forastero [como un extranjero residente, una persona con green-card ] en la tierra de la promesa, como en un país extranjero, viviendo en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, que eran coherederos de la misma promesa. Siempre deseando la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios ... murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y confesando que eran extranjeros y peregrinos en la tierra "(Hebreos 11: del 8 al 10 y 13).  "Estamos en busca de la ciudad que ha de venir" (Hebreos 13:14).

 Advertimos a nuestros lectores, que nos oponemos a la desfiguración de este pasaje inigualable, al imponerle una esperanza del llamado "cielo" como un lugar retirado de este planeta.  Sugerimos limpiar la mente, de la falsa tradición eclesiástica que ha hecho del inteligente estudio de la Biblia, uno muy problemático, cuando se trata de entender la esperanza bíblica.  Lo que la Escritura nos dice en lo anterior es que Abraham vivió en la tierra prometida, la tierra que Dios le había prometido como su herencia.  Pero él vivió allí como un extranjero, ya que no obtuvo la propiedad de su herencia en vida.  Murió, como lo hicieron los demás patriarcas, en plena fe y la esperanza de que él y ellos serían resucitados, para tomar posesión completa de su legítima herencia, la tierra de la promesa, en la que habían vivido temporalmente.

 Así que, ¿a quien le pertenece la Tierra?  La tierra prometida del antiguo Israel, sin lugar a dudas es la recompensa y la herencia de los fieles, de los cuales Abraham es el modelo y prototipo.  Hebreos está escrito, así como Romanos y Gálatas, a los creyentes en Jesús como el Mesías y no a otros.  Estos libros no fueron dirigidos Judíos inconversos, aunque estos últimos habrían reclamado y todavía reclaman a Abraham como su padre espiritual.  Abraham es contado como alguien que creía en el Evangelio cristiano (Gálatas 3:8). Los  Judíos en general no han aceptado a Jesús como su Mesías.

 Captar la enseñanza de la Biblia sobre el tema vital de la tierra, es uno de los varios factores esenciales unificadores, urgentemente necesarios tanto en la cristiandad dividida, y también entre los Judíos y los árabes divididos.  Dios es el dueño de toda la tierra.  Dios es el que dispone de la Tierra de la Promesa como Él quiere.  Dios ya ha prometido la tierra a la simiente de Abraham por un pacto inviolable (Génesis 12:1 y 7; 13:14 y 15; 15:1 al 7 y 18 al 21; 17:7 y 8).

 

Pero, ¿quién hoy en día, según las Escrituras, califica como la simiente de Abraham?

 Es en este punto, que algunos sistemas de creencias populares causan una confusión radical.  Armados con un versículo de Génesis - "Bendeciré a los que te bendigan [esto es, a Abraham] y al que te maldiga, maldeciré", se ha proclamado en voz alta, que los cristianos de hoy deben tener cuidado para bendecir al Judío nacional.  Los Judíos de Israel moderno, se dice, son la simiente de Abraham y que oponerse a ellos, sería contrario a la instrucción divina en Génesis 12:3.  Algunos incluso creen, que los judíos son casi incapaces de error político, cuando se trata de la posesión de la tierra de Israel.

 

En este punto de vista, se pierde una premisa fundamental del cristianismo del Nuevo Testamento.  Jesús predicó larga y difícilmente a los judíos, en un esfuerzo por convencerlos de que, aparte de la aceptación leal, y la obediencia a él mismo como el Mesías Prometido, no tenían ninguna esperanza de éxito ante Dios.  El Nuevo Testamento es un documento dedicado a ese punto.  Y el Nuevo Testamento debe ser leído en armonía con el Antiguo.  Realmente no hay excusa, para no entender la definición bíblica, de lo que significa simiente de Abraham.  "Si ustedes son cristianos", escribe Pablo, "entonces son descendencia de Abraham y herederos [del Reino ó la Tierra ] de acuerdo con los términos de la promesa" (Gálatas 3:29).  Y la promesa nunca fue otra cosa que la Tierra, la posesión de la tierra para siempre.  Jesús no fue menos claro que Pablo.  "Bienaventurados los mansos", dice a sus discípulos cristianos ", que son los que van a poseer y heredar la tierra" (Mateo 5:5; citando Salmo 37:11).

 La tierra pertenece a Dios y a su Mesías Jesús, y Jesús va a compartir su herencia con los fieles, con el Padre de los creyentes, Abraham (Romanos 4:11, 12 y 16) y con todos los creyentes verdaderos, que ahora constituyen el marco jurídico, y la semilla espiritual de Abraham.

 

Una serie de acontecimientos desafortunados, en los primeros siglos de la historia cristiana, conspiraron para hacer nuestro tema difícil.  En primer lugar, los post-bíblicos griegos padres de la iglesia , entre comillas, influyeron filosóficamente abandonando la recompensa bíblica de la tierra renovada.  Ellos hicieron de la promesa de la tierra, un sin sentido con la introducción de la idea pagana del  llamado "cielo" en la muerte para las "almas de los difuntos", como la recompensa de los fieles.  Este desarrollo colisionó con las claras palabras de Jesús en Mateo 5:5 y Apocalipsis 5:10 que el objetivo cristiano es poseer la tierra con Jesús y reinar en ella.

 

La negación de la promesa abrahámica, de la tierra para los cristianos, dividió a Abraham de sus hijos espirituales y privó a Jesús de su condición de heredero de la promesa de la tierra.  Jesús fue aquel  "uno a quien la promesa [de la tierra] se había hecho" (Gálatas 3:19).  Abraham también fue el destinatario de "la promesa de que sería heredero del mundo" (Romanos 4:13).  No hace ninguna diferencia, si se habla de heredar la tierra, las naciones, el mundo o el Reino de Dios, la ubicación del destino cristiano es el mismo - este planeta renovado y restaurado por la presencia del Mesías que ha de venir  de vuelta a la tierra para resucitar a los muertos creyentes de todas las edades (primera a los Corintios 15:23), y tomar su posición como gobernante de la Tierra.

 

El judío no convertido sigue estando, por desgracia, fuera de los límites del pacto de Dios.  Si a Pablo se lo toma como norma, está claro que no veía ninguna esperanza para sus compatriotas, aparte de su aceptación de Jesús como su Mesías.  Es hacer una tontería la revelación bíblica afirmar, sobre la base de la Biblia, que los judíos que no han aceptado al Mesías tienen ahora derecho a la bendición de la tierra prometida.  Sin duda, es evidente que la expulsión y el exilio de la tierra, fue el castigo por la desobediencia, que afectó a los judíos con un energía tan terrible.  La pena fue ejecutada por Nabucodonosor en el año 586 antes de Cristo y otra vez por Tito en el año 70.

 

Pero hay algo más que decir.  De acuerdo a la visión profética de los profetas y de Pablo (especialmente en Romanos 11) ha de haber un futuro exitoso para la nación de Israel, cuando un remanente del pueblo, colectivamente, se vuelva a Jesús para la salvación cuando venga a rescatarlos en la Gran Tribulación.  Para ese remanente futuro, de Judíos étnicos arrepentidos (no son Judíos por el solo hecho de ser judaizantes) la tierra también les pertenecerá un día. Les pertenecerá porque Dios lo ha prometido por el arrepentimiento, y la obediencia al Señor Mesías (de quien, ellos deberían ser alentados a aprender, aprender del Señor Mesías, no del Señor Dios mismo, sino de su agente. Salmo 110:1 ).

 

Pero hoy en día, fuera de Cristo, el judío no tiene el derecho divino a la tierra.  El profeta Oseas lamentó el hecho, de que Dios había rechazado a Israel de su favor: "Y el Señor dijo: 'su nombre es Lo-ammi [' no es mi pueblo"], porque vosotros no sois mi pueblo y yo no soy su Dios "( Óseas 1:9).  Este rechazo trágico por caso de infidelidad, continuará hasta el feliz día en que se dirá: "Ustedes son los hijos del Dios viviente" (Oseas 1:10).

 

Desde el momento del rechazo de la simiente natural de Abraham, a causa de la desobediencia, se abrió el camino para que la semilla espiritual de Abraham surgiera (Gálatas 3:29).  Jesús fue el principal receptor de las bendiciones, y promesas abrahámicas (Gálatas 3:19).  A medida que la "simiente, a la que las promesas se han hecho" la cual es Jesús, con su Evangelio del Reino, invitó a los Judíos primero, y luego a los gentiles, para unirse a las filas de la verdadera simiente de Abraham.  Judíos individuales pueden arrepentirse en el curso, y unirse a la comunidad de los creyentes mesiánicos en cualquier momento.  El Evangelio es para todos, independientemente del origen nacional.  La profecía sostiene la esperanza, de que un arrepentimiento colectivo nacional de los Judíos, se producirá justo antes de la llegada de Jesús, y bajo la terrible presión de un "holocausto" final referido por Jesús y Daniel como la Gran Tribulación (Daniel 12:1; Mateo 24:21).

 

Argumentar a partir de la Biblia que la Tierra ahora pertenece, por derecho divino, a los judíos que actualmente residen en Israel es argumentar en vano.  Ningún texto otorga la bendición de Abraham con relación a la tierra, a los judíos que permanecen en violación del Pacto nuevo, introducido por la muerte de Jesús.  Argumentar a favor de la política contemporánea con la Biblia, esta igualmente equivocado.  Ni el árabe ni el judío pueden hacer un reclamo especial a la Tierra ahora, basados en la Biblia.  Un judío fuera de la alianza no puede esperar ningún favor especial de Dios.  ¿Por qué debería esperar la nación de Israel a vivir felices en la Tierra cuando la desobediencia, que originalmente provocó su exilio persiste?  Es cierto, por supuesto, que los judíos han regresado a la tierra en algunos números, pero es un cambio en la incredulidad.  La Biblia habla extensamente, de su regreso definitivo en un estado de creyentes y aceptación del Mesías.  Esto aún no ha sucedido.  No habrá ningún avance, para mejora permanente de las cosas en la Tierra, mientras la incredulidad persista.

 

Un árabe cristiano o un judío cristiano, pueden regocijarse que tiene derecho a la tierra (cuando Jesús regrese, no antes) como su herencia cristiana, en el Mesías.  Todos los verdaderos cristianos son actualmente coherederos con Jesús de la Tierra de la Promesa, la Tierra de Israel fue renovada por el Reino de David, para ser restaurada cuando el Mesías venga de nuevo (Hechos 1:6; y 3:21). Por ese día los cristianos deben orar "Venga tu Reino" y esperar a "reinar como reyes sobre la tierra" (Apocalipsis 5:10).  En verdad, como dijo Pablo, debemos regocijarnos en la esperanza de la gloria de Dios.  La gloria es un bien establecido, sinónimo del Nuevo Testamento para la venida del reino (compare con Mateo 20:21 y 10:37 de Marcos, donde la gloria y el reino se intercambian).

 

El odio o prejuicio, en favor de una entidad nacional sobre otra es condenado en la Biblia.  Una reciente locura como la "llamada de atención a los Estados Unidos para matar Judíos" muestra, cuán desesperadamente empobrecido está nuestro sistema educativo, en lo que respecta a la cuestión, de la apreciación del bien en todas las naciones.  Ciertamente, Pablo dice que los judíos fueron honrados en una manera especial por Dios, que les había concedido "la palabra de Dios."  Con ese gran privilegio vino la responsabilidad.  Del mismo modo, los que se han convertido en seguidores de Jesús como el Mesías, son los que "a quienes mucho se les da y de quienes mucho se espera."  Pablo nos advierte a los cristianos gentiles no ser arrogantes.  Hemos de entender que por la gracia de Dios, hemos sido injertados en el árbol de olivas de Israel, para llegar a ser beneficiarios de la promesa de la tierra, dada a Abraham y a nosotros en Cristo.  Dios ha creado de hecho un hombre nuevo.  En la nueva sociedad de cristianos, el origen nacional no es asunto importante.  Colectivamente, la Iglesia puede alegrarse en el honroso título conferido a ella, el Israel de Dios (Gálatas 6:16), la circuncisión, es decir, el verdadero Judío (Filipenses 3:3).

 Jesús fue un judío, el Mesías prometido a Israel y el rey-salvador del mundo.  Él ofrece a todos los que aceptan su Evangelio del Reino participar de su reino venidero.  La herencia del Reino, es simplemente lo mismo que la tierra prometida otorgada a Abraham para siempre.  Así intercambia Jesús el reino y la Tierra: "Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos [por la promesa] es el reino de los cielos ... Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra" (Mateo 5:3 al 5).

 El elemento dominante del paganismo, que entró en la fe en tiempos post-bíblicos sustituyó el cielo, por el Reino de los Cielos, arruinando el tema críticamente importante de toda la predicación del Evangelio del Nuevo Testamento, la venida del Reino.

 

Si los estudiantes de la Biblia, desean leer el libro de Dios, con claridad, entonces verán que se diluirá el concepto de "paraíso para las almas" por completo.  Deberían quejarse insistentemente (y amablemente) cuando otros hablen de "ir al cielo", "ir a casa, al cielo para estar con el Señor", etc. Una revolución es necesaria.  Los relojes deben ser puestos de nuevo.  Particularmente los protestantes deberían estar interesados en saber, que están siguiendo ciegamente el catolicismo romano, cuando se suscriben a la idea pagana del "alma del difunto."  Los cristianos pueden entrar en la presencia de Jesús, solamente por medio de la futura resurrección de los muertos, o al sobrevivir hasta el día de la Venida o regreso de Jesús.  En la actualidad no existe un "paraíso" para el alma del difunto ni tortura en un infierno para los malos.  El cristiano muerto duerme en la tumba, esperando la llegada de Jesús para despertarlo de la muerte, para ponerlo en el Reino prometido en la tierra.  Las implicaciones de esta enseñanza son de largo alcance.  Toda oración a María hacia el cielo, es un peligroso paganismo, sin una palabra de autorización de la Biblia.  Todas las garantías de que los fieles difuntos han sobrevivido como "almas" en el cielo en el momento de la muerte son falsas, una mera reliquia del amado paganismo de los gentiles, pero ajena a la religión de Jesús.  Fe significa creer en las palabras de Jesús y estos son bastante claras: "Los mansos van a tener la tierra [renovada] como su heredad" (Mateo 5:5).

 

La Primera Dama Hillary Clinton, una vez declaró que "Jerusalén es la capital eterna e indivisible de Israel" (en una carta a Ha'aretz).  Su sentimiento es excelente, como una presentación de la promesa bíblica del Reino de Dios, cuando el Mesías regrese.  Una declaración sobre los derechos de los Judíos fuera de la alianza cristiana es más problemática, e incluso podría inflamar falsas esperanzas políticas, tanto en los árabes y como en los Judíos.

 

Jesús sabia mejor que: "Bienaventurados los mansos, porque ellos tendrán la Tierra como herencia" - pero todavía no.

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿Quién heredará la tierra?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.