Avisar de contenido inadecuado

Gennao, la filiación de Jesús.

{
}

Gennao=engendrado.

Anthony F. Buzzard.

 TAGS:undefined

La palabra gennao (engendrado, procreado, traído a existir) en el NT griego como la gran clave para el entendimiento Quién es Jesús

Empezamos con una definición formal, universalmente entendida de una palabra fácil en griego. La palabra es gennao (en griego moderno se pronuncia "yenao"). Aquí está la simple definición proporcionada por el Diccionario Teológico del Nuevo Testamento, vol. 1, p. 665: "Gennao se utiliza de la "generación" del padre y de la 'disposición' de la madre, no sólo en griego en general, sino también en la LXX [la versión griega del Antiguo Testamento] y en el Nuevo Testamento."

¿Por qué es tan críticamente importante para nuestra comprensión de quién es Jesús, el Hijo de Dios en esta palabra? Simplemente porque gennao se utiliza para describir la venida a la existencia del Hijo de Dios. Ahora bien, si usted pertenece a una iglesia "ortodoxa", usted está comprometido con la creencia de que el Hijo de Dios "nunca llegó a existir en el tiempo". "Él siempre ha existido". Él, el Hijo, "no tuvo principio". Él fue "eternamente engendrado" por el Padre. Este concepto está profundamente arraigado en la comprensión oficial del Hijo de Dios, y esto ha sido así durante los últimos ¡1700 años!

La "Generación eterna" no se presentará en el marco de una investigación reflexiva. Es decir, la palabra gennao en el idioma griego, engendrar, ser padre, procrear, causar venir a la existencia, dar el ser, no puede significar "generación eterna." Algunos predicadores contemporáneos están empezando a despertar a la terrible posibilidad de que la Iglesia en sus credos sagrados se ha confundido en un nivel muy fundamental - el de la definición de Jesús Cristo, Hijo de Dios, correctamente y con honestidad.

Aquí están los hechos. Mark Driscoll escribe, con franqueza y rectitud: "La palabra 'engendrado' implica inevitablemente un comienzo del engendrado." Esta es una admisión asombrosamente interesante. Sí, una vez que leemos que el Hijo de Dios, Jesús, fue "engendrado" podemos automática y seguramente - impulsados por los hechos absolutos de la lengua, el griego y cualquier otra - la conclusión de que el Hijo de Dios tuvo un comienzo en el tiempo, que a él le fue "dado el ser", "causado el llegar a existir". Estos hechos del lenguaje ordinario en conduce al buscador sincero de la verdad a la conclusión de que no existe tal personaje bíblico como un "eternamente engendrado" Hijo.

La eternidad está más allá del tiempo y "engendrar" es de nuestra "duración determinada" el más importante de los textos. Todos los seres humanos son engendrados, la siguiente generación es generada. Usted puede leer una sencilla lista convincente de famosos seres humanos engendrados y nacidos en la apertura del Evangelio de Mateo. "Abraham engendró a Isaac" y así sucesivamente durante 40 generaciones. Árboles genealógicos similares se registran en el AT y la misma palabra fácil gennao se utiliza para describir el principio de una persona humana, el hijo de su padre. En ningún caso significa "engendrar", "procrear" anula su propio significado, con su propia definición en la cabeza y decir que alguien ¡no tuvo un comienzo en el tiempo!

El "teológico" (término es más bien ¡demasiado halagador!) concepto de "generación eterna" es en realidad una expresión sin sentido - no mucho mejor que cubos de hielo caliente, solteros casados, o círculos cuadrados. "¿Qué, pues sería un cubo de hielo caliente?" Le pregunté a un joven estudiante brillante que tuve el privilegio de enseñar en el NT griego. Su respuesta fue espontánea: "un charco!"

Yo quiero que veas que una serie de expertos bíblicos honestos de rango superior admiten exactamente lo que estamos diciendo aquí. La idea de un "eternamente engendrado Hijo de Dios" es un enfermedad, es inadmisible, y necesita ser barrida de los registros de la iglesia. Sobre todo, porque todos vamos a ser juzgados por las palabras de Jesús, que dijo en varias ocasiones y en el resumen culminante en Juan 12: Jesús dijo en alta voz:

"El que cree en mí cree y no sólo en mí, sino también en aquel que me ha enviado. El que me ve a mí ve también Aquel que me envió. Yo he venido al mundo como luz, para que todo el que cree en mí no permanezca en tinieblas. Si alguno oye mi mensaje del Evangelio y no lo obedece, yo no lo voy a juzgar. No he venido para juzgar al mundo, sino para salvarlo. El que me rechaza y no acepta mi mensaje del Evangelio tiene quien lo juzgue. Las palabras que he hablado, ésa le juzgará en el último día! Esto es así porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre que me ha enviado me ha mandado lo que tengo que decir y hablar. Y sé que su mandamiento trae la vida de la era venidera, la inmortalidad. Lo que digo es, entonces, lo que el Padre me ha dicho "(Juan 12: 44-50).

¿Estás listo para un desafío? Los credos de la Iglesia están violentamente en desacuerdo con la Biblia que reivindicamos como nuestra autoridad - en esta cuestión fundamental de quién es Jesús, Hijo de Dios. Una vez más, Mark Driscoll: "engendrar implica inevitablemente un comienzo del engendrado." Lo que quiere decir, por supuesto, un comienzo en el tiempo. El Hijo de Dios en la Escritura se dice expresa y claramente que tiene un principio en el tiempo. Léalo primero en Mateo 1. Después de una lista de 40 muestras de "generaciones", "engendramientos" "venidas a la existencia", "causar el ser de un padre", llegamos al impresionante y fascinante relato de cómo Jesús, el Hijo de Dios comenzó a existir. El evento no está ciertamente más allá de los límites de tiempo en la ¡eternidad pasada!

Mateo escribió: "Ahora el origen de Jesús Cristo sucedió así: Su madre, María, estaba comprometida para casarse con José. Pero antes de que el matrimonio tuviera lugar, cuando aún era virgen, quedó embarazada a través del poder del Espíritu Santo ... Mientras [José] meditaba en estas cosas, he aquí un ángel del Señor se le apareció en un sueño, diciendo: José, hijo de David, no temas recibir a María, tu mujer, porque lo que ha sido engendrado en ella es del Espíritu Santo" (Mateo 1:18-20.). La cuestión que se plantea en la cabeza es la siguiente: ¿Cuándo y dónde el engendrar (gennao) se llevo a cabo? Obviamente, en el vientre de María, y como un milagro creativo, biológico producido por el espíritu creativo de Dios Padre. Estos son hechos indiscutibles y nos hace bien a aceptarlos, por temor al juicio, como en el caso de Zacarías, que no pudo creer lo que dijo el ángel.

Los ángeles, como directos emisarios de Dios, esperan que se crea, y Dios, como Creador (en este caso de su Hijo único de Jesús) exige nuestra atención y comprehensión. Aquí está otra vez: el léxico de Thayer, refiriéndose al principio de la existencia del Hijo: "ser engendrado: EVN / | gennao: lo que es engendrado en su seno, Mat. 1:20 ".

Ser engendrado es ser procreado, y la palabra crear transmite la verdad que ilumina brillantemente que el Hijo no es una ¡persona increada! a Él se le da el ser, se le da la existencia como Hijo de María, por milagro. Él es engendrado y procreado por este acontecimiento histórico increíble, tan incomparablemente y simplemente descrito por la narración de Mateo 1:20 y repetido por 1 Juan 5:18, dónde exactamente la misma palabra, de la misma forma pasiva y tensa, habla de la procreación, el comienzo de la existencia del Hijo de Dios, como un evento de la historia pasada.

Él es verdaderamente el segundo Adán, el comienzo de una nueva creación. Él es la cabeza de la nueva raza de humanos destinados a la inmortalidad. Jesús ha sido pionero en ese destino increíble y ha llegado a la inmortalidad. Él llama a los que creen a su estado increíble, mas adelante a la misma vida indestructible.

Ahora mira Hechos 13:33 y Salmo 2: 7. Treffry, del Eterno Hijo el Señor Jesús Cristo, en el Salmo 2: 7: "Hoy me he convertido en tu Padre": "Este pasaje ocurre 4 veces en las Escrituras, tres veces citado en el Nuevo Testamento (Hechos 13:33; Heb. 1: 5 y 5: 5). Por lo tanto estamos seguros de su importancia y significación e igualmente de su grandiosidad, que el pasado, por supuesto, debe depender de la claridad con la que se enuncia la verdad y la consiguiente facilidad con la que iba a ser aprehendido su significado. No puede, por tanto, ser oscuro o enigmático, ni su sentido ser distante o recóndito [modo de Salmo. 110: 1], incierto o ambiguo. Un texto que posee estas características no se cita a menudo, especialmente en lo que es la realidad, sin una explicación adjunta. "Una segunda observación, aún más obviamente cierto, es que en su sentido propio, debe ser adecuado a cada discurso en el que aparece. De ahí que de varias interpretaciones el que se prefiere es el que está más plenamente adaptados al conjunto; mientras que, por otro lado, cuando se limita en su aptitud fuertemente al sospecharse un ejemplo de citación, si no se lo despide sumariamente.

"Una tercera circunstancia, a no ser totalmente pasado por alto, es que en todos los casos el pasaje se dirige a Judíos. Su exposición, por tanto, debe llevarse a cabo en los principios reconocidos de la teología judía [esto se aplica tanto en lo dirigido a Judíos o a otros] no tiene sentido que no fuera apreciado por un lector judío, puede ser que no sea incorrecto. Estas reglas, se presume, son tan evidentes que no se exige prueba formal, y si son debidamente considerados ahorrará trabajo inútil ...

"¿Es imaginable que la cita simplemente signifique la generación por el espíritu santo; y que la frase "Yo te he engendrado", signifique sólo "yo te he constituido '? Las ideas de la generación y el nombramiento son totalmente disímiles; y con la mayor latitud de la figura, parece imposible entender cómo puede ser diseñada para transmitir la otra.

Tampoco se trata de la única objeción que la fraseología del pasaje sugiere. Porque si se trata de una profecía meramente derivada del Mesías, el término "hoy" significa el día de la consagración real de nuestro Señor por la unción del espíritu. Pero esto está en desacuerdo con el hecho, antes de ese evento, será en todo admitido que él era el Hijo de Dios. [Sí, pero ¿cuánto tiempo antes?] "Esta exposición está prohibida también por la segunda de las reglas anteriores. Para no ir más lejos está del todo fuera de lugar, por ejemplo, al discurso ante nosotros. El apóstol tiene que demostrar la superioridad de Cristo sobre los ángeles; y con el fin de hacer esto, se supone que cita la declaración del Señor significaría: "Tú eres el Mesías; este día te he nombrado a ese cargo. "Pero esto no prueba nada, excepto que el Mesías era una persona divinamente comisionada, que jamás cuestionaría, por supuesto, un no Judio. "Nada entonces parece más evidente que el pasaje bajo consideración [Sal. 2: 7] no se puede describir la como la designación de nuestro Redentor en su oficio o trabajo. Esta opinión en ningún aspecto posee la plausibilidad más pequeña y por lo tanto puede ser despedida de manera decisiva.

"Otros expositores representan el pasaje como una profecía de la resurrección de Cristo, una interpretación que hace a Dios el padre, la tierra o la tumba de nuestro Señor. Aparte de cualquier otra objeción, la dureza y el carácter ofensivo de una figura de ese tipo, es aprehendido, para ser concluyentes en contra de la opinión. Pero una razón no menor palpable por su rechazo es que se supone que Cristo se ha convertido en el Hijo de Dios en la resurrección, que no es el hecho. O que se ha convertido en lo que en cierto sentido peculiar y eminente, como ya hemos demostrado, es igualmente insostenible. Cada expresión en el Nuevo Testamento que da énfasis a la filiación divina se refiere a un período anterior a la resurrección.

"Hay otras dos exposiciones del pasaje. En tanto, se refiere a la filiación divina; y nuestra preferencia, en cualquier lado que sea, no será por lo tanto para afectar el punto principal de nuestra investigación. De éstos, el primero supone el objeto inmediato del oráculo de ser la resurrección, considerada como la evidencia o declaración de que Cristo era verdaderamente y en un sentido propio Hijo de Dios. En este caso, de acuerdo con un hebraísmo permisible, el pasaje significará "Tú eres mi Hijo; el día de hoy (de la resurrección) que han declarado (y por la evidencia indubitable demostrado) su filiación (propia y divina).

Con la segunda opinión, el pasaje general se explica, de acuerdo con su sentido literal, como una afirmación absoluta de nuestro Señor y su Filiación divina y real. Y a menos que haya alguna razón de peso para preferir el sentido más remoto [y menos literal], sin duda, puede ser entretenido que la segunda opinión es preferible. "La única razón para que el sentido declarativo se encuentre en una parte del discurso de Pablo en Antioquía de Pisidia, registrado en Hechos 13: 16ss.

El pasaje se supone que favorece la vista declarativa es el siguiente: "Y nosotros también os anunciamos el evangelio de la promesa que se hizo a los padres, Dios ha cumplido lo mismo a nosotros sus hijos, en el que levantó a Jesús, como está escrito también en el salmo segundo "Tú eres mi hijo, hoy yo te he engendrado" Y en cuanto a que le levantó de los muertos, para nunca más volver a la corrupción, habló de esta manera: "Yo te daré las misericordias fieles de David "Por lo tanto, dice en otro salmo:" No permitirás que tu santo vea corrupción "'(vs. 32-35.).

He aquí, pues se supone que el cumplimiento de la profecía se refiere claramente a la resurrección de nuestro Señor. "Pero esto puede ser racionalmente dudoso. La palabra levantar (v. 33) se ha insertado por nuestros traductores sin ninguna garantía suficiente ¡[traducciones que están engañando!], Mientras que el participio, anastesas, 'levantó' hace de ninguna manera necesario sugerir la resurrección. De hecho, cuando el verbo tiene el sentido de la resurrección, por lo general se relaciona con alguna frase determinante, como 'de entre los muertos. "De lo contrario, su significado, simplemente es levantar o pasivamente a ser levantado. Esto es el general, en el uso invariable a lo largo de la narración de Lucas. (Por ejemplo véase Hechos 3:22, 26; 5: 6, 17, 34, etc.)

Más particularmente, Pedro, en su discurso en el día de Pentecostés, habla de Dios después de haber prometido levantaría al Cristo (anastesein) para sentarse sobre el trono de David (Hechos 2:30). Así también en la predicción del gran profeta (Deut. 18: 15-18), la palabra se emplea dos veces con el mismo fin por la LXX y este pasaje es citado por el mismo Apóstol en otra ocasión (Hechos 3:22). En estos ejemplos, la referencia es obviamente NO a la resurrección, sino a la producción natural y la elevación oficial del Cristo. "A lo largo de todo el discurso en la sinagoga de Antioquía, en el uso de este y la palabra sinónima egeire, el Apóstol mantiene una clara distinción en el mismo sentido. Así v. 22: "Él levantó a David." V. 23: "De la descendencia de éste, Dios levantó a Jesús. 'V 30:".. Pero Dios lo resucitó de entre los muertos "v. 33:" Dios ha cumplido su promesa en que él resucitó a Jesús. Y en cuanto al hecho de que él le levantó de los muertos para nunca más volver a corrupción, dijo ...

"En los últimos ejemplos parece un contraste tajante entre la producción natural o nombramiento oficial y la resurrección de entre los muertos. Esto se dio a entender en las partículas al principio del v. 34, así como en las otras particularidades de su estructura. Las alusiones en este y en el verso anterior hubieran sido las mismas, las palabras "de los muertos", si no se inserta en cada uno (vv. 33 y 34) se habría al menos producido en el primer caso, su omisión en este último no siendo de tan gran importancia al sentido. El hecho, sin embargo, es a la inversa. La conclusión legítima, por lo tanto, parece ser que el apóstol comienza a hablar de la resurrección en el versículo 34 y no en el v. 33.

"Aún hay otra consideración, que me temo que puede considerarse como decisiva contra la supuesta referencia a la resurrección. Es que la promesa divina de la que aquí se hace referencia se explica en el v. 23 como cumplida en levantar a Jesús, no de los muertos, sino de la descendencia de David. 'La promesa hecha a los padres ", dice Outrein,' Dios no la cumplió en primer lugar y principalmente, por la resurrección de Jesús de entre los muertos, sino enviándolo en la carne y nombrándolo a las diversas funciones que se le exigen'

"Cabe añadir que la introducción de la doctrina de la resurrección hace que el oráculo divino sea considerado menos apropiado de lo que debería ser en los pasajes donde se produce. Tal alusión felizmente no armoniza con la magnificencia del segundo salmo. No se proporciona ninguna prueba de la superioridad de Jesús a los ángeles, sino que tiende más bien a una conclusión contraria ... En conjunto, por tanto, bastante puede ponerse en duda si existe prueba alguna válida en favor del sentido declarativo del pasaje ante nosotros. Y por lo tanto, no tenemos otra alternativa que explicarlo según su acepción literal, como una afirmación absoluta de la filiación divina de Cristo. Que esta es la exposición que se produciría con mayor facilidad a lo Judío, es demasiado evidente para requerir prueba detallada. "1 [Treffry pasa a hablar de un día eterno y una "producción emanitiva" Pero él consigue Hechos 13:33 correctamente!]

El momento de la generación del Hijo como la simiente de David se describe claramente en Mateo y Lucas. El colapso de la palabra "hoy" en una eternidad sin sentido significa abandonar el significado propio de "hoy" y elimina la Verdad de las Escrituras.

{
}
{
}

Deja tu comentario Gennao, la filiación de Jesús.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.