Avisar de contenido inadecuado

Capítulo 3 (cont) del libro de Greg Deuble

{
}

Una explicación Matemática (o metafísica)

Es evidente que Dios no puede ser tres y uno en el mismo sentido. Al lado del truco de jugar con el significado de las palabras, algunos trinitarios han girado a otra explicación de como Dios puede al mismo tiempo ser un Dios y aún tres. Ellos van a una explicación filosófica matemática. Nuevamente volvemos a R.A. Torrey como siendo típico de este punto de vista:
No pienso que Dios sea tres y uno en el mismo sentido. ¿En qué sentido entonces puede Él ser tres y uno al mismo tiempo? Una respuesta perfectamente satisfactoria para esta pregunta es de la misma naturaleza de una tesis manifiestamente posible. Primero, porqué "Dios es Espíritu" y los números son aplicados primeramente al mundo físico y material. Segundo, porque Dios es infinito y nosotros somos finitos. Él habita en luz que ningún hombre puede alcanzar (1 Tim. 6:16) y por eso nuestro intentó de una explicación filosófica de la Trinidad de Dios es un intento de una explicación filosófica de la Triunidad de Dios es un intento de poner los hechos del Ser infinito dentro de las formas del pensamiento finito, un intento para poner el océano de la verdad en un pequeño cubo o recipiente del entendimiento humano, un intento cuya necesidad puede ser sólo parcialmente exitoso.
Además, un número tiene significado en el reino de lo finito. Es un hecho matemático bien conocido que cuando entras al reino de lo Infinito, los número finitos pierden su significado y valor, cualquiera que tenga algún conocimiento de las matemáticas sabe que uno dividido entre el infinito es igual a nada, y también que tres dividido entre el infinito es igual a nada. Bien, entonces, como las cosa igual a la misma cosa son iguales una a otra, uno como numerador entre el infinito como el denominador, cancela el común denominador infinito, y tienes uno igual a tres. Ahora uno no es igual a tres, pero te muestra eso cuando entras en el reino de lo Infinito, los números finitos pierden su significado y valor. (29)
Esto puede sonar convincente a nuestras mentes occidentales pero ¿es como Torrey lo sugiere "una respuesta perfectamente satisfactoria" al dilema de como Dios puede ser tres y uno al mismo tiempo? Es irónico que él rechace cualquier "explicación filosófica de la Trinidad" pero inmediatamente gire a una explicación filosófica aunque matemática para probar su punto. Antes de ir específicamente a la "respuesta satisfactoria" concerniente al Ser de Dios, vamos a observar cuán típica es su respuesta a nuestra pregunta. Los trinitarios dirán siempre que el Ser de Dios es un misterio y que debemos aceptar la Trinidad por fe. En otras palabras, ellos nos quieren hacer creer, en lo inefable, esto es, en lo indescriptible e indecible. De este punto, no puedo mejorar la respuesta de Roberto Hach para este argumento cuando él dice que apelar a un misterio que debe ser aceptado por fe es:

Malentender el concepto bíblico de revelación y fe. Revelación es por definición, la develación de un misterio, que una vez revelado no es más un misterio (ver Ef. 1:9-10; 3:1-6; Col. 2:2-3); si permanece el misterio, entonces no ha sido revelado. En otras palabras la revelación de parte de Dios corresponde al entendimiento de parte del hombre, el hecho que el Trinitarismo permanezca como misterio al entendimiento, a pesar que supuestamente ha sido revelado por Dios, es el más poderoso argumento contra su permanencia como una revelación de Dios; si Dios lo ha revelado, sería entendible. La teología trinitaria no obstante, cuando llega al Ser de Dios, el hecho que las palabra no puedan hacerla entendible significa que no hay palabras para eso; por consiguiente, no ha sido revelada; "Las cosas secretas pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre" (Deut. 29:29). Desde el punto de vista bíblico, hay "cosas secretas" y "cosas reveladas", las últimas son tema para el entendimiento humano, las que están en misterio...esas no los son...

(29) R.A. Torrey, The God of the Bible, pp. 74-75.

...además, decir que la Trinidad es un misterio incomprensible que debe ser aceptado por fe es reemplazar la fe apostólica, la cual es materia de persuasión por medio del entendimiento, por una "fe" mística que debe hallar algún otro significado más allá del entendimiento para ganar entrada al corazón; la alternativa sería una variedad de más o menos una forma coercitiva, autoritaria mística y posesiva. (La Historia del Cristianismo Trinitario se mantiene como testigo de la verdad de esta observación) (30)

Esta es precisamente la posición del apóstol Pablo. "Porque no les escribí otras cosas de las que leen o entienden" (2 Cor. 1:13). Para Pablo no hay tal cosa como una incomprensible doctrina cristiana revelada. No el esotérico "misterio de la Santa Trinidad". La propuesta que declara Pablo al escribir "ninguna otra cosa que lo que ustedes... entienden". El no está promoviendo un enigma inescrutable. El no escribe en acertijos. Está todo sobré la mesa para hablar. Así, la fe apostólica puede sólo descansar sobre lo que ha sido revelado., ahora estamos en posición para dirigirnos a la "perfectamente satisfactoria respuesta" de Torrey de cómo Dios puede ser tres en uno. (De esta manera ha a habido intentos "occidentales" para "ilustrar" como así es el "triuno Dios" por compararlo con el agua que puede "existir" en tres formas, si líquida, hielo o gaseosa dependiendo de la temperatura. Esta es una adaptación "científica" del modelo de la Trinidad de Agustín de Hipona como viendo el paralelo al alma humana, con su memoria, entendimiento y voluntad. Para Agustín, el Dios Triuno es una unidad en triplicación. En realidad la memoria, entendimiento y voluntad son todas funciones de la mente en su totalidad. Esta es la misma clase de aproximación metafísica como la matemática de Torrey y es precisamente indigna de la revelación que Dios dio de sí mismo en las Escrituras como veremos).

(30) Robert Hach, Possession and Persuasion, p. 116.)

Primeramente, vamos a recordar que para la mente hebrea completamente enraizada en su Biblia, no habría forma de reducir al Señor Dios a un "que" o una "esencia", mucho menos que una fórmula matemática. Esta una categoría gentil (griega) ajena que es extraña al Dios personal revelado en el Antiguo Testamento. Para la mente hebrea, como ya notamos, hay muchas cosas de Dios que él ha escogido no revelarnos. Estas son las "cosas secretas" y es especulación tonta aventurarse allí (Deut. 29:29). Dios es Santo, lo cual quiere decir "distinto" y no puede ser limitado a nuestro lenguaje o a nuestro entendimiento humano. La creencia y la literatura judía del primer siglo atestigua: "nunca hubo...un análisis del interior del Ser de Dios, una especie de declaración metafísica al respecto, para hablar así, que Dios era así en su interior" (31). Es extremadamente pesado para nosotros los "occidentales" meter en nuestro patrón de pensamiento que la revelación bíblica de Dios no es metafísica.
Sin embargo, una parte significativa de nuestra preocupación es por mucho la palabra "espíritu". Para nuestra mente occidental la palabra evoca imágenes relacionada a lo inmaterial e invisible. Hablamos acerca de espíritus y fantasmas. Lo que es "espiritual" es intangible pero de todos modos muy "real". Por otro lado "materia" es entendida como todo aquello que es visible, palpable, cambiable y temporal. En lo que respecta, Robert Hach insiste que:
La falacia maestra está en casi todo el análisis. He leído en lo tocante a la "naturaleza" de Dios, la occidentalización del término "espíritu". Dondequiera la frase [Dios es Espíritu [o espíritu]. " o el concepto de Dios como un "Ser espíritu" o sobre todo el sujeto de "espiritualidad" a lo indiscutible (y por eso indecible) la suposición es que "espíritu" es una clase de sustancia invisible y eterna. (32)
Por eso ninguna discusión de la esencia de Dios incluye términos metafísicos o platónicos. Este parecido es extraño al marco hebreo y bíblico.
Hach sostiene que a nuestro oído occidental la palabra "espíritu" comunica un desafortunado significado que es muy extraño a sus orígenes hebreos. El continúa:

(31) N.T. Wright, Who Was Jesus? p. 49.
(32) 18th Dec. 2004.

Los teólogos cristianos del segundo siglo (quienes eran gentiles, típicamente educados en los conceptos filosóficos griegos) retóricamente re-inventaron el concepto de "espíritu"; el "espíritu" hebreo como la verdad respirada de Dios considerando el futuro prometido de Dios fue cambiada por el "espíritu" griego como la realidad mística/ metafísica de la presencia eternal de Dios, un concepto que ha sido heredado de Platón. (33)

En contraste a tales categorías metafísicas la Biblia hebrea dice que Dios puede sólo ser conocido por sus acciones, sus obras, sus hazañas. Conocemos a Dios porque él actuó y está actuando en la historia del espacio- tiempo. Conocemos lo que le agrada a Dios porque él hablo a través de los profetas. "Vemos" a Dios en sus obras poderosas en la nación de Israel en la Biblia hebrea. Dios fue conocido a Israel por lo que él hizo en la historia, únicamente por su entrada al pacto de amistad con ellos: "Yo soy el Señor tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre (Éxodo 20:2). Por tanto, para la mente hebrea explorar los temas de la teología es entrar a un reino dinámico, donde vida es vida y definida por Dios esta involucrada en los afanes del día a día. La persona de Dios puede ser conocida en el contexto de amistad con su pueblo. El es el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, que es el Dios que se ha revelado a sí mismo en las historias personales de esos hombres. El no es el Dios del pensamiento especulativo de la teología sistemática: "Notificó sus caminos a Moisés, sus obras al pueblo de Israel" (Sal 103:7). La teología del AT es fundamentalmente teología histórica. El el NT observamos a Dios supremamente en las palabras y milagros de su Hijo, "Dios estaba en Cristo reconciliando consigo mismo al mundo" (2 Cor 5:18). La fe de Israel se basa en cosas que contrastan, entonces, con las modernas categorías de los pensamientos especulativos. Como N.H. Snaith en su importante libro del siglo XX, Las Ideas Distintivas del Antiguo Testamento. Y lo pone así:

El Dios de los hebreos estaba esencialmente activo en el mundo el cual había hecho. Consideramos que es de suma importancia que este hecho pueda ser reconocido a través de toda la teología del AT. Él no es un Dios estático en el sentido de los filósofos.

(33) Robert Hach, Possession and Persuasion, p. 17.

El nunca fue pensado por los hebreos como apartado del mundo, lejano, en aislamiento total. Alguna idea tal entre los hebreos fue desarrollada mucho tiempo después, y pertenece al periodo cuando los judíos habían sido influenciados por las especulaciones de los griegos" (34)
Aunque Dios era Santo y trascendente para los hebreos, esto no significaba que Dios era lejano y pasivo. "Yo soy Dios y no hombre; el Santo en medio de ti" (Óseas 11:9). En vez de eso, Él era "otro" y distinto a cualquiera, sea "dios" o "carne" pero Jehová fue también siempre el Dios Viviente quien fue relacionado en su palabra soberanamente, dinámicamente, en el aquí y ahora. Israel fue llamado sobre todo para responder al cuidado de Dios y ser librado para fidelidad y gratitud, para siempre recitar y confesar su palabra y sus obras poderosas. La revelación de Dios en la Biblia, entonces, es simplemente cuanto sabemos de lo que Dios ha hecho en la historia como revelado a través de sus profetas, sus apóstoles y primeramente a través de su Hijo.
Esto sin embargo es una buena razón, como Hach sugiere, para rechazar la traducción occidental (en este caso latino) "espíritu" para el mejor entendimiento de "aliento" (la palabra latina spiritus significa "aliento" o incluso viento). Cuando Dios habló a sus profetas y apóstoles fue como si Él estuviera respirando su mensaje dentro de ellos, poseyéndolos por su palabra. Oír el mensaje de los profetas y los apóstoles, entonces, es recibir el aliento y la presencia de Dios dentro de nuestras vidas. Decir que "Dios es aliento" (más bien que "Dios es espíritu" es poner el énfasis detrás de la noción bíblica que Dios está respirando su presencia/espíritu dentro de nuestras vidas al tiempo que oímos su palabra y creemos en su obra, en particular su palabra y obra en Cristo).
Apreciar la diferencia fundamental entre el entendimiento hebreo y el helenista es reconocer que la Biblia no discute el Ser de Dios en términos metafísicos. La forma hebrea de revelar a Dios es emplear metáforas y no metafísicas. Dios usa objetos concretos de la vida diaria e ideas familiares para gente ordinaria para ilustrar lo que es abstracto e intangible acerca de sí mismo . El único Dios no puede ser reducido a fórmulas y esencias. Aunque es verdad que "Dios es Espíritu" no debemos pensar que eso significa que Él puede ser reducido a una clase de fórmula/ sustancia etérea, impersonal, metafísica o matemática.

(34) N.H. Snaith, The Distinctive Ideas of the Old Testament, p. 47.

Dios no es un "que", por tanto, no podemos dividirlo en tres (personas) entre el infinito (de "espíritu) y resultar uno, como R.A. Torrey haría para nosotros. Esta puede ser "una perfectamente satisfactoria respuesta" como cuando Dios puede ser tres en uno si empezamos con la convicción que Dios existe como tal en Su Ser, pero esto no sería cuando estamos hablando del Dios de la Biblia hebrea. Puedo dejar a Robert Hach -cuya perspicacia sobre este tema libremente y con gratitud reconozco- ha dicho al final:
Lo que Dios es en y de Dios mismo está más allá de la comprensión humana y por tanto, no sujeto a revelación, no existen palabras para revelar el Ser literal más allá de la confesión de fe israelita: "Yahweh nuestro Dios, Yahweh es uno" (Deut. 6:4; Marc. 12:29). Más allá de esto, cualquier intento para describir el Ser de Dios en términos literales solo pueden amontonar el sin sentido teológico, tal como la inclusión incomprensible de tres personas en un Ser, la segunda persona del cuál ser es 100% Dios y 100% hombre. Sólo Dios sabe cuanta gente inteligente ha sido llevada a rechazar la fe cristiana debido a la tergiversación eclesiástica de Dios como un absurdo teológico. (35)

¿Es importante este asunto?

¿Es tan serio e importante si creemos que Dios es una Persona o que Él es tres en uno? ¿No es al final esto una cuestión académica par los teólogos? ¿Lo qué nosotros creemos sobre la Persona del Dios de la Biblia hace alguna diferencia práctica? Considere lo siguiente:
- Lo que Jesús Cristo el fundador del cristianismo dijo del asunto.
Un día un cierto escriba reconoció en Jesús la sabiduría de Dios. Así qué le preguntó a Jesús, ¿Cuál es el más grande mandamiento de todos? (Marc. 12:28) Jesús respondió respondió citando el credo unitario monoteísta el cual ha sido recitado y creído por Israel por más de 1500 años. Como ya notó, es el llamado Shemá Yisrael y habla de la unidad de Dios. Para Jesús, esta es la insuperable revelación del Dios de Israel y su Dios. Este punto de partida no negociable para el reconocimiento de la identidad del Dios de Israel fue considerado tan fundamental que debe ser enseñado a todos los niños (Deut. 6:7)

(35) Robert Hach, en su documento "El Concepto Bíblico de la Mediación" presentado en la Conferencia Bíblica de la Universidad Bíblica de Atlanta, 2055.


De acuerdo a Jesús, el fundador del Cristianismo, el primer y más importante de todos los mandamientos de Dios. "Oye, Oh Israel; el Señor nuestro Dios, es un Señor", y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente, y con todas tus fuerzas" (Marc. 12:29-30). De acuerdo a Jesús mismo la más grande verdad en toda la Biblia, incluso en todo el mundo es el hecho que "Dios es uno" (teológicamente hablando, esta doctrina describe la unidad de Dios). Estamos para oír esto, lo que significa, pongan atención, considérenlo inteligentemente, y obedezcan. Lo que Jesús dijo fue que Jehová nuestro Dios es un solo Jehová y "uno" es la palabra hebrea echad que significa, sólo, solitario. Jesús nada dijo aquí de pluralidad en el único Dios. De seguro si Dios es una Triunidad de Personas, Jesús podría haber puesto las cosas en orden, aquí estaba su oportunidad para incluirse en la Deidad: "Oye, Oh iglesia el Señor tu Dios es tres en uno! Amarás a Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo con todo tu corazón! Pero no, su credo es la fe de los profetas, su fe se basa en la tradición unitaria monoteísta de Israel. El confiesa que Jehová es un solo Señor, y le amarás con todo tu corazón y con todo tu entendimiento y con todas tus fuerzas. Esta verdad es para Jesús el fundamento de toda revelación divina, "el mayor de todos". Esta es la creencia central de Jesús el Cristo acerca del Ser de Dios. Dios es un Jehová, un Señor.
El lector cuidadoso observará que cuando el escriba repite la declaración de Jesús, lo hace una forma ligeramente diferente. El escriba dijo (dependiendo que texto griego use) "Bien, maestro, has declarado verdaderamente que Dios es uno" o "Has declarado verdad que Él es uno". En otras palabras, cuando Jesús y el escriba se refirieron al Dios de Israel, "Dios" y "Señor" son sinónimos. Esto es importante porque algunos tienen la idea errónea que Deuteronomio 6:4 dice, que hay un Señor (YHWH o Jehová) pero no que hay un solo (elohim), tal aserción que puede haber más de un Dios individual en "una familia nombre" de Jehová. Sin embargo, este diálogo entre Jesús y el escriba prueba que ambos creían que el Dios de Israel era un solo individuo, el Señor Dios, y él es el único verdadero Jehová (YHWH). Podemos bien preguntar, si este es el primer y central mandamiento para el fundador del cristianismo, es nuestra confesión también? El credo de Jesús fue el credo unitario de Israel. Para añadir, aquí está la obediencia a Cristo. Si nuestro Dios no es el Dios de la Biblia hebrea, el Dios de nuestro señor Jesús Cristo, estamos debatiéndonos en el caos de creer en otro Dios. Jesús repite y endosa la misma verdad cardinal que Moisés había plantado como el corazón de toda religión. Por tanto, haciendo de este el más importante y primero de todos los mandamientos, Jesús pone su fe en el único Dios verdadero, el Padre de Jesús, como esencial para el evangelio. No podemos darnos el lujo de estar errados sobre este el más grande de todos los mandamientos.
Cualquier hombre que rehuse aceptar el lenguaje y la revelación sencilla de Dios, y recurre a descripciones filosóficas para describirle, teje una complicada maraña. Compare la simplicidad del Credo de Jesús con la complejidad de aquellos que intentaron "explicar" la Trinidad. Un cierto William Beveridge fue obispo anglicano ortodoxo del siglo XVII y habló para muchos trinitaria de Dios. El obispo dice:

Vamos a considerar el orden de aquellas personas en la Trinidad descrita en las palabras ante nosotros en Mateo 28:19. Primero, el Padre y luego el Hijo y luego el Espíritu Santo; cada uno de los cuales es Dios verdadero. Este es un misterio el cual estamos todos forzados a creer, pero aún debemos ejercer gran cuidado en como hablamos de ello, siendo fácil y peligroso errar en expresar tan grande verdad como es esta. Si pensamos en ello, cuán difícil es imaginar una numéricamente "naturaleza divina" en más de una y la misma persona divina. O tres personas divinas en no más de una y la misma naturaleza divina. Si hablamos de ello, cuán difícil es hallar palabras para expresarlo. Si digo el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo ser tres y cada uno un Dios distinto, eso es falso. Puedo decir, Dios el Padre es un Dios, y el Hijo es un Dios, y el Espíritu Santo es un Dios, pero no puedo decir que el Padre es un Dios y el Hijo es otro Dios y el Espíritu Santo un tercer Dios. Puedo decir que el Padre engendró otro quién es Dios, aunque no puedo decir que él engendró otro Dios. Puedo decir que del Padre y del Hijo procede otro quién es Dios, aunque no puedo decir que del Padre y del Hijo procede otro Dios. Pensar su naturaleza ser lo mismo que sus personas son distintas; y pensar sus personas ser distintas, aunque tampoco su naturaleza es la misma. Así que, pensar el Padre ser la primera persona en la Deidad, el Hijo la segunda y el Espíritu Santo la tercera, aunque el Padre no es el primero, el Hijo el segundo y el Espíritu Santo un tercer Dios. Tan difícil cosa es una palabra porque tan grande es el misterio; o adaptar tan alta verdad con expresiones convenientes y apropiadas para ello, sin ir a una forma u otra.(36)
Cuan complicado lo hemos hecho. Después de leer declaraciones como esta, retornar al credo de Jesús que "Dios es uno" es (pensamos) como respirar, aire fresco. Vamos brevemente a mirar cuán central es este credo fue la vida entera y caminar con su Dios y Padre.

Ninguno hay bueno sino Dios

Un día un "joven rico" vinos Jesús y le preguntó: Maestro bueno ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? (Lc 18:18) Jesús respondió: ¿Porqué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino solo Dios (v19). La explicación tradicional que yo mismo enseñaba es que Jesús detuvo a este joven en su hablar porque él necesitaba reconocer que Jesús realmente era Dios. Es como si Jesús dijera: ¿No reconocer quien soy? Soy Dios mismo. No me llames bueno sin recordar eso. Reconoce quien es el que te está hablando! ¿Suena un poco forzado?. No obstante admitir que la respuesta de Jesús es difícil, pienso que hay una mejor explicación. Jesús estaba diciendo que él mismo no era Dios. Este es el natural, obvio sentido, así que vamos a darle un vistazo con más detalle.
La palabra para "bueno" allí es la palabra griega aghatos. Es un adjetivo el cual de acuerdo como un léxico refiere a "profundamente con excelencia"(37). Cuando es usado de Dios se refiere al hecho que Él es completamente, perfectamente y esencialmente bueno.(38). Jesús dice que sólo Dios es aghatos o bueno. Se refiere a la santidad de Dios, su exclusividad que lo pone aparte de toda su creación. En el plano práctico esto significa que Dios no puede dejar de ser bueno. Dios no puede ser pecar, ni puede incluso ser tentado a pecar. Dios solamente es "incorruptible" e inmortal (1 Tim 1:17).

(36) Bishop Beveridge, Prívate Thoughts, part 2, pp. 48-49, citado por Charles Morgridge, The True Believer's Defence Against Charges Preferred by Trinitarians for Not Believing in the Deity of Christ, Boston: B. Green, 1837, p. 16.
(37) G. Abott-Smith, A Manual Greek Lexicon of the New Testament, third ed., Edimburgh: T & T Clark, 1950, p. 2.
(38) Joseph Henry Thayer, A Greek-English Lexicon of the New Testament, New York: American Book Company, 1889, p. 2.

Por otro lado, Jesús rechazó para si mismo la descripción de aghatos, esa profunda calidad de perfección la cual pertenece sólo a Dios. "En esencia el rechazó este atributo divino de santidad y en negativa, el rechazó la incorrupción" (39). Esto significa que Jesús fue un ser humano real y tuvo la opción de ser bueno o malo. La tentación de Jesús fue real, el podía haber sucumbido o fallado. Porque el no fue aghatos en esa perfección, ni Dios en el sentido absoluto de las palabras. Esto significa que el estaba expuesto a corrupción (Hch. 2:27). Pero también significa que su victoria fue real. La Biblia enseña que Jesús aprendió la obediencia (Heb. 5:8). Dios nuestro Padre nunca ha aprendido la bondad.
En verdad, hubo una cierta bondad que Jesús poseía. La suya fue una bondad única en la historia humana. Sabemos que el "crecía en sabiduría, en estatura y en favor delante de Dios y de los hombres (Luc. 2:52). Esta fuel a bondad sin pecado que había sido posible para Adán originalmente. Esta es la bondad que lo califica para ser el Buen Pastor que dio su vida como sacrificio por nuestros pecados. Pero la palabra que le describe como el Buen Pastor (Juan 10:11) es una palabra griego diferente, kalos, que significa moralmente excelente y digno de reconocimiento (40). Este (segundo) tipo de bondad ciertamente describe a nuestro Salvador.
¿Qué significa todo esto? Evidentemente cuándo el joven rico se dirige a Jesús como "maestro bueno" Jesús lo toma como ofensa. Su respuesta indica un rechazo de hecho: "¿Por qué me llamas bueno. Ninguno es bueno, excepto sólo Dios" (La frase crucial ei me heis ho theos, puede también ser traducida, "sino el único Dios" lo cual es una fuerte afirmación unitaria monoteísta de los labios de Jesús. "Ninguno es bueno sino el único Dios"). Como el Trinitario Raymond E. Brown afirma, "el texto distingue fuertemente entre Jesús y Dios, y esa descripción sobre él, lo cual Jesús objetó, era aplicable a Dios. De este texto uno nunca podría sospechar que el evangelista refiere a Jesús como Dios"(41). Seguramente no honramos a Jesús cuando le atribuimos lo que él mismo rechazó y que pertenece sólo a su Padre en los Cielos. Si la confirmación que esta es la correcta interpretación es disputada, entonces solo necesitamos ir al Apocalipsis 15.

(39) Sidney Hatch, Brief Bible Studies, vol. 23, no. 1, 1992
(40) A Critical Lexicon and Concordance, second ed., revised, London: Longmans, Gree & Co. 1886, p. 336.
(41) Raymond Brown, An Introducción to New Testament Christology, New York: Paulist Press, 1994, p. 174.


Después de su resurrección y ascención años cielos, Jesús es visto guiando la adoración dirigida a Dios su Padre. Todos los victoriosos santos cantan "el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: 'Grandes y Maravillosa son tus obras, Oh Dios Todopoderoso...¿Quién no te temerá Oh Señor y glorificará tu nombre? Porque solo tu eres Santo" (v. 3 y 4). Incluso ahora en los cielos la confesión del Señor Jesús es que su Padre "solamente" es santo. Como el Cordero de Dios, Jesús aún adora a Dios su Padre como el único que es bueno en perfección! Sólo su Padre, el Señor Todopoderoso es la fuente de toda excelencia moral. Cuanto mejor concordar con nuestro Señor Jesús y confesar que hay sólo uno que es bueno, ese es Dios. Jesús rechazó la identificación de él mismo como igual al único y Buen Dios.

El Padre es el único Dios verdadero.

Justo al final de su vida, en las sombras del Getsemaní Jesús estaba orando a su Padre. Oigan su propia confesión de fe: "Y esta es la vida eterna, que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero y a Jesús Cristo a quien has enviado" (Jn 17:3)
Una vez más, de acuerdo al fundador del Cristianismo, su Padre es "el único verdadero Dios". "Único" significa, sólo, solitario, uno, único en su clase! "Verdadero" significa, real, genuino. De acuerdo a Jesús mismo, su Padre es el único Dios genuino. No hay otro Dios en su clase. De sí mismo, Jesús reclama ser el Cristo, que es el Mesías a quién Dios ha enviado. Es un hecho triste de la Historia que Agustín de Hipona encontró este verso tan problemático que propuso alterar la lectura del texto, "que ellos puedan conocerte a Tí y a Jesucristo a quien tu has enviado, como el único verdadero Dios". Así, con pedante y arbitraria autoridad, Agustín escribió:

Consecuentemente, por tanto, el Espíritu Santo es también entendido porque él es el Espíritu del Padre y del Hijo como el substancial y consustancial amor de ambos. El Padre y el Hijo no son dos Dioses, ni son el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo tres Dioses; pero la Trinidad misma es el único Dios verdadero. Y aún el Padre no es el mismo que el Hijo, ni el Hijo el mismo que el Padre, ni el Espíritu Santo es el mismo que el Padre y el Hijo. El Padre , el Hijo y el Espíritu son tres personas aunque la Trinidad misma es un Dios. Si, entonces el Hijo le glorifica en la misma manera "como tu le has dado potestad sobre toda carne" y le has dado "que dé vida eterna a todos los que le has dado" y "esta es la vida eterna, que te conozcan a Tí", de esta forma por tanto, el Hijo te glorifica es, que él te hace conocer a aquellos que Tu le has dado (42).
Así, de acuerdo a Agustín , Jesús no tuvo la palabra correcta cuando oró. Agustín trágicamente toma para sí la potestad de corregir a nuestro Señor Jesús! Pero en otra ocasión Agustín escribió: "si crees lo que te gusta del evangelio y rechazas lo que no te gusta, no es el evangelio lo que crees sino a ti mismo". Su piedad no va con sus convicciones.
Bien, tome su opción ¿A quién deseas seguir? ¿A Agustín o a Jesús su Señor, el fundador de la iglesia? ¿La Trinidad es el Único Dios verdadero? ¿O el Padre es el único Dios verdadero? Jesús mismo no fue Trinitario, para él, el Padre es el "único Dios verdadero". Esta no es una cuestión semántica, de acuerdo a Jesús "saber" que su Padre es el único Dios verdadero y saber que Jesús él Cristo es el único que Dios ha enviado es "vida eterna". Jesús se identifica a sí mismo como "Jesús él Cristo" a quien Dios ha enviado. "Jesu Cristo" no es nombre y apellido como por ejemplo John Smith. Es un nombre propio y un título. Nos dice que Jesús es el Mesías porque el título "Cristo" es la palabra griega para el título hebreo "Mesías". La entrada a la vida en la Era por venir depende de conocer que Jesús es el Mesías a quién "el único Dios verdadero" ha "enviado".
Algunos han argumentado que la palabra "enviar" implica que Jesús existió en los cielos antes de su venida a la tierra. Pero la Biblia también dice que Juan el Bautista fue "enviado" de Dios (Jn 1:6). Esto no significa que Juan bajara del cielo o pre- existiera su nacimiento en alguna forma; solo que él fue comisionado por Dios.

(42) Homilies on John


Cuando Pablo escribió, "cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley" (Gal. 4:4) estamos entendiendo el concepto de enviar como la encomienda divina para su trabajo Mesiánico único. El envío del Hijo:

...debe ser visto en el trasfondo de los profetas a los cuales a los cuales Dios envió antes. La idea es entonces que Dios estaba satisfecho con los profetas, pero que él enviaba a su propio Hijo quien es más grande que los profetas ¿él los envió desde el cielo? Esto no es mencionado ni una vez...Al contrario, el hijo quien es enviado fue nacido bajo la Ley...i.e. En el momento que la Torah estaba ya activa...lo que Pablo escribe acerca del envío del Hijo no puede en manera alguna entenderse de una situación precedente al principio de la historia. (43).
De este modo, Jesús él Mesías, el ungido o comisionado Hijo enviado para revelar al único Dios verdadero. De acuerdo a Jesús, enteramente la vida de la Era venidera depende de este conocimiento. De hecho, esto no significa un conocimiento sin acciones subsecuentes y un cambio en el estilo de vida. No sólo una aceptación mental a la verdad central que el Padre de Jesús es el Único Dios verdadero y que Jesús es su Mesías comisionado a quien destinó gobernar el nuevo orden mundial. No significa amar a este Dios con todo nuestro corazón, vivir sólo para su gloria y honrar a su hijo con nuestra fe y obediencia.
¿Qué diferencia practica hace creer en la unidad personal de Dios? De acuerdo a Jesús mismo significa que podemos amar a Dios con todo nuestro corazón. Podemos tener una cálida, personal, amorosa, verdadera e íntima amistad con Él a través de Jesús el Mesías. Es difícil amar a una abstracción filosófica. He aquí la raíz de la causa que muchos practicantes del Cristianismo fallaron por los últimos dos mil años. La teología ha erigido una barrera entre Dios y su pueblo. ¿Es seguro que haya la gran necesidad hoy de retornar al credo sencillo, el credo unitario y unificador que Dios nuestro Padre es Uno, y que Jesús es el Mesías enviado para traernos la vida en la Era venidera? Esto nos lleva a la segunda parte de la discusión de Jesús con el escriba en Marcos 12.

- Hay una clarísima conexión entre amar al único Dios y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. La segunda parte del más grande mandamiento es, "debes amar a tu prójimo como a ti mismo ( Mar 12:31). El escriba está impresionado con la respuesta de Jesús y lo afirma: "Bien Maestro, haz dicho verdad, que él es uno; y no hay ninguno como él; y amarle con todo el corazón y con todo el entendimiento y con todas las fuerzas y amar al prójimo como a uno mismo es más que todos los holocaustos y sacrificios (v. 32-33). Jesús afirma que no hay otro mandamiento más grande que estos dos" (v 31). Este escriba que vino a Jesús le formuló una pregunta franca y Jesús le dio una franca y honesta respuesta. Pero la teología de hechura humana ha causado la dificultad de conocer a Dios y su amor.

(43) Kuschel, Born Before All Time? pp. 274-275.

Decir que tres es uno y uno es tres es una abstracción filosófica que divide la unidad de Dios. Ningún hombre le entiende. Ni Dios pide creerlo. Pero podemos amar a un Dios personal y podemos amar a nuestro hermano humano. La triste historia de no amar al Padre como el único Dios verdadero ha sido la falla se la Iglesia par amar apropiadamente al mundo. Hay una conexión definida y una secuencia divinamente revelada aquí. Primero, saber que Dios es uno. Segundo, amarle con nuestro entero ser. Tercero, amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
La Biblia enseña que toda forma de injusticia social, tales como, homicidio, adulterio, robo, mentira y estafa, maltrato de padres y de hijos, es el resultado de no amar al único Dios con todo el corazón. Amar y honrar al Dios verdadero es tener profundo respetó por su creación. Uno de los propósitos establecidos en el libro de Apocalipsis para el juicio final de Dios sobre este mundo incrédulo es para "destruir a aquellos que destruyen la tierra" (Apoc. 11:18). El sabio observa que este es el justo el que estima a sus animales (Prov. 12:10). Y de acuerdo a Pablo el apóstol nuestros males sociales son el resultado de nuestra teología turbia y fallida, porque la "impiedad" siempre precede a la "injusticia" (Rom. 1:18). El deseo pecaminoso siempre halla oportunidad cuando el hombre no permanece fiel al único Dios de Israel. Esto es simplemente decir que la adoración de falsos dioses, que es idolatría, está en el corazón que es infiel al Dios de la Biblia. El resultado siempre será una falla en amar al mundo de Dios y a nuestro hermano humano. La historia de nuestra falla para hacer esto es el testimonio suficiente de cuanto hemos desentendido el primer y segundo grandes mandamientos. La adoración de un dios falso no ha llevado a nada sino a desunirlo todo.

-Hay otra razón Escritural del porque creer que Dios es uno está más allá de ser materia de pulcritud mental. De acuerdo a la Biblia, esta gran verdad será la fundamental doctrina en la Era venidera. Cuando el Señor Jesús vuelva a la tierra en la gloria de su Padre el mundo experimentará cambios radicales de naturaleza espiritual (religiosa) como físicos (medio ambiental) y cambios políticos. De acuerdo a una profecía notable en Zacarías 14:9 habrá un reconocimiento universal de la unidad de la persona de Dios, "El Señor será rey sobre toda la tierra; en aquel día Jehová será sólo uno (echad) y uno su nombre".
El día que el Señor Jesús vuelva a la tierra Jehová será reconocido como uno y su nombre será uno. La Biblia interpretada, comentando sobre este pasaje, dice que cuando el Reino de Dios sea establecido sobre la tierra, "la confesión de fe judía, el Shemá del Deuteronomio 6:4 llegará a ser el credo universal" (44). Como hemos visto Deuteronomio 6:4 es el credo fundamental de Israel y de Jesús mismo. Una vez más hallamos la palabra hebrea echad significando "uno". Si vemos dos versos antes en Zacarías 14:7 tenemos la palabra echad de nuevo. Este verso es traducido: "Porque este será un día único el cual es conocido de Jehová" Aquí echad, la palabra para "uno" es correctamente traducida "único", dos versículos después en el verso 9 tiene exactamente el mismo significado, cuando describe quién sería entonces el único Dios. Leemos que sólo en ese único día, el Señor Dios será sólo uno y nombre el Único. En el reino del Mesías, el Señor quién es Jehová será "único", el solo uno de su clase.
En el Trinitarismo la idea que Dios es tres en uno, es un desarrollo post- bíblico, el cual finalmente llegó a ser el credo de la iglesia del cuarto siglo. Fue una parte de la apostasía que se desarrolló desde el segundo siglo finalmente alcanzó el estatus de Credo bajo Constantino. Pero cuando Cristo retorné, el mundo retornará a la doctrina fundamental que "Dios es uno". Zacarías 14:9 predice que el Shemá será el credo fundamental de la Era venidera. Los otros credos de la Cristiandad serán barridos.

Uno de los héroes de la Reforma, un verdadero gran mártir de la Historia Cristiana y hombre que enfatizó la unidad de Dios fue Francis David de Transilvania. Ordenado por el rey Esteban Bathory, no predicar de nuevo en su púlpito. Francis David desafió el edicto real y cerró lo que sería su sermón final diciendo en efecto, " cualquier cosa los hombres pueden decir, algún día llegará a ser claro para todos que Dios". Francis David fue juzgado por herejía y condenado a "cadena perpetua". Murió cinco meses después en la mazmorra de un castillo cercano. Uno de los ministros calvinistas presentes en el juicio de David dio un largo discurso urgiendo al rey a imponer la pena de muerte y atemorizando le con la Ira de Dios si fallaba en hacerlo así.
¿Hace alguna diferencia si confesamos o no la unicidad de Dios hoy? Definitivamente, porque por esta fe probamos que somos hijos del siglo venidero. Aquellos que reclaman estar buscando la gloria del siglo venidero. Seguramente estaría promoviendo los ideales de esa era, ahora. Porque llegará el día que el Señor Jesús "entregará el reino al Dios y Padre... Y entonces el hijo mismo se sujetará al único quien le sujetó a él todas las cosas, para que Dios pueda ser todo en todos (1 Cor. 15:24-28). La mayoría de cristianos evangélicos tienen un entusiasta interés en la profecía bíblica. Pero he oído poca mención del mundo futuro reconociendo la unidad y unicidad de la persona de Dios. Este es seguramente un aspecto descuidado de la profecía de los tiempos finales.!

(44) The Interpreter's Bible, VI, p. 1112 .


- Por el bien del evangelio de Cristo deberíamos remover esa doctrina anti-bíblica. El mundo está profundamente dividido sobre quien es Dios. Las dificultades que nuestra raza humana enfrenta son principalmente religiosas. Millones de judíos y más de mil millones de musulmanes repulsan esta extraña enseñanza que Dios es tres y uno. Esto creo una barrera y piedra de tropiezo a este precioso pueblo para venir al conocimiento verdadero del Dios de la Biblia. Uno de los temas recurrentes en el Corán es que ningun "socio" podría ser puesto al lado de Alá, porque "Dios es un solo Dios" (Sura 16:1, 22). El Corán coloca a Abraham como "efectivamente un modelo, devotamente obediente a Alá y verdadero en fe, y él no unió otros dioses con Alá" (Sura 16: 120). El Islam fue una reacción histórica ante la idolatría de la iglesia católica romana de los días post-nicenos, pero el meollo de la contienda del Islam fue la insistencia de la Iglesia que tres personas co-iguales comprenden el único Dios.

Lo mismo es verdad para los judíos. Para ellos la creencia que Jesús de Nazareth crucificado y resucitado es no sólo el Mesías sino otro de la misma sustancia de Dios "parece ser algo radicalmente no judío, ellos sienten que es algo totalmente contradictorio al estricto monoteísmo, particularmente como es expresado en el 'Shemá Yisrael' el cual piadosos judíos recitan cada día, efectivamente sería una blasfemia" (45). Seguramente hay una necesidad urgente de repensar como la Biblia habla de Jesús como el Hijo de Dios en pro de remover las válidas objeciones de los judíos sobre el evangelio. No sorprende que el "fruto" de una teología presentando un Dios multi-personal falle en gana una audiencia de millones cuya creencia fundamental es que Dios es uno.
-Finalmente, bajo este encabezado se si hace alguna diferencia si creemos en la Trinidad o no, podría decir que la Biblia claramente enseña que el cristianismo apostólico insiste en un correcto entendimiento de Dios para salvación. No puedo hacer algo mejor que Buzzard y Hunting en esto:

(45) Kuschel, Born Before All Time? P. 514.


Uno de los más devastadores conceptos que invade la iglesia moderna es que la creencia de las personas son insignificantes ante el amor a Dios y al prójimo. Después de todo ¿no todas las versiones de religión promueven adoración al mismo Dios? El hecho principal es que la Escritura insiste sobre la verdad, distinta del error, como la base de la adoración y salvación misma. Pablo expresamente vincula la salvación a un correcto entendimiento de identificar a Dios y a Jesús: "Esto es bueno y agradable delante de la presencia de Dios nuestro Salvador, quien desea que todas las gentes sean salvas y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, el hombre Mesías Jesús" (1 Tim. 2:3-5). La conexión entre lo correcto, i.e. Creencia y salvación bíblicamente ortodoxa esta inevitablemente aquí, como también en la confesión de Pablo en la cual "creer en la verdad" esta profundamente contrastado con ser malo, donde la salvación depende de recibir "el amor de la verdad" (2 Tes. 2: 10-13) (46).
Uno de los retadores agónicos contra quién luche, incluso mucho después de venir al conocimiento que el Dios de la Biblia es uno no tres, es este: ¿Qué acerca de la vasta mayoría que sinceramente creen en la Trinidad? Yo fui una vez uno de ellos. Un creyente comprometido con la Biblia. Creía que Jesús Cristo era co-igual y co - eternal con Dios nuestro Padre. Más que eso, amaba al "hijo eterno". Y cualquiera que no lo confesara así, estaba, creía sinceramente, en una peligrosa posición delante de Dios. Así qué ¿cómo tratará Dios con aquellos que son sinceros? Admito que esto aún es una cuestión desconcertante para mí. Pero de acuerdo a la presente luz bíblica que veo, lo que puedo decir es que "el Juez de toda la tierra" hará lo que es correcto y lo justo ha cada individuo que ha vivido (Gen. 18:25). Puedo decir también en la autoridad de Dios, que no hay salvación, no hay posición recta delante de Dios y por tanto no hay entrada en el reino eterno fuera de Cristo Jesús (Hch 4:12). Jesús el Mesías es el agente de salvación autorizado por Dios, cualquier otro nombre es engañador, mentiroso y ladrón (Jn 10: 1-15). Hay muchos "falsos Cristos" que pueden incluso obrar señales y maravillas, "para sí fuere posible, engañar incluso a los escogidos" (Mat. 24:24) y hay otros evangelios los cuales exponen al riesgo de la maldición de Dios (Gal. 1: 8-9)

(46) Buzzard and Hunting, The Doctrine of the Trinity, p. 299.

Evidentemente, más que sinceridad es requerido. Si la sinceridad es el criterio para entrar en el reino de Dios, entonces aquellos musulmanes extremistas que atan bombas a sí mismos y matan inocentes en la creencia que están yendo directamente al Paraíso de Dios, serán salvos. No hay nadie más sincero en sus creencias en Dios que los mártires. Si la sinceridad es el criterio para la salvación, en tronces aquellos devotos de ídolos en la fe hindú serán también aceptados. Será contado que estos dos últimos grupos no serán comparados con los cristianos que creen que Jesús es el camino y que su muerte y su resurrección han asegurado redención eterna para ellos, aún cuando crean en un "dios-hombre" por el nombre de Jesús? ¿Qué si ese Jesús es "otro Jesús" y no el comisionado por el Padre?(2 Cor. 11:4) ¿Qué, si ese "otro Jesús" es un ídolo, una creación de la imaginación del hombre, nada diferente en esencia que cualquier hechura del hombre? ¿Qué ese "Jesús" es, para usar el lenguaje de Juan, un "anticristo" (1 Jn 4:2-3)?
Después de todo, los R.A. Torrey y los Martin Lloyd Jones y los J.I. Packers representativos de la Iglesia fueron buenos hombres, comprometidos para la honra de Dios, y cuyas vidas demostraron claramente una santidad y belleza que reflejaban la gloria de Dios. ¿Es seguro que estas personas son salvas? Este es el punto que me causa consternación. La única cosa que puedo asegurar es que "el fundamento de Dios está firme teniendo este sello 'El Señor conoce a los que son suyos' y ' todo aquel que invoca el nombre del Señor, apártese de iniquidad' " (2 Tim 2:19). Dios conoce a los suyos. Y su propiedad son sólo aquellos que habiendo aprendido la enseñanza apostólica, permanece en ello, porque "cualquiera que se aparta y no persevera en la enseñanza del Cristo, no tienen a Dios" (2 Jn 1:9).
Hay la percepción fuera "en la iglesia mundial" que cualquiera que no cree en la Trinidad y cualquiera que no confiesa que Jesús es el Señor Dios del A.T. Esta perdido para siempre, con ninguna esperanza de alguna vez entrar en el Reino de Dios. Desde que escribí la primera edición de este libro he sido frecuentemente interrogado, "¿En serió piensas que los monoteístas unitarios entraran en el reino de Dios?". Mi respuesta es que estaré en muy buena compañía en ese reino. Después de todo, Moisés, un creyente en el Ser unitario de Dios, estará allí (Deut. 6:4)! David, quien supo la diferencia entre el Único Señor Dios y el Señor Mesías estará allí (Sal 110:1)! Isaías, Jeremías, Daniel y los fieles profetas, quienes supieron que el Dios de Israel era un Señor, no tres, estarán allí! Los apóstoles quienes nada supieron de una misteriosa y no revelada Trinidad estarán en ese reino! Y por encima de todos, Jesús mismo, el fundador de la iglesia quien confesó que su Padre es " el único Dios verdadero" estará allí! (Jn 17:3) como un creyente que Dios es una Persona, un Señor, estaré en muy buena compañía.

Si el creyente está en el proceso de ser salvado, entonces estamos todos creciendo en nuestro nivel de entendimiento. gracias a Dios no seremos salvos cuando lleguemos al pleno y perfecto entendimiento de todas las doctrinas. sobre ese criterio ninguno de nosotros entraría en ese glorioso reino. Hemos todos empezado el viaje de la fe. Todos ahora vemos solo "opacamente, pero entonces veremos cara a cara. Ahora conocemos en parte, pero entonces conoceremos plenamente." (1 Cor. 13:12). Sin embargo, no habrán creyentes trinitarios en el reino. Ellos han de ser convertidos como se ve en la predicción del profeta Zacarías. " El Señor Dios será Rey sobre toda la tierra;en aquel día el Señor Dios será uno y su nombre solo uno" (Zacarías 14:9). En el reino del Mesías, el Señor Dios quien es su Dios será universalmente reconocido en su única e inigualable gloria como el Uno y único Dios verdadero (compare con 1 Cor 15:28: "Cuando todas las cosa le estén sujetas, entonces el Hijo mismo se sujetará al Uno que le sujetó todas las cosas, para que Dios pueda ser todo en todos.")
¿La creencia en la Trinidad es necesaria para salvación? Imposible. Si la doctrina de la Trinidad fuese verdadera y requerida ser creída para la salvación, se puede opinar que es enteramente única en el sentido que las otras doctrinas cristianas esenciales son enseñadas plenamente en la Biblia, mientras que la Trinidad es de algún modo construida humanamente y como ellos dicen "deriva de todo lo que la Biblia enseña", sólo deriva. Esto significa que estamos siendo compelidos a aceptar una enseñanza que podría ser la única no articulada y no expuesta doctrina de la fe cristiana, basada sobre una construcción humana desde la Escritura! Evidentemente, los Trinitarios, en realidad creen y defienden la idea que la Biblia no tiene que ser específica acerca de cierta doctrina esencial del Cristianismo?!
Esconder la revelación bíblica unánime de la Biblia en el hecho en verdad. Es necesario "recibir el amor de la verdad para ser salvo" (2 Tes. 2:10). Dios es Dios"quién desea que todos los hombres se salven y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús" (1 Tim. 2: 4-5). Para Pablo, salvación es venir al conocimiento de la verdad- aquí se define como conocer al "único Dios" y al único mediador quien es "el hombre Mesías Jesús". Esta es precisamente la confesión de Jesús mismo que la vida es "conocerte a Tí el único que es en verdad Dios y a Jesús Mesías a quien has enviado (Jn 17:3). Inextricablemente tejido a través del Antiguo y Nuevo Testamento está el testimonio unánime que debemos conocer a éste único Dios dice que no importa cuán bien intencionado podamos ser, no estamos en la libertad de inventar nuestro propio camino a su trono. Caín lo intentó en el mero principio y Dios lo rechazó (Gen. 4:5). Fallar aquí es invitar a la división, al paganismo y al politeísmo lo cual es enemigo de la verdad y libertad como la historia a mostrado.
Sin embargo como tu has leído en las últimas páginas, puedes ver como he agonizado sobre estas preguntas retadoras. "¿Qué acerca de la vasta mayoría de cristianos quienes sinceramente creen en la Trinidad? No ha sido algo fácil para mi, pero de una cosa estoy absolutamente seguro. Los Trinitarios que insisten que el Dios de la Biblia es una "tri-unidad" no suenan como Jesús quien no quien no fue Trinitario! Dios para Jesús fue solo siempre el Padre, el solo Yahweh Dios del A.T. Hablar de este Dios Personal en el lenguaje Trinitario de ser una "esencia" o una "sustancia" es contrario al lenguaje de Jesús, sin mencionar que es contrario a la lógica, porque una sustancia no es "el" sino "ello"! Así como nota Chang, "el trinitarismo ha reducido a Dios a un "eso" ...la iglesia necesita volver a Yahweh y poner fin a todas las distorsiones del concepto de Dios. Sólo así podemos ser librados del mal, de la falsedad y retornar a la verdad la cual sólo puede ser hallada en Yahweh".(47). O, como Anthony Buzzard sucintamente establece en su último libro, si Jesús nos provee con la única correcta definición de Dios entonces "Abandonar por el credo de Jesús debe suponer abandonarlo a él" (48). De seguro, este es el tiempo que abandonemos nuestra propia teología y retornemos al monoteísmo unitario de aquél que nosotros decimos seguir? O al menos ser honestos lo suficiente para admitir que tenemos un Dios diferente que el Único que Jesús conoció y amó!
Si podemos dejar a nuestro Señor y Rey tener la palabra final aquí, él claramente dice, "Los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y verdad; porque tales adoradores el Padre busca que le adoren, Dios es espíritu; y los que le adoran deben adorarle en espíritu y verdad" (Juan 4: 22-24).

(47) Chang, The Only True God, p. 391-392
(48) Anthony Buzzard, Jesus Was Not a Trinitarian, Restoration Fellowship, 2007, p. 61.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Capítulo 3 (cont) del libro de Greg Deuble

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.