Avisar de contenido inadecuado

Definiendo el Evangelio en Mateo

{
}

Definiendo el evangelio en Mateo.

 

Es un hecho indiscutible, que Jesús fue el portador del Evangelio, ó Buena Noticia del Reino de Dios o Reino de los cielos (por cierto, las dos frases son idénticas, en su significado).  "Reino de Dios", es el término-maestro de la presentación de Jesús, de la fe cristiana. Es su lema constante, el concepto en torno al cual, todo su discurso gira. "Reino de Dios", es la frase en la que se concentra el genio de la fe. Jesús descubrió su mente y la intención fundamental de toda su carrera como profeta, rabino e hijo de Dios, con estas preciosas palabras, que deben ser escritas de forma indeleble, en los corazones de sus seguidores:

"Me veo obligado a predicar el evangelio del reino de Dios, a otras ciudades también: Esa es la razón por la que Dios me ha enviado" (Lucas 4:43).  Lógicamente, entonces, el mismo propósito conductor, debe animar toda la evangelización cristiana.

Sin embargo, extrañamente, la frase "Evangelio del Reino de Dios" está ausente de los labios de casi todos los intentos contemporáneos, de "predicar la salvación".  Hay algo que en verdad está mal.  Esta discrepancia fue observada, por un plantador de iglesias quien dijo y cito: "No puedo dejar de preguntarme, por qué no he oído más acerca del Reino de Dios, en los treinta años que he sido cristiano, ciertamente he leído sobre él, lo suficiente en la Biblia .... Pero  honestamente, no puedo recordar ningún pastor, bajo cuyo ministerio haya estado predicando, un solo sermón sobre el Reino de Dios. Al hurgar en mi barril propio de sermones, ahora me doy cuenta de que yo nunca he predicado un sermón sobre esto. ¿Dónde se fue el reino ? " termina la cita.

Nadie, por lo tanto, debe ser criticado, por llamar la atención sobre este fenómeno asombroso: la preocupación central de Jesús en la evangelización, esta manifiestamente ausente, del vocabulario de aquellos cuyo trabajo debería ser, representarlo.
Nuestro lenguaje como exponentes y maestros de la fe cristiana, más vale que sea el lenguaje de Jesús. Un idioma que refleje su mente. Y eso, que los cristianos dicen tener, en virtud del Espíritu Santo, "la mente de Cristo" (I Cor. 2:16).
Si aceptamos entonces que el Reino de Dios, es el corazón del mensaje de salvación (Marcos 1:14 y 15; puede comparar com Mateo 13:19 y Lucas 8:12), la pregunta razonable y necesaria es: "¿Qué es el Reino? "

Un buen lugar para examinar esta cuestión, está en el principio del Nuevo Testamento, aunque una aproximación, desde el Antiguo Testamento, sería igualmente válida y valiosa.  Por el momento, vamos a comenzar con Mateo.  ¿Cuándo, qué y dónde, será el Reino?  Una nube de niebla y confusión, se cierne sobre muchos estudiantes de la Biblia, en cuanto a la definición del Reino.  Pero esto no tiene que ser así : En la oración del Señor, se nos invita a acercarnos a Dios con las palabras: "Venga tu reino."  Este punto de referencia es familiar incluso, para los menos instruidos, y su fuerza no se debe perder.  No oramos por algo por venir, si ya ha llegado!  La petición no es: "que tu reino crezca", ni "por la propagación del Reino".  La solicitud se refiere, a la futura llegada del Reino, lo que significa, por supuesto, que en el sentido indicado por Jesús en la "oración del Padrenuestro", el Reino todavía no había llegado.

Una base excelente, en el Antiguo Testamento, para tal venida futura del Reino se encuentra en Miqueas 4:7 y 8.  En ese pasaje, el profeta anuncia que el Reino, vendrá al Monte Sión, y que será un retorno a un estado anterior, perdido, la restauración del dominio que se ha quitado a Jerusalén: "Jehová reinará sobre ellos en el monte Sión para siempre, a partir de ahora Y tú, torre del rebaño, fortaleza de la hija de Sión, a ti va a venir, el antiguo dominio: el reino vendrá a la hija de Jerusalén "
Una clara base de hecho, para la petición: "Venga tu Reino!"  Y el Reino es un imperio concreto, basado en una localización geográfica, que es Jerusalem y que Jesús la llamó, "la ciudad del gran Rey" (Mateo 5:35).

Una vez más, en Mateo, el Reino es el gran evento decisivo del futuro: "No todo el que me dice 'Señor, Señor', entrará en el reino de los cielos ó reino de Dios, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre Celestial, muchos me dirán en aquel día ... "(Mateo 7:21 y 22).  La relación es clara.  Las palabras de Jesús remachan juntos el concepto del reino y "en aquel día (que está en el futuro)."  El Reino pertenece a la mente de Cristo hasta el día de la intervención futura y juicio de Dios sobre el mundo.  El Reino es la imposición catastrófica, como magnífica, y decisiva (para los malos) de la autoridad divina, para corregir los males de nuestro presente mundo rebelde. El Reino viene (en este pasaje) con la futura venida de Jesús y no antes.

Ahora, para un tercer testimonio: Mateo 8:11 y 12: "Muchos vendrán [obsérvese el verbo en tiempo futuro] de Oriente y Occidente y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos ó Reino de Dios, pero  los hijos del Reino serán echados a las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes ".
Una vez más, el ajuste y la sincronización del Reino son inconfundibles.  El Reino pertenece al futuro como un acontecimiento que va a dividir a los buenos de los malos, y su destino será corregido.  "Los hijos del Reino" son aquí, los que en virtud de su posición privilegiada como miembros de la raza israelita, debían haber sido candidatos a entrar, en el Reino cuando venga.  Pero trágicamente, no aceptaron al Mesías y su mensaje del evangelio del Reino.  Ellos no han creído en el Evangelio del Reino, de los labios del Mesías, ni propagaron el fuego de su mensaje de salvación a los demás.  Y se les prohibirá la entrada en el Reino "en aquel día".

Estos tres pasajes, que se encuentran al principio del Evangelio de Mateo, son suficientes para establecer el modelo de enseñanza único que impregnó la carrera de Jesús cuando predicó. El Reino está por venir.  Será el acontecimiento del futuro, para el cual todos están invitados a prepararse ahora, con suma urgencia, en términos igualmente apropiados, la Biblia informa el sistema de creencias y la conducta apropiada.

En el Evangelio de la salvación, tal como salió de los labios de Jesús, el Reino, es como una invitación a un banquete. El Evangelio del Reino como la siembra de la semilla, es la cosecha.  Y sólo lleva a confusión, confundir estos hechos simples. Una invitación no es el propio banquete, y la siembra de semillas no es la cosecha.  El significado principal y dominante sobre el Reino, en la enseñanza de Jesús, es que el Reino de Dios se manifestará en el futuro, cuando Jesús regrese a gobernar en la tierra, en compañía de los santos de todas las épocas.  Éstos funcionarán con él, como soberanos menores en un mundo renacido, restaurado y reconstituido.  Las condiciones actuales, hablan de nuestra situación mundial y la desesperada necesidad, de una mejor sociedad humana.  Esto a la larga se materializará como el Reino de Dios, que se inaugurará en la tierra, como todos los profetas previeron.  El Evangelio del Reino invita a todos a ser atrapados, en este emocionante programa, divino, para compartir la pasión de Dios mismo y Su agente único el Señor Jesús Mesías (Lucas 4:43;. Compare con Lucas 2:49, "la agenda de Dios")  .
La Biblia de tapa a tapa, espera con interés, el momento en que el pueblo de Dios, estará en el lugar de Dios, con el Príncipe de Dios establecido en el Reino, que es suyo por promesa divina.  Bienaventurados los mansos, en efecto, porque ellos heredarán la tierra ó el Reino también la Vida de la Era venidera (ganó la inmortalidad en la resurrección) (ver Mateo 5:5; 25:34; 19:29;  primera de Corintios 15.:  23).

 

 
{
}
{
}

Deja tu comentario Definiendo el Evangelio en Mateo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.