Avisar de contenido inadecuado

¿Bajo que ley estamos los cristianos?

{
}

 

La Ley y el Cristiano – 1ª Parte

Escrito por Gary Gilley

Una Historia de Hace Mucho Tiempo

Érase una vez, en un país remoto y extraño, vivía una joven pareja de casados. Ante todos tenían la apariencia de ser un matrimonio feliz. El marido, cuyo nombre era Nomos (o Ley), era bueno y justo – e incluso santo (Romanos 7:12). Mientras que sus demandas eran muchas (613 de ellas según su esposa) y estrictas, él nunca podría ser acusado de actuar en forma egoísta o pecaminosa. En todas sus relaciones era perfecto.

La esposa de Nomos, por otra parte, era una obra diferente. Su única obligación en la vida era ser obediente a su marido. Su vida era simple y sencilla. Si ella siguiese las demandas de su marido, su vida sería bendecida y feliz; si por otra parte ella se rebelase, ella sería maldecida y miserable (Deuteronomio 11:26ff). Con semejante opción, cualquier persona racional ciertamente elegiría obedecer – y eso es exactamente lo que la esposa de Nomos intentó hacer. ¡Pero por más que ella intentaba constantemente fallaba! Ella leería y aprendería de memoria la lista de Nomos de órdenes y juraría ante Dios cumplirlas, pero no podía. Pareció que cada vez que ella cometía un error Nomos inmediatamente pasaría en medio de la puerta – y la condenaría (con razón, podría añadir).

 

 

Conforme el tiempo pasaba la esposa se volvía progresivamente miserable. Incapaz de guardar las reglas de Nomos, ella entró en una depresión de la cual no podía recuperarse. Se le escuchaba a menudo llorando: “oh miserable mujer soy, ¿quien me liberará de este cuerpo de muerte?” Dado que esto era en los días antes de Prozac ella parecía condenada. El divorcio en su tierra era imposible para una mujer, y además, Nomos no había hecho nada incorrectamente – los problemas eran completamente suyos, y ella lo sabía. Esto por supuesto agrandó su sufrimiento.

Entonces un día sucedió una cosa extraña (recuerde que vivía en un país remoto y extraño) – la esposa murió. Ésta no fue la parte más extraña, por supuesto, pues todos nosotros morimos. Lo insólito fue que ella regresó de entre los muertos. Y por un capricho inusual de las leyes de la tierra (recuerde, un país extraño), una persona que había muerto y había resucitado ya no estaba legalmente casado con su cónyuge. La mujer, después de haber fallecido, descubrió que su matrimonio había sido disuelto – ella había sido puesta en libertad de Nomos. ¡Inmediatamente ella entró en una nueva relación de matrimonio con el Príncipe Emmanuel (puede que usted haya escuchado acerca de él antes de La Guerra Santa de Bunyan), – el mismo Hijo del rey!

Esta nueva unión matrimonial era completamente diferente a la última, Emmanuel era aun más maravilloso y perfecto que Nomos. Si bien Sus expectativas para Su esposa excedieron a las de Nomos, algo era diferente. Ante todo, la bienaventuranza de la vida de Su esposa ya no dependía de su obediencia. Ella encontró su lugar, que su nuevo marido ya la había bendecido en todas las formas concebibles, y con base a estas bendiciones ella encontró su motivación para seguirle (Efesios 1:3). En segundo lugar, la esposa descubrió que Emmanuel estaba, en alguna forma inexplicable, proveyéndola de energía y fuerza a su favor. Ella ya no operaba de pura voluntad de poder. Finalmente, toda su relación fue caracterizada por un espíritu o actitud diferente – algo que se llama gracia. Mientras que Nomos había sido perfecto en sus demandas, él era duro. Es verdad que él era un hombre justo y equitativo, pero ese era el problema. Cuando ella se pasaba de la línea, la justicia era implacable. No es así con el Príncipe Emmanuel. Mientras él era justo y equitativo, también era gentil y misericordioso. Como resultado la esposa describió su nuevo matrimonio como andar “…en novedad de vida” (Romanos 6:4). Ella estaba emocionada, y ella debería haberlo sido.

Hubo sin embargo un problema. Nomos estaba todavía vivo, y vivía al lado. Él extrañaba a su esposa, y se negó a volverse a casar. Todos los días, algunas veces varias veces al día, Nomos la veía trabajando en el patio trasero e iba hasta la cerca y le suplicaba que regresara. Ella supo que Nomos no estaba ligado a ella legalmente, y que ella no estaba obligada a obedecerle o a escucharle. Sin embargo, él tenía una extraña atracción sobre ella. Por mucho que como ella amaba su nueva vida con Emmanuel, ella no siempre apreció la libertad que había recibido. En algunas formas era más fácil estar viviendo con Nomos, ella pensaba, porque con él se sabía exactamente qué hacer. No existía esta toma de decisiones y la libertad de elección – solamente revisar la lista y obedecer. Su anterior forma de vida tenía una cierta súplica, y conforme el tiempo pasaba su memoria pasada comenzó a desvanecerse un poco. Tal vez la vida con Nomos no fue tan mala como ella había recordado.

Como la emoción de la “novedad de vida” creada por la rutina, ella se volvió cada vez más tentada a andar rondando por la cerca del patio trasero y conversar con Nomos. Día tras día ella escuchaba su adoctrinamiento, lentamente aceptando su inclinación por la vida. Antes de que los argumentos de Nomos se hubieran puesto tan arraigadas en ella, y mientras que ella estaba todavía casada con Emmanuel, en realidad aceptó las instrucciones de Nomos sobre las de su marido. Debido a muchas horas de escuchar la propaganda de Nomos, y debido a su racionalización, ella se había convencido de que ella permanecía fiel a Emmanuel a pesar de que ella era se apegaba progresivamente a Nomos. Después de todo, ella razonó, ella no estaba abandonando a Emmanuel y todavía lo amaba. Ella pronunció en voz alta su fidelidad a todos los que ella conoció, del mismo modo que ella se volvía progresivamente envuelta en la influencia de Nomos.

Emmanuel nunca se divorció de su esposa, y hasta el día de hoy ha permanecido fiel a ella. Ella, por otra parte, se ha convencido de que ella es fiel a su marido. Desafortunadamente, ella ya no camina en la “novedad de vida” más bien, ella ha regresado al “régimen viejo de la letra” (Romanos 7:6). Ella no reconoce su condición, sin embargo, y con toda la confianza se dice hoy estar casada con el Príncipe Emmanuel incluso bajo la autoridad de Nomos. (Una fábula basada en Romanos 7:1-4.)

Lo Que la Ley significa para el Cristiano

Al igual que la esposa en nuestra historia, millones de creyentes se ven como cristianos en unión con Cristo y aún bajo la autoridad de la Ley. Consecuentemente, han regresado a la Ley como su medio de santificación, caminando en el régimen viejo de la letra y no en la novedad del Espíritu, y creen que Romanos 7:14-25 es una descripción de la vida cristiana normal (porque seguro describe la de ellos). Ésta es una forma trágica e innecesaria de vivir para el hijo de Dios, como esperamos demostrar en este artículo y los que siguen.

Podría ser de ayuda, al abordar este tema, rápidamente supervisar las posiciones principales encontradas en el cristianismo evangélico de hoy sobre el tema de la Ley y el cristiano. Un libro útil a este respecto es The Law, the Gospel, and the Modern Christian (editado por Wayne Strickland y publicado por Zondervan) , en el que cinco puntos de vista son discutidos y analizados en detalle. Los cinco puntos de vista se traslapan bastante que realmente podemos decir que hay tres grandes puntos de vista con algunas variaciones. Cabe mencionar desde el comienzo que ninguna posición evangélica apoya el guardar la Ley como un medio de justificación – todos las partes son claras y firmes en éste sentido. La diferencia de opinión surge sobre que parte de la Ley desempeña nuestra santificación y nuestro crecimiento hacia la santidad.

La Perspectiva Reformada

La perspectiva estándar Reformada es que las Ley es la regla de la vida de los redimidos. Willem A. Vangemeren, quien escribió para esta posición en el volumen mencionado arriba, establece: “la ley es el instrumento de Dios en transformar al cristiano en un siervo del Reino de Dios” (p.45). “La ley es el instrumento de Dios de conformarnos a la imagen de Jesucristo. Es la escuela de la fe por la cual el Espíritu Santo nos conduce en conformidad a la voluntad de Dios” (p.51). “Cristo señaló la ley como ‘una regla divina y justa de vivir’” (p.54). Así que es claro que la posición Reformada es que el cristiano está todavía bajo la Ley. Lo que distingue a esta perspectiva de la siguiente es su definición de la Ley. Los teólogos Reformados han dividido la ley mosaica en tres cláusulas legislativas separadas: La ley ceremonial (con su sistema sacrificial y sus observancias religiosas), el derecho civil (las leyes necesarias para el gobierno del antiguo Israel en la tierra de Palestina) y la ley moral (Los Diez Mandamientos y otros mandatos morales). Ahora, aquí viene la parte única – ya no estamos bajo las leyes ceremoniales o civiles, según la posición Reformada, pero estamos todavía obligados a la ley moral. “Las leyes ceremoniales, los derechos civiles, y el código penal han sido abrogados, y la ley moral ha recibido más aclaración en la persona y enseñanza de Jesucristo” (p.37). Así que mientras el cristiano ahora puede ignorar las leyes ceremoniales y civiles del Antiguo Testamento, debe mantener la ley moral como el medio de crecimiento espiritual. La influencia de esta posición va mucho más allá de las iglesias Reformadas tradicionales, como Walter Kaiser demuestra en su descripción de los seminarios de Bill Gothard: “El hambre por alguien que de instrucción a la comunidad de creyentes sobre el uso correcto de ley es tan grande que un seminario popular desde que 1968, centrando la atención en Proverbios (una auténtica reedición de la ley de Dios en forma proverbial, como puede verse de las referencias marginales a Éxodo, Números y Deuteronomio, literalmente han tenido decenas de miles de personas abundando en sus sesiones en cada ciudad importante en América del Norte y ahora en el mundo entero” (p.198).

La Perspectiva Teonómica

La Teonomía, la base doctrinal del Movimiento Reconstruccista, es la siguiente posición principal que nos gustaría mencionar. Los Teonomistas son Reformados en doctrina pero llevan la posición Reformada (de lo que creo ser) a su conclusión lógica. Hombres como Greg Bahnsen, quien defendió esta posición en The Law, the Gospel, and the Modern Christian (Las Leyes, el Evangelio, y el Cristiano Moderno), también cree que el cristiano está bajo la ley mosaica. La diferencia es que el Teonomista no divide la ley en tres leyes distintas, sino más bien lo ve como una unidad – una ley. Por lo tanto no abrogan ningún aspecto de las Leyes, aunque dejan aun lado ciertas instrucciones acerca de la circuncisión, el sacerdocio, el sacrificio y el templo. También toman algunas de las reglas dándole un significado cultural especial del cual podemos extraer principios para hoy, pero literalmente no observamos. Por ejemplo, las instrucciones con respecto al pretil del terrado (Deuteronomio 22:8) enseñan el principio del interés por nuestros vecinos, pero no son necesarios hoy. Ellos llaman a esto “discontinuidad cultural”.

El Teonomista entonces cree que el cristiano está todavía obligado a toda la ley Mosaica – los tres elementos. En “el Credo de la Reconstrucción Cristiana” como se describe en el Chalcedon Report [Informe de Caldenoia] (un órgano oficial del movimiento) declara: “Un Cristiano Reconstruccionista cree que la ley de Dios se encuentra en la Biblia. No ha sido abolida como estándar de justicia. . . No puede cambiar nada más de lo que Dios puede cambiar. La ley de Dios sirve para tres propósitos principales: Primero, a llevar el pecador a confiar en Cristo solamente, el único que guardó perfectamente la ley. En segundo lugar, para proveer un estándar de obediencia para el cristiano, por la que se puede juzgar su progreso en la santificación. Y en tercer lugar, para mantener un orden en la sociedad, de restricción y el arresto de malos civiles”. Este propósito final de la Ley nos conduce a mencionar una característica importante de la Teonomía, que es la obligación del cristiano finalmente de llevar a la sociedad y cultura bajo la Ley del Antiguo Testamento. Bahnsen indica: “estamos obligados a concluir que la Biblia no ofrece justificación para enseñar esto como una categoría, las disposiciones ‘políticas’ de la ley del Antiguo Testamento de Dios han sido abrogadas” (The Law, p.139). El Chalcedon Reportexplica: “Un Cristiano Reconstruccionista es un Dominionista. Él toma en serio el mandato de la Biblia para el piadoso de tener dominio sobre la tierra. Ésta es la meta del evangelio y la Gran Comisión… Incluyendo al estado”.

La Perspectiva Dispensacional

El dispensacionalista cree que la ley mosaica nunca es el principio operativo para el cristiano del Nuevo Testamento. Wayne Strickland, escribiendo para la posición del dispensacionalista, hace estos comentarios: “Con la inauguración de una época nueva, nuestra relación con la ley ha cambiado. Aunque la ley anteriormente dominaba y controlaba, ahora no tiene autoridad sobre la vida del santo” (The Law, p.266). “La ley mosaica naturalmente terminó cuando Dios suspendió su programa con Israel (Rom. 9-11) e inauguró su programa con la iglesia. La ley moral de Dios en sí y por sí misma no cambia, pero su estructura y aplicación específica en el código Mosaico terminó con las violaciones repetidas del pacto Mosaico y el comienzo de la dispensación de la iglesia” (p.276).

El Soporte a la Posición Dispensacional – El Cristiano No Está bajo la Ley

La debilidad de las perspectivas Reformada y Teonómica es su incapacidad de tratar consistentemente los pasajes del Nuevo Testamento que claramente enseñan que el cristiano ya no está bajo la Ley. Los partidarios de la posición Reformada (como hemos visto) tratan de maniobrar estos pasajes arbitrariamente dividiendo la Ley en tres leyes y declarando al creyente libre de dos de ellas. Incluso Bahnsen dice que esta perspectiva “parecería volar directamente frente a la enseñanza autoritativa de Cristo, quien dijo que él no vino a abrogar la ley, que ni el más leve de los mandamientos pasaría. . . . Para esto sólo podemos contestar que (el teólogo Reformado) no tiene autoridad para descartar una porción de la ley de Dios por su cuenta. Eso realmente es el fin de la historia para aquellos que creen que necesitan apoyo bíblico para sus conclusiones teológicas” (p.66).

Creemos que Bahnsen está en lo correcto en su análisis, pero él no lo hace mejor. Él, junto con la mayoría de los Teonomistas, ven al cristiano bajo toda la Ley Mosaica – a excepción de ciertas partes como la circuncisión, los sacrificios y el sacerdocio, junto con las reglas que, a su juicio, tienen significado cultural especial pero directamente no se aplica a nosotros hoy. Entonces, mientras estamos bajo cada jota y tilde de la Ley (así se nos dice), tenemos libertad básicamente de ignorar a Levítico 19:19, “No harás ayuntar tu ganado con animales de otra especie; tu campo no sembrarás con mezcla de semillas, y no te pondrás vestidos con mezcla de hilos”.Pero ¿cómo podemos afirmar que estamos bajo la Ley con base en Mateo 5:18, “porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todos se haya cumplido,” y sin embargo ser libres de ignorar partes de esas Leyes? En la Escritura las Leyes no están nunca divididas en tres leyes separadas. Mientras que puede ser conveniente dividir las Leyes en tres elementos, la Escritura misma no hace estas distinciones. En lugar de eso la Ley – todos los aspectos de ella – son una unidad. Santiago dice, “porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos”   (Santiago 2:10) ó verdaderamente estamos obligados a guardar toda la Ley del Testamento o no lo estamos? Ni el teólogo Reformado ni el Teonómico pueden consistentemente estar viviendo con su posición.

La pregunta es, “¿está la época de la iglesia cristiana en modo alguno obligada a la ley mosaica?” Al menos en cuatro lugares en el Nuevo Testamento (Romanos 6:14, 15; Gálatas 5:18; I Corintos 9:20) – ¡la respuesta dada específicamente y firmemente es, “no”!

Eso es debido a que la enseñanza del Nuevo Testamento sobre la Ley que los dispensacionalistas han tomado una perspectiva muy diferente, como pueden verse en las siguientes citas de dispensacionalistas muy conocidos:

Me entero por la ley que Dios aborrece el hurto, pero yo no robo porque esté bajo la ley. Toda la Palabra de Dios es para mí y fue escrita para mi instrucción; a pesar de ello no estoy bajo la ley, sino soy un cristiano que ha muerto con Cristo en la cruz, y no estoy en la carne, a la cual se aplica la ley. He muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo (Romanos 7:4). –John Darby

En cuanto a la regla de vida para el creyente, el apóstol no dice, “Para mí el vivir es la ley,” sino, “Para mí el vivir es Cristo” (Filipenses 1:21). Cristo es nuestra norma, nuestro modelo, nuestra piedra de toque, nuestro todo. –C.H. Mackintosh

La mayoría de nosotros hemos sido enseñados y vivimos ahora bajo la influencia del galatianismo. La teología protestante está, en gran parte, totalmente galatianizada, de modo que ni a la ley ni a la gracia se le da el lugar distintivo y separado según los consejos de Dios, sino son mezclados en un sistema incoherente. –C.I. Scofield

(Estas tres citas son tomadas de The Believer’s Rule of Life – La Regla de Vida para el Creyentepor George Zeller, el cual es un buen folleto sobre este tema.)

La Palabra de Dios condena despiadadamente todo intento de poner al creyente cristiano ‘bajo la ley”. El Espíritu Santo, por medio del apóstol Pablo, dio a la iglesia el libro de Gálatas con el propósito de tratar con esta herejía. Lea la epístola una y otra vez tomando nota cuidadosamente del error preciso con el cual está tratando el escritor. No se trata de un rechazo total del evangelio de la gracia y de volver a un legalismo total. Es más bien el error de decir que la vida cristiana, habiendo comenzado por simple fe en Cristo, debe continuar bajo la ley o parte de ella (Gálatas 3:2-3). –Alva J. McClain – (éste es un libro absolutamente excelente (La Ley y la Gracia,p.51-52).)

Cómo debe el creyente del Nuevo Testamento relacionar con la Ley será el tema de nuestro siguiente artículo de estudio

 

{
}
{
}

Comentarios ¿Bajo que ley estamos los cristianos?

 Dios te bendiga hermano, leyendo este articulo me doy cuenta que no he estado equivocado con lo que Dios me ha estado mostrando a través de su palabra y su Espíritu. Este es un problema real en las iglesias, el mezclar Ley y Gracia, y por lo cual he tenido que ser humillado por algunos pastores, diciéndome uno de ellos que "había que lapidarme por meterme con los diezmos”, otro pastor me dijo “ladrón, oveja disfrazada de lobo, que estaba torciendo las sagradas escrituras”  por ir en contra de sus enseñanzas que obligan a diezmar bajo el temor, usando el pulpito para maldecir a la iglesia de Cristo, aplicando el libro de Malaquias 3:8,9 sacándolo de su contexto. Hermanos, el día que acepte a Jesucristo como mi Señor y Salvador, fui crucificado juntamente con él (Ga.2:20) y no siendo judío, puedo decir que nunca estuve atado a la ley, y ahora que soy cristiano menos, sino que estoy atado a Cristo, y para mí el vivir es él (Fil.1:21).
Eduardo Eduardo 28/10/2009 a las 16:26
Si me amas, Jesus dijo, guarda mis mandamientos. ¿Como debemos entender esto? . El propósito del Espíritu Santo es guiarnos de tal forma que cumplamos con los mandamientos de Dios, pero debemos estudiarlos para que se nos haga más fácil permitir al Espíritu que nos guie.
Manuel Manuel 24/01/2012 a las 21:27

Deja tu comentario ¿Bajo que ley estamos los cristianos?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.