Avisar de contenido inadecuado

¿Qué evangelio recibiste en tu iglesia?

{
}

En un artículo pasado abordamos lo que es tal vez la pregunta más importante para los creyentes hoy en día: ¿Es la fe que han recibido las diferentes "sociedades cristianas" a las que pertenecen un fiel reflejo de la fe de Jesús? Es común evitar el pensamiento de Jesús como teólogo y pensador. Pero fue sin duda que ("Vosotros me llamáis, Señor, y rabino y lo soy" - Juan 13:13). De hecho, era el fundador y maestro del nuevo movimiento, un creciente y floreciente periodo final del Judaísmo del Antiguo Testamento, que llamamos cristianismo (quiero decir el cristianismo bíblico, a diferencia de cualquier otra forma de cristianismo, y no me refiero a que tal cristianismo implica la adhesión a la Ley provisional de Moisés).

Jesús fue reconocido sobre todo como rabino, un maestro autorizado y profeta - el último profeta enviado por Dios. Fue de hecho el profeta prometido a Moisés, cuando Dios había dicho: "Yo levantaré un profeta de entre tu pueblo [Israel] como tu [Moisés] y pondré mis palabras en su boca. A ese profeta deben todos someterse, o perecer "(ver Deuteronomio 18:15 al 18 y sus citas en ocasiones importantes en Hechos 3:22;. 7:37).

Así, Jesús y su teología tienen una importancia superlativa para los cristianos, así como su muerte y resurrección. Esta última valida su enseñanza como lo que decía que era: una palabra directa y definitiva del Único Dios de Israel, su Padre (Juan 17:3; 5:44, estos versos representan las cristalinas aguas monoteístas, no politeístas de la fe de Jesús donde el movimiento cristiano se inicia). Jesús estableció los términos de la fe del Nuevo Pacto y luego fue a su muerte para ratificar el pacto. Al igual que Moisés había dado todas las palabras de la alianza y luego se vertió sangre sobre el libro de las palabras y sobre el pueblo (Éxodo 24:1 al 8), por lo que Jesús nos dio todas las palabras de la Nueva Alianza y (como el postrer " Moisés ") derramó su propia sangre, dando su propia vida, para llevar a la práctica el nuevo acuerdo hecho con los apóstoles y a través de ellos con nosotros.

"Así como mi Padre ha pactado conmigo para darme un reino, así es que ahora pacto con vosotros para darles el reino, para comer y beber a mi mesa en mi Reino y ser promovidos a la realeza y tomar sus tronos para administrar las doce tribus de Israel "(ver Lucas 22:28 al 30)

 

Así el Reino de Dios, venidero a la vuelta de Jesús es el corazón de la alianza de Jesús. "No temáis, manada pequeña, es un gran placer para mi Padre daros el reino" (Lucas 12:32). Toda la misión de Jesús es prevenir que el Reino vendría. El Reino que viene, su elaboración y su composición era su preocupación constante. Y es por ese Reino, y para aquellos que lo administrarán con él en la Nueva Era, a su regreso, que murió la muerte atroz de un criminal a manos de judíos y romanos.

El Evangelio acerca del Reino (Mateo 3:2; 4:17, 23; Marcos 1:14, 15; Lucas 4:43; 8:1, Hechos 8:12, 20:25; 28:2 al 31, etc.), se deduce, que no es más que el anuncio de la invitación a prepararse ahora para participar en el futuro reino que se establecerá en una tierra renovada cuando Jesús regrese. El arrepentimiento (Marcos 1:14 y 15) significa abandonar nuestro propio pensamiento y hacer la reorientación de nosotros mismos para el programado Reino del Mesías: "Arrepentíos porque el Reino de Dios está cerca", "Arrepentíos, con el fin de vivir y anunciar el Evangelio del Reino" (ver Marcos 1:14 y 15), no sólo "arrepentirse y ser una "buena persona"!

¡Qué privilegio unirse a la campaña del Mesías e introducir a su programa a otros. ¿Cómo puede alguien rechazar su oferta para que le ayudemos a "arreglar" el mundo, finalmente en ese gran futuro de la nueva era de la historia mundial que viene? Si la noticia de la venida del Reino no se hizo clara para usted aun cuando creció en una sociedad o denominación cristiana, ¿por qué no?

Un niño que lee el Nuevo Testamento ve que la pasión de Jesús fue la Buena Noticia acerca del Reino que viene del Padre. Jesús predicó el Reino como el Evangelio. Él tenía en mente, como lo hizo Pablo en Romanos 10:15 (citando Isaías 52:7 acerca de la venida del Reino), los grandes pasajes mesiánicos sobre el futuro de Israel y del mundo, en que Jerusalén escucharía la maravillosa noticia "Tu Dios se ha hecho Rey [es decir, el Reino de Dios ha comenzado],Él ha asumido la gobernación del mundo. El fin de la esclavitud del pecado y de la dominación extranjera ha llegado "(ver Isaías 52:7 y su contexto.)

El lenguaje del Evangelio del reino en ese maravilloso texto nos dice todo sobre el contenido del Evangelio cristiano: tiene que ver con el tiempo que viene, cuando Dios va a "restaurar Sión" (esto explica la pregunta excelente e informada de los apóstoles sobre el Reino en Hechos 1:6; compare con Lucas 24:21). Tiene que ver con el tiempo que viene, cuando Dios va a "consolar a su pueblo y rescatar Jerusalén" (Isaías 52:9). No es de extrañar, entonces, que los fieles estaban justamente esperando la redención de Israel y Jerusalén (Lucas 1:71 al 73; 2:25 y 38; compare con Lucas 24:21, Hechos 1:6.

El Evangelio tiene que ver con el tiempo que viene, cuando el Señor "desnuda su brazo ante los ojos de todas las naciones y todos los confines de la tierra verán la salvación [o la victoria] de nuestro Dios" (Isaías 52:10).

Una vez más,¿Vino a ti este Evangelio del Reino a hablarte fuerte y claro a medida que creciste en la iglesia? Si no fuera así, tenemos que explorar la razón de un eclipse extraordinario del Evangelio como Jesús lo predicó, es decir, "la fe de Jesús." (Al parecer, él mismo dudaba de que esa fe podría sobrevivir a los estragos de la falsa enseñanza que sabía que tiende a inundar y oscurecer la preciosa Verdad - Lucas 18:8).

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿Qué evangelio recibiste en tu iglesia?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.