Avisar de contenido inadecuado

En Juan 1:1: la palabra no es una persona

{
}

Juan 1:1 - Caveat Lector (¡Cuidado Lector)

Anthony F. Buzzard

 

Un día, es probable que estalle una tormenta teológica, sobre la traducción de Juan 1: del 1 al 3, en nuestras versiones estándar. En la actualidad, al público se le ofrece una amplia gama de interpretaciones, desde la puramente literal hasta la libremente parafraseada a voluntad. ¿Pero estas traducciones, representan la intención de Juan? ¿Han servido a veces como un arma, en las manos de la ortodoxia cristiana, para hacer cumplir las decisiones de los credos, y concilios post-bíblicos?

 

Según las conclusiones de un estudio monumental, sobre el origen de Cristo en la Biblia (Karl, Josef Kuschel, en su obra, "Nacido antes de todos los tiempos. La polémica en torno al Origen de Cristo", New York: Crossroad, 1992.) Es en la Biblia, que los lectores instintivamente "oyen" el texto de la siguiente manera. "En el principio era Jesús y Jesús estaba con Dios y Jesús era Dios."

 

Esta comprensión del pasaje, ofrece un apoyo vital a la doctrina tradicional de la Trinidad, a partes iguales por el Padre y el Hijo desde la eternidad. La versión en Inglés Contemporáneo va mucho más allá del griego y nos da: "La Palabra era la que estaba con Dios". Sin duda, de acuerdo a esa versión, esa palabra significa un Hijo eterno.

 

¿Por qué, se pregunta Kuschel, se saltan los lectores de "palabra" a "Hijo"? El texto dice: "En el principio era la palabra," no dice, "En el principio era el Hijo." La sustitución de "hijo" por "palabra", ha tenido consecuencias dramáticas. Pero el texto no garantiza el cambio.

 

No hay ninguna mención directa del Hijo de Dios, hasta que llegamos al versículo 14, donde "el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, la gloria de un Hijo único, lleno de gracia y de verdad."

 

Considere este hecho muy notable e informativo: si uno tiene una copia de la Biblia en Inglés, en cualquiera de las ocho versiones disponibles en inglés, antes de la aparición de la versión King James en 1611, se podría obtener un sentido muy diferente en los primeros versos de Juan: "En el principio era la palabra y la palabra era con Dios, y la palabra era Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de ello, y sin ello nada de lo hecho, fue hecho."

 

"Todas las cosas fueron hechas por medio de ello [la palabra]", no "por medio de él (Jesus)." Y es por esto que esas versiones en inglés, no se apresuraron a la conclusión, al igual que la KJV y sus seguidores, que la palabra era una persona antes del nacimiento de Jesús. Si todas las cosas fueron hechas por medio de "la palabra" como una "cosa", tenemos un significado muy distinto. La "palabra" no sería una persona existente junto a Dios, el Padre desde la eternidad. El resultado: uno de los principales elementos de los sistemas tradicionales, acerca de los miembros de la Deidad, sería eliminado.

 

"En el principio era la Palabra". No hay ninguna justificación en el original griego para colocar una letra mayúscula "P" en lugar de "palabra", y convertirlo en una persona. La pregunta es, ¿qué entendieron Juan y sus lectores por "palabra"? Es bastante obvio que hay ecos de Génesis 1:1 al 3: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra ... Y Dios dijo [el uso de su palabra] '. Hágase la luz'" "dijo Dios" significa "Dios pronunció Su palabra, "el medio de su actividad creadora. Y así, en Juan 1:1 Dios expresó su intención, su palabra, su auto-revelación, la palabra creadora. Pero absolutamente nada en el texto (aparte de la letra mayúscula entremetida en "palabra" en nuestras versiones) nos haría pensar que Dios estaba en compañía de otra persona. La palabra es la que Dios habló, de hecho sólo, "la palabra de Dios." Y su palabra no es otra persona, obviamente.

 

Un sensible estudio de la Biblia sería necesario, para que veamos en el fondo del pensamiento de lo que Juan entiende qué significa "palabra". La "palabra" había aparecido muchas veces en la Biblia hebrea, conocida tan bien por Juan y Jesús. En ninguna ocasión "palabra", significa algo más que una palabra, promesa, proyecto, etc. Nunca un ser personal. Siempre en el ámbito de la mente - una expresión, una palabra.

 

Sería un grave error de interpretación, descartar el masivo testimonio del significado de "palabra" en la matriz hebrea,en la que Juan escribió, y adjuntar a ella un significado que nunca tuvo, de “portavoz” o una "persona", incluso en ningún léxico de la Biblia hebrea, aparece "Davar" (en hebreo, "palabra") como una persona, Dios, ángel u hombre.

 

"Y la Palabra era con Dios". Así se leen nuestras versiones. Y así el griego podría traducirse, si uno ya ha decidido, contra toda evidencia, que por "palabra", Juan quiso decir, una persona, el Hijo de Dios, vivo antes de su nacimiento.

 

Debe tenerse en cuenta el idioma hebreo. Sin una idea del trasfondo hebreo, como tantas veces en el Nuevo Testamento, se nos priva de una clave vital para la comprensión. Podríamos preguntarle a un anglo parlante, "¿Cuándo estuvo tu última palabra 'contigo'?" El hecho cierto es que en Inglés, que no es el lenguaje de la Biblia, una "palabra" nunca esta "con" usted. Una persona puede estar "con usted", sin duda, pero no una palabra.

 

Sin embargo, en la literatura sapiencial de la Biblia y otras fuentes judías, una "palabra" puede ciertamente estar "con" una persona. Y el significado es que un plan o propósito, una palabra, se mantiene en el corazón, lista para su ejecución. Por ejemplo Job le dice a Dios (10:13): "Contigo" sin embargo, están estas cosas que has ocultado en tu corazón. Sé que esto es así "La Nueva Versión Estándar Americana, da un sentido más inteligible al leer:" Yo sé que esto esta dentro de ti. "

En Job 23:13 y 14 se dice de Dios ", lo que su alma desea, lo que hace, porque él realiza lo que ha determinado de mí, y muchos decretos que están con él", es decir, por supuesto, que los planes de Dios están almacenado en su mente. La Palabra de Dios es su intención, que se celebró en su corazón, de como planea llevarla a cabo en el mundo que Él ha creado. A menudo lo que Dios tiene "con Él" es el decreto que Él ha planeado: "Ésta es la porción del hombre impío, que esta con Dios, y la herencia que los tiranos reciben del Todopoderoso" Con esto podemos comparar un pensamiento similar: "Esta es la porción de un hombre malo, de parte de Dios y la heredad de él" (Job 20:29).

 

O tomemos el concepto relacionado de la "Sabiduría". En Job encontramos lo siguiente: "El abismo dice:" Es que [la Sabiduría] no está en mí. "Y el mar dijo:" No está conmigo '"(Job 28:14). Tener la sabiduría o la palabra "con" uno es tenerla en la mente y el corazón. "Con Dios está la sabiduría y la fuerza. Suyo es el consejo y la inteligencia" (Job 12:13).

 

En Génesis 40:14 leemos: " Tenme en cuenta cuando el bien este contigo", y el texto dice literalmente "Acuérdate de mí cuando estés bien ..." De todos estos ejemplos queda claro que si algo está "con" una persona, esta presente en la mente, a menudo como un propósito o plan decretado.

 

Así, en Juan 1:1, "En el principio Dios tenía un plan y ese plan era en el corazón de Dios y era en sí mismo 'Dios'." En otras palabras, el plan era la expresión misma de la voluntad de Dios. Era un plan divino, un reflejo de su ser interior. A Juan le gusta la palabra "era", lo que no siempre es un "era" de identidad estricta. Jesús "es" la resurrección ("Yo soy la resurrección"), "Dios" es "espíritu". "Dios" es "amor y luz". Bueno, Dios no es en realidad uno a uno idéntico con la luz y el amor, y Jesús no es literalmente la resurrección. "La palabra era Dios" significa que la palabra era totalmente expresiva de la mente de Dios. Una persona "es" su mente, metafóricamente hablando. Jesús es el único que puede llevar a cabo nuestra resurrección. Dios se comunica a través de Su espíritu. La palabra es el índice de la intención y propósito de Dios. Fue en su corazón, expresivo de su propio ser. No como el sentido que los traductores quieren imprimir ", que era la Palabra de Dios y compartió su naturaleza", que "el Verbo era Dios." La palabra, entonces, más bien es la expresión divina, el ser mismo de Dios, revelado. Esto vino a su expresión perfecta en el ser humano, Jesús.

 

Por supuesto, si se ha dado un primer paso en falso, al suponer que la "palabra" en el principio era el "Hijo", la frase "la palabra era Dios" no puede sino confirmar la impresión de que hay dos miembros de una Trinidad, y ambos son Dios. Sin embargo lo problemático e ilógico es este salto (muy anti judío) es una dualidad en Dios, los lectores de la Biblia han sido condicionados para dar ese salto sin dolor, aunque Juan y Jesús en otra parte demuestran ser creyentes en el monoteísmo unitario, de la gran herencia judía: dirigiéndose al Padre, Jesús dice de manera inequívoca: "Tú, oh Padre, el único que es verdaderamente Dios" (Juan 17:3). Se refiere de nuevo al Padre como "el único que es Dios" (Juan 5:44). Estos son ecos del monoteísmo puro de la Biblia hebrea. Dios es en el Nuevo Testamento "el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo." Jesús tuvo y tiene un Dios, y es el Padre, el Único Dios de Juan 17:3. Cómo funciona exactamente igual que el Antiguo Testamento: "¿Acaso no tenemos todos un mismo Padre, no nos ha creado un mismo Dios?" (Malaquías 2:10). Qué bien armoniza con esta gran declaración del credo de Pablo: "Para nosotros los cristianos hay un solo Dios, el Padre,[ y nadie más que Él]" (véase primera de Corintios 8: 4 al 6).

 

"En el principio era la palabra divina y se almacenaba en el corazón de Dios y era su propia expresión creativa. Todas las cosas fueron hechas por medio de la palabra divina, y sin ella nada hecho, fue hecho ... Y se convirtió la palabra ó el plan en carne, se realizó en una persona humana, y habitó entre nosotros ". Que viva expresión, del íntimo propósito de Dios para la humanidad en Jesucristo, el hombre sobrenaturalmente concebido como el Hijo de Dios. Lucas no tenía ninguna duda sobre la razón y la base, para Jesús tener derecho a ser llamado el "Hijo de Dios". Era como una consecuencia del milagro sobrenatural que se produjo en el seno de María que Jesús es verdaderamente "el Hijo de Dios." "Por eso en realidad (dio kai) será llamado Hijo de Dios" (Lucas 1:35). De hecho, como Mateo, Lucas y de hecho Pablo, Jesús "es" la sabiduría, la sabiduría encarnada en una persona que vive y respira, que entró en el mundo y a la existencia consciente, a través del nacimiento de su madre, un verdadero hombre, el postrer Adán, Hijo de David, Hijo de Dios y Mesías. Jesús es la revelación única y definitiva de Dios.

 

Si leemos Juan y su introducción de esta manera, nos encontramos con él proclamando, juntamente con los otros evangelistas, el hecho sumamente importante que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios. En esa gran verdad, la iglesia ha de ser fundada (Mateo 16:15 al 18) y unida, y por ese solo propósito, para demostrar e instar a la creencia en Jesús como el Mesías, Juan escribió su Evangelio entero (Juan 20:31.)

 

{
}
{
}

Deja tu comentario En Juan 1:1: la palabra no es una persona

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.