Avisar de contenido inadecuado

Definiendo el Reino de Dios (continuación)

{
}

En nuestro  programa anterior, sugerí que una respuesta inteligente al Evangelio, tal como Jesús lo predicó y que es el Evangelio del Reino, requiere una comprensión, de la famosa frase de Jesús, el "Reino de Dios". El Mesías abrió su ministerio público, con un mandato dual:

"Arrepentíos [lo cual significa, someterse a una completa re-orientación del pensamiento y la conducta], arrepentíos y creed en el Evangelio, acerca del Reino de Dios" (Marcos 1:14 y 15).  El griego también puede ser traducido como, "creer en el evangelio [del reino]". Aquí es donde la fe cristiana, según su exponente pionero, Jesús, comienza. Marcos nos da, al igual que los otros escritores del evangelio, un resumen, una declaración programática de la esencia de aquello que hizo Jesús. Toda su carrera se dedicó a la propagación del mensaje del Evangelio acerca del Reino. El Evangelio del Reino de Dios, es el mensaje de salvación por excelencia, descrito por el propio Salvador.

Sería razonable esperar, que los ministerios cristianos, den una clara evidencia de su autenticidad. Una prueba cierta que estos ministerios están siguiendo los pasos de Jesús, sería un llamado al "arrepentimiento y a la fe en el Evangelio del Reino."

Los hechos, sin embargo, son alarmantemente diferentes. La frase, "Evangelio del Reino" ha sido casi totalmente retirada de circulación. Escuche sino, con atención la predicación del evangelio, con la que se bombardea al público estadounidense. La famosa frase de Jesús, "Evangelio acerca del Reino de Dios" está extrañamente ausente.  Este hecho exige una investigación ¡urgente!, entre los que están interesados en tener las palabras del Salvador, tanto en el ámbito público y como la fuerza motriz de su vida (Primera a los Tesalonicenses 2:13).

Mateo escribió su Evangelio, para documentar el trabajo del Jesús histórico, y por lo tanto, para establecer la norma de la predicación cristiana. Mateo presenta estos hechos fundamentales: Juan el Bautista vino anunciando el Reino de los Cielos (que es lo mismo que Reino de Dios) (Mateo 3:2). ¿Qué quiere decir Juan por el Reino? La respuesta es dada en Mateo 3:7-10. Arrepentíos, dijo Juan, porque está a la vista la venida del Reino. El Reino es a la vez una amenaza y una promesa. Trae la amenaza de la "ira venidera" (verso 7), de ser "echado en el fuego", "quemando la paja en fuego que nunca se apagará" (versos 10 y 12), ó la promesa de ser recogido como "trigo en el granero" (según el verso 12). La venida del Reino, que está cerca, pero no está aun aquí, significa la venida del juicio y la recompensa.

El Reino de Dios está establecido así, en nuestro pensamiento, como el objetivo de la fe cristiana. No es expuesto, en estos pasajes, como un "gobierno en los corazones humanos."  Tampoco es un sinónimo de la iglesia. Es el gran acontecimiento cataclísmico del futuro: El Reino es paralelo a la ira venidera (verso 7). Nada de esto, por supuesto, fue de manera alguna, una cuestión oscura a un estudiante de las Escrituras en el primer siglo, ya que el Reino, era la liberación esperada de Israel, de la dominación extranjera, así como la esperanza de paz para todas las naciones, bajo el imperio mundial del Mesías (que será en el Reino de Dios). El Reino de Dios, ya era conocido como el imperio de Israel. Salomón se sentó en efecto en el trono del Reino de Dios sobre Israel (como dice primero de Crónicas 28:5). Los fieles de Israel, siguiendo las enseñanzas de sus profetas, fueron alimentados del deseo de que el trono, sea restaurado en Israel (compare con Lucas 24:21 y Hechos 1:6) y el anhelo de la presencia del Mesías allí, como el real gobernante legítimo de Dios, en la  tierra. Es el arrepentimiento y el compromiso con ese gran hecho del Plan divino, que Juan predicó como el Evangelio del Reino.

Mateo da al mensaje de Jesús una etiqueta de identidad. Nada podría ser más claro, que el impulso fundamental del Evangelio de Jesús, descrito en Mateo 4:17 y 23: "Desde entonces comenzó Jesús a predicar su mensaje y decir: « El Reino de los Cielos, [equivalente al Reino de Dios], está a la mano "... Y Jesús recorría toda Galilea proclamando como heraldo, el Evangelio acerca del Reino y sanando toda enfermedad".

La definición del Reino, como la futura intervención de Dios, para establecer la paz en la tierra y castigar a los malvados, como el corazón del Evangelio, es clara. Jesús ofrece la promesa de la recompensa y la vida en el Reino, y pone en peligro de extinción, como la paja en el fuego, a los que no prestan atención a su Evangelio.

Todo el Nuevo Testamento, ofrece un comentario sobre esta tesis básica simple. Como vimos en nuestro último programa, el Reino es una prioridad principal en la oración.  Debemos orar, "Que el Reino de Dios venga!"  (Repetido exactamente en la expresión, "Que nuestro Señor vendrá" y "ven Señor Jesús" en primera a los Corintios 16:22 y Apocalipsis 22:20, respectivamente. Tenga en cuenta que el último texto hace que el Reino venga a ser el tema de la solicitud bíblica final.) La conocida petición de la oración del Señor marca el Reino como el evento deseado del futuro. Uno no ora por el Reino que viene, si ya ha llegado. El Reino es por lo tanto el objeto de la esperanza cristiana. Este hecho es una verdad demostrable de  otras frases famosas de Jesús: "Entrad por la puerta estrecha ... Pocos encontrar el camino a la vida ... Cuidado con los falsos maestros religiosos ... No todo el que dice me 'Señor, Señor' , entrará en el Reino de los Cielos, sino el  que lleva a cabo la voluntad de mi Padre ... Muchos me dirán en aquel día ... "(Mateo 7:13-15, 21, 22)." Ese día "será la gran ocasión para el rechazo o aceptación en el  Reino de Dios. Una vez más, el Reino es el caso de un futuro para el que debemos prepararnos con urgencia. Será en ese momento en el futuro que "vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en  el Reino de los Cielos "(Mateo 8:11). Al mismo tiempo, los" hijos del reino "(aquellos que por ser privilegiados israelitas deberían haber calificado para entrar en el Reino, sin embargo, trágicamente negaron a su propio Mesías) ser rechazados desde las brillantes luces de la sala de banquetes y arrojados a las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes - una imagen horrible de remordimiento y la desesperación.

La carrera de Jesús se dedicó por completo a la proclamación del Evangelio del Reino.  Mateo 9:35 repite el 4:23: "Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas y anunciando (ó predicando como traduce la King James) el Evangelio del Reino."  Toda "predicación" en la Biblia, se refiere a la predicación del Evangelio del Reino de Dios.

El discipulado cristiano, significa aprender el Evangelio como Jesús lo predicó y llevarlo al público: "Y yendo, predicad [como heraldo], diciendo: El reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 10:7). Estamos ante el hecho evidente, de que el cristianismo implica seguir a Jesús al predicar su Evangelio, el germen de lo que más tarde fue dado por Jesús resucitado, como la Gran Comisión (Mateo 28:19, 20). El anuncio del Reino continuará, hasta el mismo día de la llegada de Jesús en su Reino, como Jesús dejó claro, en una observación fascinante en Mateo 10:23: "No acabaréis de recorrer las ciudades de Israel, hasta que el Hijo del Hombre venga ". El Mesías aquí prevé, un ministerio de los últimos tiempos, en nombre del Evangelio del Reino en la tierra de Israel. Sin embargo, el mandato de la Gran Comisión, de predicar el mismo Evangelio cristiano del Reino, a todas las naciones del mundo (Mateo 24:14 y 28:19 al  20). Los que reciben a estos proclamadores del Reino ó Evangelio, reciben a Jesús mismo (Mateo 10:40) que los comisionó. La frase, "Aceptar a Jesús", entonces debería estar arraigado en su contexto bíblico. Significa, aceptar la proclamación de Jesús acerca del Reino de Dios. El Evangelio, por lo tanto, es una cuestión escatológica. Esto quiere decir que pone ante nosotros, la gran realidad del futuro y nos exige creer. Dios habla al presente desde el futuro, por el que sabe que tenemos ante nosotros su plan final y nos invita para nuestro propio bien y de nuestra mente y el bienestar espiritual de nosotros mismos, para adaptarnos al esquema del mundo que Dios está elaborando a través de Jesús.

A pesar de la petición conocida "Santificado sea tu nombre", éste en realidad es, un grito de la futura revelación del Reino.  Ezequiel, había escrito sobre el tiempo que viene, cuando Dios será vindicado entre las naciones de todo el mundo: "Voy a reivindicar la santidad de mi gran nombre, profanado entre las naciones, y que [los israelitas] han profanado en medio de ellos, y las naciones sabrán que yo soy Jehová, dice Jehová el Señor, cuando a través de ti reivindicare mi santidad delante de sus ojos "(Ezequiel 36:23).

A lo largo del ministerio de Jesús, la gente se acercó a él en busca de información, acerca de cómo se puede, "heredar el Reino de Dios" (nadie preguntó a Jesús, acerca de cómo podrían "ir al cielo cuando mueran").  Común a Jesús y su audiencia, fue la noción de que el Reino de Dios era el objetivo de la vida cristiana.  La entrada en el o la exclusión de el, fueron las dos opciones, a que se enfrentaron las personas que oyeron a Jesús predicar. La decisión de permitir o denegar la entrada se hará en la Segunda Venida de Jesús (la Parusía). Este es el esquema que subyace a la constante enseñanza de Jesús. Que esto no sea claro para muchos feligreses hoy, se debe a nuestra persistencia del uso de un esquema contradictorio.  Nuestra tradición no bíblica interfiere, y enturbia la enseñanza de Jesús en dos formas. En primer lugar, se sustituye con un inventado "cielo" la expresión bíblica "Reino de Dios" como el objetivo de los fieles.  Profundamente arraigada en el lenguaje de los feligreses está la convicción de que "el cielo" es la meta cristiana. Jesús dijo lo contrario. Prometió "la tierra" y el Reino de Dios a sus seguidores (Mateo 5:5;. Compare con Apocalipsis 5:10). En segundo lugar, el tiempo en que se alcanza la recompensa prometida, ha sido alterado por el lenguaje popular. Está arraigado en la mente de los fieles, que inmediatamente después de su muerte, la meta de la fe será alcanzada. Tal idea, como es apreciada, produce una confusión considerable cuando se impone en su interpretación de la Biblia. La Biblia conoce solamente, de la resurrección futura en la venida de Jesús, como el "punto definitivo" para los cristianos.  De acuerdo con el testimonio de la Escritura, no hay manera de salir de la muerte, excepto por la resurrección de todo el hombre, un evento que involucrará a todos los fieles de todas las edades en una sola comunidad, y esto destinado a ocurrir, no a la muerte del individuo, sino sólo, cuando Jesús regrese visiblemente para inaugurar su Reino en la tierra (Primera a los Corintios 15:23; Apocalipsis 11:del 15 al 18; Daniel 12:2).

La recepción del Evangelio del Reino en el Nuevo Testamento, implica también una respuesta gozosa, a la función que se ofrece a los creyentes, que entrarán en el Reino cuando venga.  La función de los creyentes, es nada menos que el último punto del pacto de Dios con el hombre. El hombre fue instruido desde el principio, para hacerse cargo de la tierra como vice-regente de Dios. Ese propósito, hasta ahora frustrado por el pecado y el diablo, será colmado, cuando el mundo este bajo la supervisión de Jesús y de los santos. La cuestión de la lucha de todo cristiano por el Reino de Dios, está hermosamente diseñada por Jesús en la última cena. Aquí, una vez más, Jesús confirma que el Reino llegará, con la futura llegada de él mismo en su gloria. Será entonces como él dijo: "los que me habéis seguido, serán promovidos a sentarse en doce tronos, para administrar las doce tribus reunidas de Israel ... Así como mi Padre ha pactado conmigo para darme el Reino, ahora pacto con vosotros, para daros el reino. "(Lucas 22: del 28 al 30).  "No temáis rebaño pequeño, porque ha placido al Padre daros el reino" (Lucas 12:32).  

Esta promesa de la realeza en el Reino, es una parte esencial de lo que significa, recibir el Evangelio del Reino. Pablo trató esta información sobre la función futura de los cristianos, como la información básica acerca de la fe. Estaba un poco preocupado, porque los corintios habían olvidado el propósito para el cual, Dios los había llamado a la salvación, que era más que el perdón de los pecados pasados: "¿No sabéis que los santos van a gobernar el mundo? Y si el mundo que está por venir, estará bajo su jurisdicción, ustedes son incompetentes para resolver las cuestiones menos importantes en la iglesia? " (Véase, primera a los Corintios 6:2, en la versión Moffatt).

{
}
{
}

Comentarios Definiendo el Reino de Dios (continuación)

Dios le bendiga siervo de Dios altísimo .sabes me alegro le cuento un corto suceso que me paso hace unos dias resulta que yo estaba buscando como estudiar teológica aquí en Huancayo pero como no hay pedía conocimiento a Dios y bueno por su misericordia estaba aprendiendo varios temas , y resulta que comente a un amigo esta interés y el me dijo yo también ,y el me dijo seria hermoso si el Rev.EDWIN abriria su instituto teológico y así comentamos y entonces me dijo: ay una radio que dan clases de teología y fui y Dios me dijo que no todo es bueno en ahi pues son un poco apoyadores de pecado y eso es malo no puede salir de una fuente agua salada y dulce a la vez y cuando predico hace unos dias sobre mateo 24 en la iglesia central acerca de la venida de nuestro señor Jesucristo y despues de la predica digo que iba a abrir su oblog es como si fuere que Dios me dio la respuesta a mis oraciones de querer aprender mas acerca de las escrituras . con respecto a este tema fue interesante pues es verdad cierto que el Jesús viene para dar recompensa a los fieles y palo a los pecadores y nuestra esperanza esta puesta en la promesas de nuestro redentor .Tengo una pregunta sobre las bodas del cordero algunos predicadores dicen que es en el cielo después del arrebatamiento pero en mateo 22 cuando escuche una predica suya que las bodas son cuando este en el milenio ya que se basa por el que no estaba vestido de bodas como un impío puede entrar al cielo entonces eso es claro también tiene una similitud mateo 8:12 por eso lo entiendo pero ay en otras partes de la biblia que también habla de y serán lanzados al HORNO DE FUEGO AHÍ SERA EL LLORO Y CRUJIR DE DIENTES ¿estas palabras del mesías define una condenación ya de espíritu verdad ? gracias por su respuesta y que Dios le siga bendiciendo
Ever Ruben Quispe Aquino Ever Ruben Quispe Aquino 29/08/2013 a las 01:42

Deja tu comentario Definiendo el Reino de Dios (continuación)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.