Avisar de contenido inadecuado

El conflicto de las teologías

{
}

¿Por qué todo el conflicto sobre quiénes son Dios y Jesús?

Anthony F. Buzzard.

 TAGS:undefined

En los pasados casi dos mil años de historia de la iglesia, ha habido una agria polémica sobre la identidad de Jesús y su Padre, el Único Dios. La quema en la hoguera, quema de libros, la supresión de los opositores por cualquier medio, incluida la violencia, ha sido característico de esta diferencia. Es una historia terrible.

La mayoría de los feligreses tienen poca idea de la confusión y el conflicto atroz que marca la historia del dogma. Los Concilios eclesiásticos finalmente decidieron, bajo pena de anatema y excomunión, que para ser un buen cristiano tienes que decir: "Yo creo que Jesús es Dios." Requerida también de los miembros de la iglesia fue la creencia de que Dios es tres personas en una sola esencia (Nicea, año 325 dC, y Calcedonia, 451 dC).

Este criterio de la autenticidad, el estándar de oro para quién tiene razón y quién está peligrosamente mal, se mantiene con vigor en la actualidad. Lo que nos parece problemático en esta triste historia del conflicto y (a veces) matonismo teológico es que los cristianos a menudo son casi totalmente inconscientes de ello. Ellos permanecen en gran parte mal informados sobre la historia de la iglesia y el desarrollo de los credos.

En cualquier otro campo de la actividad esto sería considerado un desastre. Imagínese si la historia de América o del mundo fueran prohibidos en las aulas escolares. ¿Qué pasa si se les enseñó a los estudiantes a no leer críticamente y reflexivamente, de no someter a un análisis cuidadoso las diversas piezas de la propaganda política con la que están bombardeados?. Estaríamos con justicia perturbados. Pero cuando se trata de un conocimiento de cómo llegamos a creer lo que creemos acerca de Dios y de Jesús hay una conspiración extraña (?) de silencio.

¿Los que asisten a la iglesia diligentemente nunca se imaginan que, sin saberlo, se han convertido en víctimas de propaganda teológica extranjera a la voluntad revelada de Dios? Mucho de lo que hoy dice la doctrina de la evolución irracional, es aceptado acríticamente incluso por muchos que leen y dicen creer en la Biblia. Está claro que las mayorías (incluso creyentes) no son inmunes a la aprobación de vistas en completa oposición a la palabra clara de la Escritura.

La popular doctrina tradicional de Dios como Trino ejerce un dominio absoluto semejante e injustificado sobre los miembros de la iglesia. Es un dogma muy rara vez predicado y sin embargo se dice que es la marca distintiva de un verdadero creyente. Se merece cada pedacito tanto escrutinio crítico como la enseñanza omnipresente de la evolución. El origen del Hijo de Dios, la nueva creación, es sin duda un tema no menos digno de nuestra investigación concentrada de la cuestión del origen de la vida física en el Génesis. Uno puede aceptar a Dios como el creador del Génesis, pero ¿cuántos han prestado atención a la creación y la génesis del Hijo de Dios mencionado por Mateo en 1:18, 20? [2] Se necesita una revolución que tendrá lugar con un examen al estilo Bereano.

Sería difícil discutir el hecho de que muchos feligreses fieles carecen de una apreciación inteligente de la increíble historia de las doctrinas que la mayoría aceptan ahora como "la verdad del Evangelio." ¿Cuántos han examinado los datos bíblicos con respecto a la cuestión central de la identidad de Jesús? Fue el rabino maestro Jesús mismo quien insistió en la claridad completa de sus estudiantes acerca de quién era y es. "¿Quién decís que soy yo? [Contra cualquier opinión que otros pueden tener] "(Mateo 16:15). La respuesta segura y correcta era (y es) que Jesús es "el Cristo, el Hijo del Dios viviente" (Mateo 16:16). En esa maravillosa verdad es que Jesús planeó fundar su propia Iglesia. Juan en su Evangelio y aún más urgente en sus epístolas hace creer en Jesús como el Cristo humano y el Hijo de Dios, la base no negociable de la verdadera fe. Sobre esta cuestión era de vital importancia conocer los hechos (1 Juan 4:2; 2 Juan 7). "Juan hace del reconocimiento de la perfecta humanidad de Jesús el punto del cristianismo y el distintivo del anti-cristianismo." Así escribió un profesor alemán de teología.

¿Es la doctrina central de que Jesús es "el hombre Mesías" a diferencia del único Dios (1 Tim 2:5) la base firme sobre la que se levantan las iglesias contemporáneas?

Los feligreses, sin duda han sido advertidos contra de las opiniones de los Testigos de Jehová. De estos ampliamente se dice que son peligrosos. Los testigos de Jehová han sido etiquetados como "una secta", por la convicción de que Jesús es la forma humana del arcángel Miguel. Ciertamente, esa visión del Hijo de Dios es muy ajena a la Biblia. Pasajes enteros de las Escrituras (por ejemplo, Heb. 1) explican que el Hijo de Dios es superior a todos los ángeles y que no fue y nunca será un ángel.

Sin embargo, los testigos hacen un buen punto cuando apelan a los muchos, muchos versículos que nos enseñan que Jesús no es en todo sentido igual a su Padre, y que él ciertamente nunca afirmó ser Dios - es decir, el eterno, el Creador no creado. Si lo hubiera hecho, se habría presentado a sí mismo como una segunda, Persona increada, violando el principio más central de su propia herencia judía! Esa reclamación a la Deidad absoluta nunca la hizo. Parecería ser simplemente imposible imaginar a Jesús dejando de lado el credo de Israel. De hecho, él mismo citó y públicamente lo afirmó como el mandamiento más importante de Dios (Marcos 12:28 y siguientes citando Deut. 6:4). Ese credo afirma claramente que el verdadero Dios es uno solo Señor. No dos. No tres. Jesús se dirigió a su Padre como "el único que es verdaderamente Dios" (Juan 17:3). ¿Puede el lenguaje ser más claro?

En este caso, le sugerimos a nuestros lectores, un método para el análisis crítico e inteligente del "problema" de lo que los estudiosos llaman "cristología", que no es la ciencia de los cristales, pero la ciencia que define correctamente la revelación bíblica vital de quien Jesús es y era - y su relación con su Padre. Sobre este tema resmas y resmas de asunto disputable han aparecido a lo largo de la historia de la iglesia. Lo que ha surgido no demuestra la unanimidad que se esperaría si la literatura producida hubiera sido guiada por el espíritu unificador de Dios. ¿Acaso Jesús no declara un único fundamento para su comunidad? ¿No era que había que creer en el Cristo, el Hijo de Dios? Pero ¿qué significa Hijo de Dios?

Empiece por considerar el obvio hecho que todo lo abarca, que el cristianismo de Jesús surgió dentro de la cuna del judaísmo. Los judíos, confiando en sus Sagradas Escrituras, las cuales Jesús claramente aceptó como divinas y con autoridad, creían que Dios era una sola Persona indivisible. Los judíos fueron y son unitarios, no trinitarios. Ellos creían que Dios era un solo Jehová. Fue ejad (Deut. 6:4) (el hebreo para el número "uno", o "uno sólo ..."). La historia del judaísmo y una mirada cercana a las Escrituras Hebreas (el Antiguo Testamento), prueban este punto más allá de cualquier duda razonable. Desafiar este hecho es acusar al pueblo judío, los custodios de las Escrituras Hebreas, de haber entendido mal la pregunta central de quién es Dios a través de su larga historia!

Disputar el unitarismo del judaísmo como que no era tal, sería un grave error. ¿No muestra arrogancia el gentil de hoy? Los gentiles al principio humildemente aceptaron la doctrina paulina de lo que somos nosotros los que estamos por gracia injertados en el olivo que es Israel (Rom. 11:17-22). Sugerimos que la doctrina del Dios de Israel nunca fue impugnada o modificada dentro de las páginas del Nuevo Testamento. ¿Qué pasó cuando el cristianismo posterior se mezcló, con las filosofías paganas?, es otra historia.

Nuestra aceptación ante Dios y nuestra inclusión en el espiritual "Israel de Dios" (Gálatas 6:16), la "verdadera circuncisión" (Fil. 3:3) debería enseñarnos a inclinarnos ante el credo de Israel y el credo de Jesús, que Dios es uno y no tres. Hacer menos que eso nos parecería contender contra el propio Salvador. Él no sólo recitó el Shemá ("Oye Israel") de Deuteronomio 6:4 (Marcos 12:28 y siguientes), sino que estuvo de acuerdo con los Judios que la salvación viene de los Judios (Juan 4:22). Esto seguramente incluiría una idea clara de quién es Dios.

En segundo lugar consideremos lo siguiente: No hay ningún versículo bíblico que utilice la palabra "Dios" para referirse a Dios como Trino. Ni uno solo. En cerca de 5.000 apariciones de la palabra de Dios - elohim en hebreo y en griego Theos - en ninguna de ellas puede ser traducido como "Dios en tres Personas". Invitamos a nuestros lectores a hacer una pausa y reflexionar sobre este hecho asombroso. ¿Es creíble que la Biblia enseñe la idea de que Dios es "tres personas en una" y, sin embargo, no ofrece una sola instancia de la palabra "Dios" con ese significado? La evidencia de esas 5.000 apariciones del sustantivo "Dios" sin duda implicaría que los escritores de la Biblia nunca habían pensado en Dios como tres. Sin embargo, hoy en día algunos están amenazados con la expulsión si plantean estas cuestiones importantes acerca de la identidad de Jesús en relación a Dios.

En tercer lugar, Dios tiene un nombre personal. Aparece en las traducciones del Antiguo Testamento como Jehová. Se reveló a Moisés cuando la Deidad se anunció a sí mismo como "Yo seré lo que seré", o en la versión griega: "Yo soy el que existe por sí mismo" (Éxodo 3:14). El nombre personal de Dios (ya no pronunciado por Judios y no incluido en los manuscritos griegos del NT) aparece como las cuatro consonantes hebreas YHVH. Posiblemente esto se puede pronunciar "Yahweh" (aunque nadie puede estar seguro de la original pronunciación).

Nuestro punto es que este nombre personal de Dios se ha registrado cerca de 7.000 veces en la Biblia hebrea, siempre con pronombres y verbos en singular. Además hay miles de pronombres personales singulares (yo, mí, él, Él, a Ti, Tú) que designan al Dios Único.

Parece que uno tendría que suspender todas las facultades críticas para ir uno mismo a la creencia de que Dios no es una sola persona. Las leyes de la gramática y la lógica tendrían que dejarse de lado. Los Pronombres singulares ya no significarían lo que en la comunicación normal siempre denotan. Es nada menos que un milagro de la mala interpretación que feligreses de gran inteligencia, oyentes de la Biblia y que la leen en la Iglesia y se dedican a ella en la devoción privada, no comprendan este hecho evidente de la revelación divina? Una vez más, hay un paralelismo entre esta y la doctrina irracional de la evolución, que está tan manifiestamente en conflicto con la Biblia y coquetea con una especie de ateísmo.

Algunos están tan perplejos por la diferencia entre el Dios presentado en la Escritura y el misterioso Dios trinitario reclamado por las iglesias que ellos recurren a la táctica de despedir el método histórico-gramatical. Dicen, en otras palabras, que Dios no usa las palabras como nosotros. Esta evasión, sin embargo, es renunciar a la doctrina de la revelación total. La Biblia es útil para nosotros como una revelación de la mente divina sólo si podemos estar seguros de que Dios habla a sus hijos en la lengua que se ajusta a las leyes de la comunicación. En hebreo, así como en otros idiomas, un solo pronombre personal denota a una persona y no tres. Y uno (Deut. 6:4) significa uno!

No hay ningún versículo que combine la palabra "tres" por "Dios" en la Escritura. Jesús nunca dijo: "Yo soy Dios", pero consistentemente describió su relación única dependiente de Dios como de un Hijo al Padre. Un hijo siempre es una persona diferente de su padre. Los hijos son traídos a la existencia por sus padres. Creer que tanto el Padre y el Hijo son plenamente Dios, por supuesto, significa la creencia en dos dioses.

Las afirmaciones de Jesús sobre sí mismo nos dirigen a la creencia en él como el Hijo de Dios, ciertamente no como Dios siendo parte de una Deidad trina. La paradoja que supera todas las paradojas parece ser el hecho de que los feligreses comúnmente hablan de Jesús como el "unigénito" Hijo de Dios (Juan 3:16, etc), mientras que en el mismo aliento afirman que él es Dios! Pero, ¿puede Dios ser engendrado sin dejar de ser Dios?

Recomendamos una discusión seria de la palabra "engendrar", la verdad es una palabra que ahora se comunica sin claridad. La palabra puede ser antigua, pero su significado es inequívoco. Significa "traer a la existencia", "dar existencia a", "causar el existir", "procrear, generar". Compruébelo en cualquier diccionario o léxico. Gabriel la utilizó en una declaración de la doctrina que creemos que es de suma importancia para nuestra búsqueda de la verdad.

En la visita enormemente significativa de Gabriel a María las reglas básicas de toda la teología bíblica sana son colocadas. María se convertiría en la primera mujer en la historia en tener un hijo sin el beneficio de un marido humano. Dios mismo, en la ejecución de su plan de inmortalidad increíble para la humanidad, interviene en la cadena biológica humana para crear, en María, la prometida "simiente de la mujer" (Génesis 3:15) y el hijo de David prometido en 2 Samuel 7:14. Esta persona sería distinguido al mismo tiempo de ser el Hijo de Dios y el Hijo de David - "Yo [Dios] le seré un padre para él [el descendiente de David], y él será para mí un hijo" (2 Sam07:14.;. Heb 1:5). En otros pasajes proféticos que Dios había decretado "Tú eres mi Hijo. Hoy te he engendrado ", u " te he engendrado hoy ", como la Biblia en Inglés Básico presenta amablemente el hebreo del Salmo 2:7.

Tal lenguaje excluye cualquier posibilidad de que el Hijo pueda ser sin un principio. Él no puede haber existido siempre si Dios le trae a la existencia en un momento histórico dado. Ese acontecimiento trascendental se anunció a María. En respuesta a su pregunta muy razonable por no tener marido, Gabriel dijo: "Aquel que es engendrado será llamado Hijo de Dios." ¿Y cómo fue que esto sea posible? "Espíritu Santo vendrá sobre ti ... Y por eso, precisamente, (dio-kai), el engendrado será santo y será llamado Hijo de Dios" (Lucas 1:35).

La singularidad de Jesús se expresa precisamente en las circunstancias sobrenaturales de su concepción. Lucas 1:35 explica deliberadamente la base de la filiación divina de Jesús. Él es engendrado de forma creativa por su Padre en un momento en el pasado no muy lejano. De acuerdo a la teología de Gabriel, la filiación divina se estableció por primera vez cuando Dios trajo Sus antiguas promesas acerca de la venida de la simiente de la mujer y de David a su cumplimiento. Decir, sin embargo, que el Hijo de Dios en realidad no llegó a existir entonces, sino que simplemente intercambió una existencia eterna por la de un ser humano, es arruinar la historia. Se elimina al Hijo de Dios desde la categoría de ser humano real. Esencialmente no llega a ser como los que él se dispuso a rescatar. No sólo es imposible de preexistir a su propia madre, también imposible preexistir a sí mismo, ese es un concepto igualmente confuso. Tiene el misterio y la falsedad escrito por todas partes. Por los extraordinarios desarrollos elaborados por los padres de la iglesia, que es ciertamente el catolicismo romano, un Hijo extrañamente no humano de Dios sustituyó al divinamente procreado Hijo que el ángel Gabriel anunció a María y, gracias a la Escritura confiable, Gabriel sigue enseñando a cada generación subsiguiente.

En una reciente discusión con un contacto de correo electrónico le pedí una definición textual del término. Recibí este resumen en respuesta a "engendrar".: ". Engendrar no significa traer a la existencia". Pero si lo hace! Invitamos a nuestros lectores a buscar el origen del Hijo de Dios (Mateo 1:18, génesis, "origen") y poner su confianza no en credos humanos, sino en la teología sana de la Biblia. Nadie puso esto mejor, como las dieciocho palabras brillantes de Gabriel en una conversación con María (Lucas 1:35). Por milagro procreativo de Dios, y no por otra razón, el Hijo de Dios, el Salvador, entró en existencia.

Ser llamado Hijo de Dios es el equivalente exactamente de "ser el Hijo de Dios." El Hijo bíblico no es un Dios "eternamente generado" (lo que sea que signifique esto!) el Hijo de los antiguos credos. "'Llamado' trae a la expresión de lo que uno es, por lo que 'se le llamará' significa nada menos que 'lo será.' La intercambiabilidad de las dos frases se ve comparando Mat. 5:9, "porque será llamado hijo de Dios ', y Lucas 6:35," seréis hijos del Altísimo "(Raymond Brown, El nacimiento del Mesías, p. 289).

Los apóstoles pidieron constantemente la creencia en Jesús como Hijo genera do únicamente de Dios, mientras, que los padres de la iglesia filosóficamente con mentalidad de célibes se perdieron en un laberinto de "jerga de iglesia". Finalmente decidieron que el Hijo fue "engendrado increadamente." Con ese desafortunado abandono del Cristo como el Hijo de Dios divinamente creado, se le pidió al público acercarse al Hijo a través de los eones oscuros de la eternidad. Fue presentado por concilios de la iglesia como teniendo una existencia personal pre-histórica y pre-humana durante miles de millones incontables de años. Se suponía que luego de haber tomado una decisión consciente de reducirse a sí mismo a un feto y nacer como un hombre. El origen bíblico del Hijo ya no permite su venida a la existencia como Hijo en la "eternidad"(Lucas 1:35;. Mat.1:18, 20, 1 Juan 5:18, no en la RV). La Biblia nos ofrece en cambio un enfoque directo de Jesús como el Hijo de Dios, el segundo Adán, el producto de un acto milagroso de gracia de la creación por Dios.

{
}
{
}

Comentarios El conflicto de las teologías

Miguel Ángel, estas predispuesto por tu tradición evangelicatólica, sería una pérdida de tiempo responderte. Cuando quieras preguntar sobre nuestras convicciones cristológicas te responderé. Confieso con Pedro la base del cristianismo Mateo 16:19. Mi Padre me honra y tu me deshonras.
Miguel Ángel, tu crees lo que crees y está claro que no quieres confrontar tus dogmas loteados y sacramentados. Las perlas no son para ti.
Estimado hermano Edwin, es muy interesante el análisis realizado. Por favor, solo tengo una duda con respecto al siguiente texto: Juan 8:58. ¿Cómo encajaría en todo lo anteriormente analizado? Agradecería mucho su respuesta. Bendiciones.
Jack Jack 22/07/2014 a las 18:17
Saludos Jack, Nuestro Señor Jesús nos dice:
Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó.
Entonces le dijeron los judíos:Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?
La pregunta de los judíos está sesgada por su falla al entender ¿Cuándo vio Abraham el "día" de Jesús y se gozó? Más precisó aún ¿Cuándo será ese "día de Jesús"?
La promesa de Dios es: "en tu simiente serán benditas las naciones". Abraham fácilmente entendió que uno de sus descendientes sería rey de las naciones. Abraham creyó a Dios y "vio" a su descendiente entronizado. El día de mayor gloria que tendrá Jesús será cuando se siente en su trono de gloria en Jerusalén. Abraham se gozó que vería ese día por resurrección.
Esto nos dice que Jesús nunca había visto a Abraham, pero al ser el designado para reinar se convertirá en Señor de Abraham su antepasado, de ese modo es antes que Abraham en los propósitos de Dios.
El Bautista que era 6 meses mayor de edad que Jesús su primo dijo que Jesús era antes que él.
Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo:Este es de quien yo decía:El que viene después de mí, es antes de mí; porque era primero que yo.
"Antes de mi" significa tiene mayor dignidad en los planes de Dios.
Abraham "vio" cosas que no han ocurrido. Jesús "existió" (en los planes de Dios) antes que Abraham existiera.
Mi perfil. Saludos Ana del Valle.
https://www.facebook.com/edwin.mauricio.144

Deja tu comentario El conflicto de las teologías

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.