Avisar de contenido inadecuado

La promesa hecha a Abraham

{
}

La promesa a Abraham

 

Un torrente de luz brillante se derrama en el Nuevo Testamento cuando dejamos de desarraigarlo de su entorno hebreo del Antiguo Testamento. La promesa a Abraham fue que él sería el progenitor del Mesías y que él (y el Mesías) tomarían el control de la tierra y posesión de ella para siempre: "Toda la tierra de Canaán, donde se encuentra ahora a el extranjero, voy a darte a ti y a tu descendencia después de ti, y yo seré tu Dios "(Génesis 17:8).

 

Para cada israelita piadoso el horizonte estaba iluminado con esta gran promesa del pacto. Así fue que las palabras de despedida de Isaac contenían la bendición final para su hijo Jacob: "Que Dios te dé a ti y a tus descendientes la bendición dada a Abraham para que puedas tomar posesión de la tierra en que viven ahora como extranjeros, la tierra que Dios dio a Abraham "(Gen. 28:4).

 

Dos mil años más tarde, cuando el Nuevo Testamento fue escrito, Abraham no había venido personalmente a la posesión de la tierra prometida (literalmente, "la tierra de la promesa [hecha a Abraham]"). Esteban, poco antes de su martirio, explicó que "Dios ninguna herencia le dio a Abraham aquí, ni siquiera un palmo de tierra. Pero Dios le prometió que él y sus descendientes después de él poseerían la tierra" (Hechos 7:5).

 

El escritor a los hebreos sabía bien que Abraham había sido "llamado a ir a un lugar que había de recibir como herencia" (Heb. 11:8), domicilió en la tierra prometida sólo como un extranjero. Lo que Abraham esperaba era la posesión permanente de "la tierra de la promesa." El terreno en cuestión, por supuesto, se encuentra en nuestro planeta y fue esta tierra "que había de recibir como herencia" (Heb. 11:8). Se trata de una ciudad "celestial" ya que es divinamente ordenada por el Dios del cielo y serán bendecidos con la presencia del propio Mesías como el agente de Dios supremo. Pero la herencia garantizada con juramento a Abraham definitivamente estará en la tierra. De otro modo no habría sido invitado a mirar hacia el norte, sur, este y oeste (Génesis 13:14)? El pacto de Dios le aseguró que "voy a dar toda la tierra que ves a ti y a tu descendencia para siempre" (Génesis 13:15). A Abraham no se le pidió mirar hacia arriba al cielo para entender su futura herencia, sino para que supiera lo incontable de su descendencia.

 

El acuerdo formal de Dios para dar la tierra a Abraham se celebra como el fundamento base del plan divino para la humanidad. En tiempos de angustia la esperanza de los fieles para sí mismos es la seguridad de que: "Dios se acuerda de su alianza eternamente, de la palabra que él mandó para mil generaciones, del pacto que hizo con Abraham, el juramento que hizo a Isaac, también lo confirmó a Jacob como un decreto, a Israel como pacto eterno: A ti te daré la tierra de Canaán como porción de tu heredará "(Sal. 105:8-11).

 

En el nacimiento de Jesús, María canta la magnífica bendición de Dios que ha "recordado que ha sido misericordioso con Abraham y su descendencia para siempre, como él dijo a nuestros padres" (Lucas 1:54, 55). Zacarías retoma el cántico de alabanza a Dios que "ha mostrado misericordia a nuestros padres y se acordó de su santa alianza, el juramento que juró a nuestro padre Abraham" (Lucas 1:72, 73). La promesa era para el dominio mundial - un imperio Mesiánico - por medio de Jesucristo, un tema querido por los Apóstoles cuando ansiosamente preguntaron a Jesús, después de un entrenamiento intensivo de seis semanas en los "asuntos del Reino" (Hechos 1:3), "Señor, restaurarás el reino a Israel en este tiempo?" (Hechos 1:6). Este episodio, que causó tanta alegría a Lucas, ha avergonzado a comentaristas cuyos intereses están muy alejados de los intereses de los discípulos escogidos del Mesías. Es hora de que los lectores de la Biblia renuncien a una tradición errónea que critica a los Apóstoles por su pregunta "política" sobre el Reino. Jesús no los reprendió por algún malentendido. La pregunta sobre el Reino y la restauración del gobierno en todo el mundo bajo el Mesías cristiano sigue siendo una pregunta crucial. El cumplimiento del mayor deseo de Jesús y de los Apóstoles espera el regreso de Jesús para gobernar y reinar con sus santos en el Reino venidero.

 

La promesa a Abraham que él sería "heredero del mundo" (Rom. 4:13) espera el cumplimiento en el regreso de Cristo. Mientras tanto, Dios ha permitido amablemente a los gentiles que creen en el evangelio del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo (Hechos 8:12), y que se someten al bautismo, a ser coherederos con Abraham y Cristo. "Si somos cristianos", dice Pablo triunfalmente, "ustedes son descendientes de Abraham y herederos según la promesa" (Gálatas 3:29). ¿Y cuál es la promesa?

 

La promesa garantiza que la "bendición de Abraham" vendrá a los gentiles en Cristo (Gál. 3:14). Ya hemos visto lo que era la bendición en Génesis 28:4: para ganar la posesión permanente de la tierra en la que Abraham, Isaac y Jacob eran extranjeros.

 

A través de la muerte del Mesías somos redimidos por la sangre del pacto. Nuestros pecados han sido perdonados. El perdón está supeditado también a la recepción inteligente del Evangelio acerca del Reino (Marcos 4:11, 12;. Cp Lucas 8:12). A través de la fe en el pacto de Dios con Abraham y David y el Mesías, ratificado y avalado por la muerte de Cristo, debemos esforzarnos para ganar la posesión de la promesa hecha a Abraham. Nuestra esperanza es gobernar el mundo con Cristo cuando él intervenga para asumir su papel mesiánico como el primer gobernante y único y exitoso del mundo. Hasta entonces debemos "vivir una vida digna de Dios, que está llamando [nos] a su Reino y gloria" (I Tes. 2:12).

 

"Cuando el mundo sea regenerado", Jesús promete: "Cuando el Hijo del Hombre venga a sentarse en su trono de gloria, ustedes también se sentarán en doce tronos para administrar las doce tribus de Israel" (Mat. 19:28). "Si sufrimos con él vamos a gobernar como reyes juntamente con él", dice Jesús a través de Pablo a su iglesia (II Tim. 2:12). El apóstol repite el mensaje a los Corintios: "¿No sabéis que los santos van a gobernar el mundo Y si el mundo ha de venir bajo su jurisdicción ..." (I Cor 6:2, Moffat.). Jesús reafirma el objetivo cristiano: "Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, y él las regirá con vara de hierro; él los hará pedazos como la cerámica, así como yo he recibido autoridad de mi Padre "(Apocalipsis 2:26, 27). Y Jesús añade: "El que tenga oídos para oír, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias" (Apocalipsis 2:29). El Mesías se ocupará violentamente del mundo a su regreso. Tal venganza no es característica de él, pero va a ser una expresión necesaria de la ira de Dios. El Señor Jesús "se revela desde el cielo ... en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocen a Dios ni obedecen al evangelio" (II Tes. 1:7, 8). En la actualidad, a los cristianos se les manda de nadie tomar venganza, siguiendo el ejemplo de Jesús cuando vivió en Israel.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La promesa hecha a Abraham

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.