Avisar de contenido inadecuado

Polvo de la tierra y aliento de vida

{
}

La Naturaleza del Hombre

La Naturaleza física del hombre consiste de dos elementos esenciales: (1) el polvo de la tierra y (2) el aliento de la vida. La combinación del polvo de la tierra y el aliento de la vida resulta en un ser viviente o persona.
El registro histórico de la formación del hombre por Dios es la clave para la comprensión de la naturaleza física del hombre. "Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente" (Génesis 2:7).

I. El polvo de la tierra

El hombre está hecho de "polvo de la tierra". (Gen. 2:7) Dios dijo a Adán: "Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo volverás" (Génesis 3:19).

La frase del polvo de la tierra se refiere a los elementos químicos que constituyen el cuerpo del hombre. Dios ha hecho todas las cosas mediante el uso de diferentes combinaciones de un centenar de ingredientes básicos que los hombres han llamado los elementos químicos.

Un análisis químico del cuerpo del hombre revela que consiste de 72 partes de oxígeno, 13,5 partes carbono, 9,1 partes de hidrógeno, 2,5 partes de nitrógeno, 1,3 partes de calcio, 1,15 partes de fósforo, y pequeñas cantidades de potasio, azufre, sodio, cloro, magnesio, hierro , silicio, yodo y flúor. Los primeros seis elementos enumerados en este párrafo, por lo tanto, constituyen más del noventa y nueve por ciento del cuerpo del hombre.

Estos elementos químicos se encuentran en el suelo en varios compuestos. Ellos son absorbidos por las plantas, donde a través de la acción química están preparados para ser asimilados en el cuerpo del hombre. Cuando el hombre ingiere alimentos, algunos de estos elementos se incorporan a su naturaleza física.

Después de la muerte el cuerpo del hombre se descompone y los elementos químicos regresan a la tierra. "Polvo eres, y en polvo te convertirás" (Génesis 3:19). "El hombre volvería al polvo" (Job 34:15). "Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra" (Salmo 146:4). "Les quitas el aliento, expiran, y vuelven al polvo" (Salmo 104:29). "Todo va a un mismo lugar; todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo" (Ecel. 3:20). "Y el polvo vuelva a la tierra, como era" (Eclesiastés 12:7).

II. El Aliento de Vida

El hombre fue formado de polvo inanimado hasta que recibió la vida de Dios. "Y el Señor Dios ... sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente" (Génesis 2:7).
El aliento de la vida es la fuerza vital que permite que el cuerpo del hombre pueda funcionar. Los trabajos notables de cerebro humano y el sistema nervioso son posibles sólo porque esta fuerza divina vital esta constantemente presente en su cuerpo.

La Biblia hace referencia al aliento de vida del hombre como su espíritu. El espíritu del hombre es el aliento de la vida. El término espíritu es la traducción de la palabra hebrea ruah y neshamá y la palabra griega pneuma. Pneuma es lo que en griego es ruaj en hebreo. Espíritu significa aire, aliento, el viento, la energía, la animación, y la manifestación de su poder. Las palabras en en español "neumonía" y "neumática" se deriva de la palabra griega pneuma.

El hombre recibe el aliento de vida o poder del espíritu de Dios, el Espíritu Santo (Job 33:4; 27:3). Los animales también tienen aliento de vida (Génesis 7:21, 22). La respiración del animal es la misma en el hombre (Eclesiastés 3:19). A la muerte del hombre, la vida vuelve a su Dador (Salmo 104:29, 30; 146:4;. Eclesiastés 12:7; Job 34:14, 15).

El aliento de vida del hombre o el espíritu no es un ser o una entidad en sí misma. Permite que la mente del hombre trabaje, pero no posee una mente independiente del cerebro humano. El aliento de vida hace que el cerebro y el sistema nervioso funcionen, pero no tiene capacidad de pensar, sentir, o tener voluntad en sí mismo.

El aliento de vida no es algo que tiene conciencia separada del cuerpo del hombre. El aliento de vida deja el cuerpo del hombre con la muerte. "Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra, en ese mismo día perecen sus pensamientos" (Salmo 146:4). Cuando el espíritu deja el cuerpo del hombre sigue siendo el poder impersonal, inconsciente de Dios que hace que el hombre viva. El cerebro del hombre y el sistema nervioso son partes del cuerpo del hombre. Cuando son sepultados en la tumba regresan a la tierra. Cuando el aliento de vida ha salido de su cuerpo, el hombre está muerto. Cuando su cerebro y el sistema nervioso están separados del poder de la vida que los hizo funcionar, el hombre pierde el conocimiento. "En ese mismo día perecen sus pensamientos."

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Polvo de la tierra y aliento de vida

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.