Avisar de contenido inadecuado

El embrollo pos apostólico

{
}

El embrollo en que estamos

El Pueblo de persuasiones restauracionistas está convencido de que algo ha ido mal con la iglesia. Jesús oró por un grupo unido (Juan 17:11) y Pablo aconsejó urgentemente a los cristianos que se conviertan en "perfectamente unidos en una sola alma y un solo juicio" (1 Cor. 1:10). ¿Alguien puede negar que miles de denominaciones separadas no pueden corresponder al ideal establecido por Jesús y por el enviado de Jesús, Pablo? Algo ha ido muy mal. Hay un volumen de buen material histórico disponible de escritores a lo largo de al menos los últimos 500 años, desde la Reforma, para enseñarnos dónde está el problema. Es bien conocido por muchos especialistas en historia de la iglesia que todo el tenor de la enseñanza de la Iglesia había sido alterado dramáticamente por alrededor de 150 dC, unos 50 años después de la muerte del último apóstol, Juan.

¿Qué salió mal?

Sencillamente se produjo una invasión de la Iglesia por la filosofía griega, que confunde y complica la más sencilla enseñanza del muy Jesús judío y Pablo. La filosofía griega creía en un Dios lejano que podría ser abordado únicamente a través de diversas potencias mediadoras. La visión bíblica era que Dios estaba activo en su creación, utilizando ángeles y profetas para transmitir su voluntad. Cuando se completó el Nuevo Testamento era fácil para un griego educado filosóficamente como "padre de la iglesia" imaginar que el puente entre el Dios lejano y de la humanidad, en los tiempos del Antiguo Testamento, era un Hijo de Dios preexistente. En otras palabras, Dios debe haber generado o adoptado un hijo en algún momento antes del Génesis y lo utiliza en todo el Antiguo Testamento, finalmente, pidiéndole que deje de ser una figura angelical y se convierta en un hombre por entrar en el vientre de su madre. Este fue un cambio anti-bíblico dramático con consecuencias duraderas.

Hebreos 1 afirma categóricamente que Jesús nunca fue un ángel. A ningún ángel dijo Dios jamás: "Tú eres mi Hijo. Hoy yo te he engendrado [= llegue a ser tu Padre, que te trajo a la existencia] " (Heb. 1: 5). Dios, dice el escritor de Hebreos, expresamente no hablaba en los tiempos del Antiguo Testamento a un Hijo, sino sólo después de aquellos tiempos, en los tiempos del Nuevo Testamento (Heb. 1: 1-2). Eso debería haber puesto fin a las especulaciones sobre un Jesús, Hijo de Dios, que, si vivía antes que él entre en existencia en María (es decir, fue engendrado en ella, como Mat. 1:18, 20 anuncian), no podía realmente ser un miembro genuino de la raza humana! Un ángel no es un ser humano y la Encarnación de un ángel no es el Mesías prometido. Es el tipo equivocado de Jesús. El verdadero Jesús es el descendiente directo y biológico de David. Él debe ser sólo esto, para calificar como Mesías. Cuando en Juan 1:41 los discípulos exclamaron de alegría: "Hemos encontrado al Mesías" no habían localizado un hombre-ángel, y mucho menos un hombre-Dios, sino simplemente el hombre Mesías prometido, el único y verdadero mediador entre Dios y la humanidad (1 Tim. 2: 5). Esa afirmación de credo de Pablo en 1 Timoteo 2: 5 fue diseñada para evitar, de una vez por todas, la especulación sin fin que se produjo una vez que los padres de la iglesia como filósofos lanzaron a la Iglesia en un mar tormentoso de especulación sobre un Hijo preexistente.

Más tarde utilizaron el evangelio de Juan (1: 1) para dar cabida a su nuevo sistema. Pero Juan, por supuesto no escribió "En el principio era el Hijo." Escribió "palabra" (sin mayúscula como es apropiado para "palabra") y dijo que todas las cosas fueron hechas por medio de "ella", como las nueve traducciones al inglés de la Biblia antes de la Versión Revisada leían. Los traductores ahora esperan que resuene con la teología especulativa del siglo II de Justino Mártir y la tradición posterior que conduce a la Trinidad. Quieren que Juan este de acuerdo con la tradición de la iglesia más tardía y le hacen decir "En el principio era el Verbo, es decir, Jesús el Hijo." Ese concepto de un preexistente y el Mesías por tanto no humano se ha pegado sobre los textos griegos originales, que reflejan la Cristología mesiánica unánime de que Jesús es, de hecho, el Hijo de Dios, precisamente, como dice Lucas, a causa del milagro obrado por Dios en María (Lucas 1:35).

La Unidad puede basarse sólo en una visión común de la Biblia como las palabras dadas por Dios a nosotros sobre el gran programa de inmortalidad que el Creador, el Padre de Jesús, está llevando a cabo para el beneficio de todos los que creen en él y actuar en consecuencia. El Evangelio nos invita a creer y obedecer a Jesús y a sus Apóstoles. La salvación es por supuesto por gracia, pero la gracia no anula la necesidad de la obediencia a Jesús. El bautismo en agua es mandado por Jesús hasta el fin del mundo. Pedro fue obediente a Jesús cuando ordenó el bautismo en agua en el nombre de Jesús (ver Hechos 10, 11). El bautismo es la manifestación pública por adultos responsables que han entendido el Evangelio del Reino, que tienen la intención de seguir a Jesús hasta el final de sus vidas.

Los Cristianos en el Nuevo Testamento se reunieron para comidas fraternales para celebrar la Cena del Señor. Esto ciertamente no fue una vez al año, y no era sólo una comida ordinaria tomada individualmente como en casa. Se celebró una comida comunitaria cuando la iglesia se reuniera, como Pablo en una ocasión le dijo a los miembros de la iglesia que se quedaran en casa y comieran allí, si no podían comportarse de manera responsable en el Cena del Señor la celebración de la iglesia. La Cena del Señor involucró la partición del pan y beber vino en conmemoración de la muerte de Jesús y deseando que llegue el banquete en su regreso. Era conocida como una fiesta de amor. Los Cristianos actualmente se dividen sobre lo que significa la obediencia. Ellos están en dos polos opuestos, algunos ningún punto ven en el bautismo en agua o en cualquier celebración oficial de la Cena del Señor y otros insisten en las observancias del Antiguo Pacto, con insistencia en la señal del reposo de la Antigua Alianza (Ex. 31), según dicen es necesaria la obediencia a Jesús. El sábado, sin embargo se define por Pablo en Colosenses 2: 16-17 como exactamente igual que una sombra como las fiestas y las Lunas Nuevas.

El Nuevo Testamento no requiere obediencia en alguna carta para un calendario especial. Pero lo que hace es mandar la observancia de la Cena del Señor y la iniciación en la fe por el bautismo en agua. Es en contra de la enseñanza de Pablo, encargado por Jesús, insistir en las ordenanzas del Antiguo Pacto que en el poder del espíritu ofrecido por el Jesús resucitado, que es el nuevo y último profeta. Jesús vino a traer la ley a su cumplimiento previsto, no sólo para repetir a Moisés. "La Ley", dice Juan, "fue dada por Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo" (Juan 1:17). Hay un contraste aquí que no es bien comprendido por algunos. Si vamos a volver a la Biblia, primero será necesario volver a una definición simple y llana de Dios como el Dios de la religión judía y cristiana, confesado por Jesús en Marcos 12: 28-34. Dios es el Padre de Jesús y Él es una persona, no dos o tres.

Jesús es el engendrado milagrosamente - traído a la existencia - Hijo de Dios, que predicó el Evangelio salvador del Reino, demostrando y confirmando el programa de restauración / inmortalidad de Dios su Padre, murió por los pecados de todos, se levantó el domingo siguiente al Viernes de crucifixión en el 15 de Nisán y ahora está a la espera de volver (sin ajuste de fecha como es aconsejable o posible) para restaurar la cordura a nuestro planeta con muchos problemas. Sobre esta base, se aconseja que la unidad puede ser restaurada a nuestras versiones fragmentadas de la fe

{
}
{
}

Deja tu comentario El embrollo pos apostólico

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.