Avisar de contenido inadecuado

Ireneo y Justino no creían en un alma inmortal

{
}

¿Las almas no van al cielo?

Mientras que los Testigos de Jehová y los Adventistas y otros son etiquetados como sectarios, porque dicen que el alma no va al cielo cuando una persona muere, los registros de la historia de la iglesia primitiva son testimonio del hecho, de que la "ortodoxia" es la verdadera culpable.

¿Enseñaba la  iglesia primitiva la separación de un alma consciente de su cuerpo en el momento de la muerte y su salida inmediata al cielo?  (No estoy aquí para discutir la condición del alma como la entendían los padres de la iglesia, sino la cuestión de su ubicación inmediata después de la muerte.)

He aquí las palabras de Ireneo pastor cristiano en Lyon, de mediados del siglo segundo (Contra las Herejías, Libro 5.): "Algunos de los que se cuentan entre ir más allá de la ortodoxia y del plan preestablecido para la exaltación de los justos, son ignorantes de los métodos por los cuales  son disciplinados de antemano para la incorrupción. De este modo, entretienen en opiniones heréticas a los herejes, no admitiendo la salvación de su carne, afirman que inmediatamente después de su muerte ellos pasarán por encima de los cielos. [Nota que se trata de "herejes" a los que enseñan que el  alma va inmediatamente al cielo al morir.

 Hoy, de acuerdo a la ortodoxia actual, son los herejes que los enseñan que las almas no van inmediatamente al cielo o al infierno. Esto hace a Ireneo, así como a Juan Wesley herejes -. [véase cita anterior] Aquellas personas por lo tanto, los que rechazan una resurrección que afecta a todo el hombre, y hacen todo lo posible para sacarla del esquema cristiano, no saben nada acerca del plan de la resurrección. Porque ellos no eligen entender que, si estas cosas son como ellos dicen,  el mismo Señor, en quien profesan creer, no resucitó al tercer día, sino que inmediatamente después de su muerte subió a lo alto, dejando su cuerpo en la tierra.

Pero el hecho es que durante tres días, el Señor habitó en el lugar donde los muertos estaban (la tumba), como Jonás permaneció tres días y tres noches en el vientre del gran pez (Mateo 12:40) ... David dice, cuando profetizó de él: ". Tú has librado mi alma del hades (tumba)" Y  al levantarse al tercer día, Él le dijo a María: "No me toques, porque aún no he subido a mi Padre" (Juan 20:17) ... ¿Cómo, entonces no serán puestos en confusión estos hombres, que alegan que su interior ...  [el alma], dejando el cuerpo aquí, asciende al lugar super-celeste [Ireneo reconoce la enseñanza de hoy como algo vergonzoso!] Porque como el Señor estuvo en medio de la sombra de la muerte "(Sal. 86: 23  ), donde las almas de los muertos estaban, y después se levantó en el cuerpo, después de la resurrección, fue recibido arriba en el cielo, es obvio que las almas de sus discípulos también ... irán al lugar invisible [Hades] ... y  dormirán en el polvo hasta la resurrección, en espera de ese acontecimiento. Luego de recibir sus cuerpos, y la glorificación de sus cuerpos físicos al igual que el Señor resucitó, vendrán así a la presencia del Señor. Como nuestro Maestro no tomó inmediatamente vuelo hacia el cielo, esperó el momento de su resurrección ..., así también nosotros debemos esperar el tiempo de nuestra resurrección.

"En la medida, por lo tanto, que las opiniones de ciertas personas ortodoxas se derivan de discursos heréticos, ambos son ignorantes de las dispensaciones de Dios, del misterio de la resurrección de los justos, y el reino terrenal que es el principio de la incorrupción; mediante este reino es que se acostumbran poco a poco a ser dignos de participar de la naturaleza divina".

Ireneo condena a toda  tradición "ortodoxa" por la enseñanza de lo que sucede en la muerte, la tradición, en que se encuentra sumergida la enseñanza bíblica, a partir del siglo tercero.

La protesta de Justino Mártir, pastor de la iglesia primitiva, en contra de lo que más tarde se convirtió en la ortodoxia, y sigue siéndolo hasta el día de hoy (Diálogo con Trifón, capítulo  80.) Menos incisivo: 

"Los que mantienen la opinión equivocada dicen que no hay resurrección de la carne ... Como  en el caso de una yunta de bueyes, si uno o el otro queda libre de la horquilla, ninguno de ellos puede arar solo, así tampoco el alma o el cuerpo solos efectúan obra alguna, si se separan de su comunión [es decir, el alma no puede tener  existencia separada] ... Porque ¿qué es el hombre sino el animal racional compuesto de cuerpo y alma en sí mismo? pero el alma del hombre existiría sin el cuerpo del llamado hombre. No, pero es lo que se llama el hombre. Entonces, si ninguno de ellos existe por sí mismo como hombre, sino lo que está formado por los dos juntos se llama hombre, y Dios ha llamado al hombre a la vida y resurrección, nos ha llamado no en una parte, sino en la totalidad, que es el alma y el cuerpo ... Bueno, dicen, el alma es incorruptible, es una parte de Dios e inspirada por Él ...

Entonces, ¿Por qué debemos dar las gracias a Él, y la manifestación de Su poder y bondad, si se había propuesto salvar lo que  por naturaleza ya es salvo ... pero ningunas gracias se deben al que salva lo que es suyo, porque esto es salvarse a sí mismo ... ¿Cómo es que Cristo resucitó a los muertos [en su ministerio] tanto sus almas como sus órganos manifiestamente si la resurrección fuera sólo espiritual,??.  Era necesario que Él, al resucitar a los muertos, mostrara el cuerpo levantándose aparte por sí mismo, y el alma que vive separada por sí misma. Pero no lo hizo así, pero creó el cuerpo ... ¿Por qué soportar por más tiempo esos argumentos no creyentes  y dejar ver que somos retrógrados cuando escuchamos un  argumento como este: Que el alma es inmortal, pero el cuerpo mortal, e incapaz de ser revivido. Para ello se utilizó el saber de Platón, incluso antes de aprender la verdad. Si, pues, el Salvador dijo esto y proclamó la salvación para el alma sola, ¿qué cosa nueva más allá de lo que hemos escuchado de Platón, nos trae? "

Justino implica, pues, que la enseñanza de la supervivencia inmediata del alma en el cielo o el infierno no es sino platonismo cristianismo.

Justino está aquí refutando los argumentos del Gnosticismo que negaban la resurrección de la carne.  El cristianismo tradicional ha tomado un rumbo similar, pero ligeramente diferente, al incluir en el credo de la fe  la resurrección del cuerpo, mientras que también enseña una salvación inmediata del alma sola en un estado consciente, sin cuerpo.  Esto se dice que es la persona real, aunque sin cuerpo.  Esta idea contradice categóricamente a Justino e Ireneo y es identificada por ellos como pagana.

{
}
{
}

Deja tu comentario Ireneo y Justino no creían en un alma inmortal

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.