Avisar de contenido inadecuado

La manía de arruinar el idioma

{
}

Alertas con el Idioma

Anthony F. Buzzard 

Hebreos 1:5 dice con referencia al Mesías: "¿A cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy? o, Yo seré para él padre, y él será mi hijo? "( Biblia en Inglés básico).


 El marcado contraste entre el mesiánico Hijo de Dios y los ángeles ofrece un testimonio-roca firme sobre el hecho de que el Mesías no era un ángel. Esto no ha disuadido a los Testigos de Jehová que rodean el globo con su enseñanza, que identifican al arcángel Miguel con Jesús.

 El lenguaje bíblico proporciona una clara profecía de la venida a la existencia del Hijo de Dios. El Nuevo Testamento celebra este maravilloso evento con simplicidad transparente (véase también Lucas 1:35; Mat 1:20, Hechos 13:33, hablando de la procreación / principio del Hijo, mientras el v. 34 habla de su resurrección; Juan 5:18, no la VR).

 Una charla reciente sobre el "matrimonio gay" apunta a la facilidad alarmante con que el público permite llanamente ingresar nuevos significados en nuestra lengua preciosa. El Diccionario Webster es aceptado como un estándar para la evaluación de lo que queremos decir con las distintas palabras que usamos para comunicarnos con los demás. Pero el Webster recientemente ha sido violado, y a nadie parece importarle mucho. "Matrimonio" es un término bien establecida de nuestro vocabulario. Significa la unión de un hombre y una mujer. Eso es lo que ha significado desde tiempos inmemoriales. Eso es lo que dice el diccionario que significa. Hasta hace poco todos habíamos acordado cumplir con esa definición. ¿Con qué autoridad puede, entonces, esa palabra ahora tomar un nuevo significado? ¿Quién tiene el derecho de cambiar el sentido de la lengua? Al parecer,  matrimonio ahora también significa la "unión" de dos miembros del mismo sexo.

 Con la modificación del significado de las palabras viene una alteración en nuestro pensamiento. ¿Por qué, dicen muchos, que "matrimonio" no debería significar lo que siempre quiso decir? Otros Argumentan: Somos gente de progreso. Debemos avanzar con los tiempos. "Matrimonio" es una palabra hermosa, y no pasará mucho tiempo para nosotros dar cabida en nuestro pensamiento a la idea de que el "matrimonio gay" es algo que debe ser aprobado.

 Este ejemplo actual de la perversión del lenguaje - el colapso de la comunicación inteligente - en aras del "progreso" o la modernidad es bastante obvio. Menos obvio es el idioma extraordinario por el cual los feligreses y estudiantes de la Biblia definen satisfechos su creencia más básica. En la instrucción de las mañanas de domingo, semana tras semana han aceptado la idea de que Jesús, el Hijo de Dios, fue "eternamente generado." Así lo dicen los credos que han resistido durante siglos, y nadie parece darle a este notable par de palabras un momento de atención.

 Tampoco aparentemente alguien predica sobre este principio más fundamental. Pocos parecen saber que la "generación eterna" fue un término forjado después de siglos de disputa eclesiástica: Se resolvió, so pena de herejía, que uno no debe formular una objeción a que Jesús, el Hijo de Dios fue "engendrado antes de los siglos." Fue, en otras palabras "eternamente engendrado". "Nunca hubo un momento en que no lo fue." En esa convicción su iglesia probablemente toma su posición. Pero poco se ofrece a modo de exposición de esa increíble frase "generación eterna."

 ¿Es eso realmente lo que enseña la Biblia? ¿Tiene "generación eterna", incluso un significado de acuerdo con el RAE o cualquier otro diccionario? ¿Cómo puede alguien ser "eternamente engendrado"?

La Biblia es un libro que habla claramente acerca de los padres y madres, hijos e hijas. Nos habla del Creador de todas las cosas como "nuestro Padre". Enumera los padres como a los que "engendran" y a los niños como aquellos que son "engendrados." La palabra "hijo" es, por mucho, el sustantivo hebreo más frecuente en el Antiguo Testamento (unas 5.000 veces). Toma tu Webster o cualquier diccionario. Engendrar significa "traer a la existencia, dar existencia a, causar venir a la existencia, engendrar, procrear."

¿Queda claro? Cuando una persona es engendrada, él entra en existencia. "Engendrar" es el punto de origen y procedencia. Es la palabra que marca el inicio de la vida. Todos los hijos e hijas son "engendrados" por sus padres y nacidos de sus madres. Sin excepciones, a menos que usted esté hablando de Adán, cuya creación fue desde el polvo de la tierra (y Eva, que tuvo un inicio anormal!). Debido a que Dios dio existencia a Adán, la Biblia dice que él era "hijo de Dios" (Lucas 3:22). Dios fue su creador y padre. Dios le trajo a la existencia a partir de la no existencia. La vida de Adán tuvo un comienzo en el tiempo y se derivó del Padre.

Esto es cierto también del segundo Adán, Jesús. Exactamente el mismo lenguaje de Jesús, el Hijo de Dios. Él fue engendrado, le fue dada la existencia, origen, se lo procreó. Y sucedió en la historia, en el tiempo. Si un hijo es engendrado, se deduce inexorablemente que "hubo un tiempo en que no existía."

Pero esta declaración, en algunos círculos, es suficiente para alertar a la policía "teológica" de hoy que va a oler una herejía y, con el más sincero de los motivos, le informan que usted no es cristiano.
Verdaderamente la gente de las iglesia está en la necesidad de un pensamiento claro acerca de quién es Jesús.

Los hechos en lenguaje sencillo sobre "engendrar" en la Biblia no han impedido a los teólogos la invención de un significado de "engendrar", que no puede tener. Ellos han dicho que en el único caso de Jesús, el Hijo de Dios, no fue engendrado a secas, sino "eternamente engendrado." ¿Qué? "Engendrar", recuerde, significa dar existencia a alguien, para iniciar su existencia. Entonces, ¿cómo se puede ser "eternamente engendrado"?

La respuesta es que en las leyes del lenguaje establecido, bíblico y de otra materia, tal cosa es imposible. Es pura contradicción. No se puede dar existencia a algo que ya tiene existencia. No se puede dar vida a lo que ya tiene el ser. "Eternidad" describe lo que está fuera del tiempo. Engendrar significa traer a la existencia en un punto del tiempo. "Generación eterna" significa un "principio sin comienzo", "principio sin inicio." Estas son frases que nada comunican y que por ello carecen de sentido.
Sin embargo, son los pilares de la estructura de las enseñanzas de la Iglesia histórica acerca de quién es Jesús.

Los feligreses, por millones están comprometidos con la creencia de lo que "eternamente engendrado" comunica, ¿pero qué si esto equivale a nada? Peor que eso, lo que si es verdad es que generación eterna es una imposibilidad verbal. A continuación, el credo ha pronunciado palabras sin significado, así como contradecír la Biblia. No se puede ser "eternamente engendrado." ¿Y si este término obstruye la gloriosa verdad que el Mesías era real y verdaderamente un miembro de la raza humana - un pionero adecuado y un modelo para el resto de nosotros?

"Generación eterna" elimina al Hijo de Dios de la historia y la realidad. Deja el cerebro en una niebla. Es un abuso de las leyes conocidas de la lengua. A menos, por supuesto, que usted se comprometa a distorsionar el significado de las palabras como cuando se habla de "matrimonio gay" - la unión de un hombre y una mujer que en realidad es una unión de dos hombres o dos mujeres.

No es sin razón que el teólogo Wolfhart Pannenberg se opone a la idea imposible que un hijo puede a la vez tener un principio y no tener un principio: "el Hijo no puede al mismo tiempo consistir en su preexistencia y todavía tener su origen sólo en la procreación divina de Jesús en María "(Jesús, Dios y hombre, p. 143). En otras palabras, es absurdo decir que el Hijo comenzó a existir si te refieres a que siempre ha estado en existencia. Pannenberg sostiene con razón que el "nacimiento virginal" [procreación virginal] está en contradicción irreconciliable con la cristología de la Encarnación. En un lenguaje sencillo, la enseñanza bíblica de que el Hijo de Dios recibió su existencia en el tiempo y el espacio, por milagro (Mateo 1:20, Lucas 1:35) es totalmente incompatible con la noción de que el Hijo de Dios no tiene principio - que fue "eternamente engendrado."

¿Los trinitarios no se dan cuenta de que están comprometidos con este tipo de lenguaje insondable? Uno de sus principales exponentes, escribió: "Jesús es Dios unigénito, procediéndo por la generación eterna del Hijo de Dios por el Padre en un engendramiento que NUNCA  tuvo lugar porque SIEMPRE FUE" (Dr. Kenneth Wuest en Juan 1:18). Esta declaración, pensamos, es el resultado inevitable de abandonar el sentido establecido de palabras.

{
}
{
}

Deja tu comentario La manía de arruinar el idioma

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.