Avisar de contenido inadecuado

El Islam por Pablo Santomauro

{
}

 

El Islam 
por Pablo Santomauro

PARTE  1

Introducción

Bien, en esta noche, una introducción al islam; la haremos a la luz de los acontecimientos mundiales y a luz de la verdad bíblica. Corresponde aclarar que nuestro análisis será hecho desde un punto de vista objetivo. Las cosas que vamos a decir aquí no van dirigidas personalmente contra ningún musulmán, ni serán dichas con ánimo de ofender. En algunos momentos la verdad puede ser dura, pero debe decirse.

Parte de nuestra tarea cristiana de amor es decir la verdad y confrontar a la gente de las sectas y las religiones mundiales con la realidad de sus propias creencias, con la esperanza de que vislumbren la irracionalidad de éstas y la total inefectividad de sus doctrinas y prácticas en cuanto a ganar la vida eterna o el favor de Dios.

En setiembre 11 del 2001, se cruzó una línea crítica cuando miles de ciudadanos fueron masacrados en Nueva York. La misma línea es cruzada casi todos los días en Israel, con violentos ataques contra hombres, mujeres, ancianos y niños por parte de los suicidas palestinos y terroristas bien entrenados, todo en nombre del Islam.

Corresponde señalar que no todo el que se dice musulmán es un terrorista. No todos los que profesan ser musulmanes son violentos, pero no podemos negar que la amenaza proviene de grupos cuya filosofía y forma de actuar tiene sus raíces en las enseñanzas de una religión, el Islam.

Estas enseñanzas tienen sus orígenes en un profeta llamado Mahoma (Mohammed/ Muhammad / Mohamád).  Quedaron estampadas para la posteridad en el Corán, libro sagrado y supuestamente inspirado y escrito por Allah en el cielo (Hadith no. 643, vol. 9 – Cit. Morey, p. 200), y descendido del cielo directamente por el ángel Gabriel, y entregado a Mahoma para ser presentado a los fieles.

En la noche de hoy, es obvio que no podremos abarcar todo el espectro religioso-sociopolítico y cultural que encompasa el tema, pero ciertamente vamos a aprender a rasgos generales los elementos más esenciales de esta religión que ha pasado a ser de relevancia mundial, y que juega y jugará un papel importantísimo en el futuro profético de la Biblia.

Confesión principal (primero de 5 pilares en el islam)

La ilaha illah’ muhammmadun rasulu’llah.

“Hay un (solo) Dios, Mahoma es el enviado de Dios”

“Hay un solo Dios, y Mahoma es su profeta”

Nombre de los seguidores del islam:

Muslime – Musulmán (equivalente persa): el que está completamente entregado a la voluntad de Allah.

Mahometanos: Otro nombre para musulmán.

Mahometismo: Otro nombre para el Islam.

Esta última terminología es rechazada por ellos porque argumentan que podría entenderse en el sentido de que ellos adoran a Mahoma, el fundador del Islam, cosa que ellos consideran idolatría.

Significado de la palabra “islam”

¿Qué significa la palabra “Islam”? No tiene caso que hablemos del Islam y no sepamos lo que la palabra significa.

Los musulmanes nos dicen que significa “sumisión”, y ellos agregan que se trata de sumisión a la voluntad de Allah. Suena muy bien, sobre todo si no conocemos la voluntad de Allah. Se escucha bien, sobre todo si nuestra mente lo conecta con la idea que tenemos los cristianos de someternos a la voluntad de Dios.

Yo voy a leer de este librillo que tengo en mis manos. Es publicado por el “Islamic Affairs Department“, publicado por la Embajada de Arabia Saudí en Washington D.C., y llamado “Undestanding Islam and the Muslims” (Entendiendo el Islam y a los Musulmanes).

Por favor, entiendan que esto es un documento oficial. Proviene del gobierno del país que es la cuna del Islam. Esto no está publicado por mi vecino Razool Ahmid, el dueño de la gasolinera ARCO de la esquina de mi casa, ni por Mister Mahmoud, el verdulero de la zona.

Leo de la publicación en cuestión:

La palabra árabe “Islam” simplemente significa sumisión, y deriva de una palabra que significa “paz”. En el contexto religioso significa completa sumisión a la voluntad de Dios“.

Aclaramos que el librillo no usa la palabra Allah sino en pocas ocasiones – esto tiene un propósito, diluir la diferencia entre Allah y Dios tal cual lo entendemos en occidente.

Dos errores intencionales en esta declaración:

1. ¿A qué clase de sumisión se refiere la palabra Islam?

En realidad es una palabra árabe que en su origen se refiere a un atributo de virilidad, y en sí describe a alguien cuya conducta en el campo de batalla es heroica.

Es una virtud que desde el punto de vista de los primeros árabes, implica la idea de desafío a la muerte.

“Islam” no significaba “sumisión” originariamente. La palabra expresa una característica de los guerreros del desierto, aquellos que a pesar de estar en desventaja peleaban hasta morir por defender su tribu.

No me crean a mí, véanlo en Jane Smith, “An Historical and Semitic Study of the Term Islam as Seen in a Secuence of Quran Commentaries”, University of Montana Press, for Harvard University Dissertations, 1970.

Se puede también consultar la siguiente fuente al respecto: William Montgomery Watt, Muhammad’s Mecca (Edimburgh: Edimburgh University Press, 1988, pp. 18-19).

2. ¿Deriva la palabra “islam” de la palabra “salam” (paz)?

Uno de los argumentos que los apologistas del Islam usan para convencernos de que el Islam es una religión de paz, es que la palabra “islam” deriva de “salam” (paz).

Es cierto que las dos palabras (”islam” y “salam”) tienen la misma raiz gramatical, “salama”.

Muchas palabras pueden derivar de la misma raíz, pero eso no quiere decir que significan lo mismo.

Ejemplo en español:

a) misericordia – Palabra que conocemos, significa clemencia, lástima, compasión, disposición a perdonar y ser bondadoso.

b) miserable – Todos sabemos lo que quiere decir, no necesito definirla.

Las dos palabras tienen la misma raíz : “miserere” (del latín). Sin embargo tienen un significado totalmente diferente, nada que ver el uno con el otro.

Es como si yo intentara decirle a una persona que no sabe español, que “miserable” quiere decir misericordia, porque ambas tienen la misma raiz, ¿me explico?

Un ejemplo en árabe:

Cuando Mahoma enviaba misivas a los reyes de los países y tribus de la zona, invitándolos a rendirse a su autoridad, él terminaba sus mensajes con dos palabras derivadas del mismo infinitivo “salama”: “Aslem, Taslam”.

Las dos palabras significan, traduciéndolas: “Ríndanse y se salvarán” (o estarán a salvo) – En otras palabras: “O se someten, o mueren”.

¿Dónde está la paz en esta frase? Se oye más bien como la paz de los sepulcros.

Conclusión: “islam” y “salam” tienen la misma raiz, pero quieren decir cosas diferentes – No caigan en la trampa de similitudes de deletreado. Estas son falacias “fonéticas”. Más adelante estaremos viendo algunas. <>

PARTE  2

Breve historia del origen del islam

Fundador: Mohammed (Muhammad – Mahoma – Muhamád)

Mahoma nació en el 569/570 d.C. en la Meca (Makkah), una de las ciudades principales de la península arábiga, centro comercial y paso obligado de las caravanas que iban desde Yemen hacia el Cercano Oriente.

También era un centro religioso de peregrinación. Ya existía allí un santuario llamado “Caaba” (Cubo) – con alrededor de 360 ídolos , incluyendo una piedra negra objeto de especial veneración por parte de las tribus del desierto (un trozo de meteorito, según fuentes confiables).

Estas tribus estaban siempre en guerra entre sí. La peregrinación a la Caaba era posible porque se respetaba una tregua anual durante cierta época. La tregua se terminaba y continuaban los enfrentamientos. Esta es la dinámica con que se relacionaban los habitantes de la península y que en cierta forma permanece hasta el día de hoy en la cultura.

Es conocido el “cartoon” o caricatura del musulmán que va persiguiendo a alguien con una daga cuando justo dan las cinco de la tarde, la hora de la oración. Se detiene, desenrolla la alfombra, se postra en dirección a Meca y realiza la oración. Una vez finalizada, enrolla su alfombra, empuña su daga y continúa la persecución.

El caricaturista captó aquí sin lugar a duda el espíritu de la religión. Una religión que ampara bajo un manto de piedad el pecado detestable, entre otros, de la muerte a sangre fría.

Mahoma nació en una familia de bajos recursos perteneciente a una rama empobrecida de la poderosa tribu coreyxita. Esta tribu controlaba el comercio y el culto en Meca.

Su padre, Abdallah, murió antes de que Mahoma naciera, y su madre Amina murió cuando él tenía unos seis años de edad. Debido a que quedó huérfano a temprana edad fue criado por un tío que conducía camellos en las caravanas a través del los territorios de Irak y Siria.

A los 12 años Mahoma tuvo contacto y fue influenciado por ermitaños cristianos (de doctrina cristiana hereje principalmente) y mercaderes judíos . A los 25 años se casó con una viuda rica llamada Khadija.

Mahoma recibió el llamamiento (revelación) para ser profeta cuando tenía 40 años (así va la historia). Su mensaje era simple y claro: “no hay más que un solo Dios y ese es Allah”. Claro que su concepto de Dios fue muy distinto al de los cristianos, o sea, el Dios de la Biblia (lo cual veremos hoy).

 

Primera visión

El Corán nos muestra cuatro diferentes versiones de cómo ocurrió el llamado a ser profeta y apóstol:

1.     Sura 53: 2-18 / Sura 81: 19-24 – Allah mismo se le aparece a Mahoma en forma humana y lo llama al ministerio de profeta y apóstol. Mahoma lo vio y lo oyó.

2.     Sura 16:102 / Sura 26: 192-94 – El Espíritu Santo hace el llamado.

3.     Sura 15:8 – Los ángeles hacen el llamado.

4.     Sura 2:97 – El ángel Gabriel es el portador del llamado.

Pequeñas contradicciones. Parecería que Allah tuvo lapsos de memoria cuando escribió el Corán en el cielo.

Muhammad reclamaba para sí los títulos de “profeta” y “apóstol”. Es sabido que en la tradición pagana de los árabes no existían tales títulos previo al surgimiento de Mahoma.

“Profeta” fue un título adjudicado con la esperanza de que los judíos lo aceptaran como tal. “Apóstol” fue un título usado para ganarse la simpatía de los cristianos.

Pero en un principio el evangelismo de Mahoma fue dirigido a los paganos de Meca, y por supuesto comenzó a tener oposición, ya que los paganos estaban preocupados porque sus ataques contra los dioses paganos de Meca podían traer mala reputación a la ciudad, y en consecuencia perjudicar la economía del centro comercial.

Debido a la persecución se vio obligado a exilarse en la ciudad de Medina. Allí su mensaje tuvo aceptación. Estando allí llegó a la conclusión de que los ciudadanos de Meca y sus familiares no se convertirían a Allah sino a la fuerza.

Una vez establecido en Medina, reunió un ejército y comenzó a hacer la guerra. Empezó asaltando caravanas (Ali Dashti,23 Years, p. 86). Luego la emprendió contra los paganos de Meca, sufrió un par de reveses y entonces decidió que los judíos no se iban a convertir, y viendo que eran más fácil de atacar que los paganos, arremetió contra ellos.

Mahoma en un principio había tratado de que los judíos aceptaran su ministerio profético. Predicaba monoteísmo, la observación del sábado, el orar en dirección a Jerusalén, apelaba a Abraham y los patriarcas, promocionaba leyes dietéticas del Antiguo Testamento, y se la pasaba alabando y ensalzando las Escrituras.

Una vez que los judíos lo rechazaron como profeta, eliminó todas estas cosas y adoptó las siguientes (entre otras): Oración hacia Meca, el viernes pagano como día sagrado, y todos los ritos paganos de su familia tales como correr siete veces alrededor de la Caaba, besar la piedra negra, correr hacia el río para arrojarle piedras al diablo, etc., etc.

Pero eso no fue todo lo que hizo, también comenzó a matar judíos atacando sus poblados, sus hombres de negocios, todo por ganancia financiera (Enciclopedia Británica 15: 648).

En una ocasión llegó a matar entre 700 y 1000 hombres (decapitados en un día). Las mujeres y niños de esta tribu judía fueron vendidos como esclavos, y las posesiones de la tribu robadas. Todo esto porque Allah le dio una revelación autorizando la masacre (Ali Dashti, 23 Years, pp. 88-91). Esto es también confirmado por un erudito de occidente, Alfred Guillaume 9Islam, pp. 47-480.

Finalmente conquista Meca (630 d.C.) derrotando a los paganos y matando a todos sus enemigos que no se convirtieron. Muchos se convirtieron para salvar el pellejo. Su primera víctima cuando entra en Meca fue una mujer. Fue decapitada simplemente por escribir poemas contra Mahoma.

Destruyó todos los ídolos de la Caaba. De todos los objetos de culto solo conservó dos, la Piedra Negra (supuestamente el ángel Gabriel la depositó allí – en su entrada triunfal a Meca Mahoma la besó siete veces) y la Fuente de Agua (Abraham e Ismael bebieron de esa fuente que Allah hizo brotar cuando estos vagaban por el desierto).

Luego de conquistar Meca, lo que por supuesto lo convirtió en dueño y señor de Arabia Central, su objetivo fue conquistar toda la península y las naciones vecinas, y porqué no, el mundo. Envió embajadores con gran ostentación y orgullo a los emperadores de Bizancio y Persia, y a los reyes de Egipto y Abisinia, pidiéndoles que “voluntariamente” abrazaran la religión del islam.

En 632 dC, dos años luego de su entrada en Meca, toda la península se le somete, los beduinos y demás tribus.

Inmediatamente declara en forma enfática que los cristianos y los judíos eran idólatras, y su único camino era volver a la pureza primitiva de Abraham. Declaró también que el libro fundamental en cuestiones religiosas y políticas sería el Corán, y toda la vida estaría regida por las normas del Islam.

Víctima de una intensa fiebre, Muhammad murió el 8 de junio de 632 d.C. en Medina, Arabia Saudí, cuando varios brotes de insurgentes aparecían en la península con líderes que decían ser apóstoles. Murió cuando se disponía a apagar estos brotes.

Fue su suegro, Abu Bker, su sucesor y primer califa, el que se encargó de aplastar a los insubordinados. Al morir, Muhammad dejó establecidos los 5 principales pilares de una nueva religión, que eran:

1.     Sahada – “Que no hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta”.

2.     Saum – Ramadán – ayuno – No comer durante el día durante un mes.

3.     Zakat – limosna.

4.     Salat – oraciones.

5.     Hajj – peregrinación a Meca.

No ahondaremos en estas cosas porque el estudio de hoy no es un estudio descriptivo, sino apológetico en naturaleza. Todos los detalles de la religión los pueden aprender por sí mismos porque existe material en abundancia en las bibliotecas y el internet.

Hoy estaremos concentrándonos en cómo refutar esta ola impresionante de desinformación que nos arrolla en esta sociedad, producto de la propaganda pro-islámica que proviene de las organizaciones islámicas en este país, con la complicidad de los medios de información, y los círculos intelectuales en las universidades, conocidos por su postura liberal, anticristiana, antijudía y pro-Islam. <>

{
}
{
}

Deja tu comentario El Islam por Pablo Santomauro

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.